Un país asiático es «el menos antisemita del mundo» según la comunidad local

Un país asiático es
Un país asiático es "el menos antisemita del mundo" según la comunidad local

Cuando uno piensa en una comunidad judía próspera, el primer lugar que le viene a la mente probablemente no es el diminuto enclave de Taiwán. Pero esa es la realidad de la pequeña pero orgullosa comunidad judía del país, de aproximadamente 700 personas.

La historia judía del país se remonta al siglo XX con la fundación del Centro Comunitario Judío de Taiwán, que atrae a visitantes judíos y no judíos a sus diversas instalaciones y despierta el interés por las tradiciones.

La isla alberga el Centro Comunitario Judío Jeffrey D. Schwartz de Taiwán. Se inauguró en 2021, tras cinco años de construcción, y hoy presta servicio tanto a la comunidad local como a los turistas.

Mientras que muchas comunidades judías de todo el mundo tienen una larga y rica historia, la historia judía de Taiwán se remonta solo hasta el siglo XX, en gran parte gracias a la presencia del ejército estadounidense.

A medida que la comunidad crecía en los años siguientes, el rabino Ephraim Einhorn fundó formalmente la Comunidad Judía de Taiwán en 1977, convirtiéndose en el primer rabino del país. Continuó sirviendo a la comunidad, celebrando servicios en el Hotel Landis hasta que pudo abrir su propio centro.

Lamentablemente, el rabino Einhorn falleció en 2021, pero su legado sigue vivo.

En el corazón de Taipéi se encuentra hoy el Centro Comunitario Judío Jeffrey D. Schwartz de Taiwán, financiado en su totalidad por la Asociación Cultural Judía de Taiwán Jeffrey D. Schwartz & NaTang (JTCA).

La estructura alberga la única mikve de todo Taiwán, un laboratorio culinario y una cocina kosher, un salón de baile con capacidad para 300 personas, aulas, una biblioteca y un museo de judaica y arte judío que contiene más de 400 objetos raros procedentes de comunidades judías de todo el mundo.

Además, hay una impresionante sinagoga sobre el museo y el restaurante, donde se celebran regularmente servicios de Shabat dirigidos por el rabino Jabad, y la asistencia es máxima durante las fiestas.

Su fundador, Jeffrey Schwartz, dijo que la inspiración para el centro radicaba en el deseo no sólo de proporcionar un hogar a la comunidad judía de Taiwán, sino también de educar a los no judíos sobre el judaísmo y tender puentes en todo el país.

Schwartz, originario de Ohio, habla chino con fluidez y está casado con la popular actriz y cantante taiwanesa NaTang. Lleva más de 50 años viviendo en Taiwán y, a pesar de no ser ortodoxo, quería ofrecer una imagen fiel de cómo era la vida judía tradicional a lo largo de los tiempos y dar a conocer el mundo del judaísmo en Taiwán.

Está claro que sus esfuerzos tuvieron éxito, ya que el impresionante centro comunitario es también una popular atracción turística y un delicioso restaurante kosher frecuentado por muchos taiwaneses que buscan saber más sobre el pueblo judío, al que ven principalmente como exitoso e inteligente.

De hecho, a diferencia del resto del mundo, Taiwán es lo que Schwartz llama “el país menos antisemita del mundo”.

Schwartz añadió: “nuestro objetivo en el Centro Comunitario Judío es que siga siendo así… la gente a menudo se pregunta por qué me preocupo si no somos antisemitas, y creo que es importante que nos adelantemos a este problema porque una vez que ocurre es demasiado tarde”.

Schwartz explicó que aunque algunos puedan tener opiniones estereotipadas de los judíos debido a su falta de familiaridad con el judaísmo, lo que sí conocen lo admiran en lugar de despreciarlo.

“Lo malo es que saben muy poco de nosotros, pero lo bueno es que si les preguntas por los judíos, te dirán que son brillantes estudiosos como Albert Einstein o ricos como los Rothschild… así que tienen estereotipos positivos”, sostuvo Schwartz.

El centro comunitario judío ofrece a los taiwaneses la oportunidad de conocer las costumbres judías en todo el mundo, desde el Kashrut hasta la circuncisión, así como la historia israelí desde la declaración Balfour hasta el Israel actual.

“Tenemos la suerte de que ahora tengan una imagen positiva de nosotros, pero es más importante que conozcan la historia real, y estoy muy contenta de que nuestro centro comunitario atraiga al público a través de la educación”, manifestó Schwartz.

Sobre la actitud de los taiwaneses hacia Israel, Schwatz explicó: “En Taiwan no conozco a nadie que no sea pro-Israel”.

El centro comunitario de la JCTA también realizó enormes esfuerzos en los últimos años para promover la educación sobre el Holocausto, tanto a nivel individual como estatal. En 2021, celebraron un acto conmemorativo, al que asistió la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen.

La visita al centro comunitario dura aproximadamente una hora y media, e incluye numerosas paradas educativas que enseñan a los visitantes historia, costumbres y tradiciones judías. El personal es una mezcla de miembros de la comunidad judíos y no judíos apasionados por el judaísmo y la educación.

Colmar estas lagunas es una parte esencial de la visión de Schwartz de un futuro libre del antisemitismo, que asoló Occidente y Oriente Próximo durante siglos. Sin embargo, Schwartz y la comunidad de Taiwán también están comprometidos con muchos proyectos a escala mundial en beneficio de la comunidad judía.

“Quiero que el mundo sepa que hay una comunidad judía que se preocupa no sólo de Taiwán, sino de los judíos de Estados Unidos e Israel… de todo lo que tenga que ver con el judaísmo y la educación. Mi objetivo es poner el Centro Comunitario Judío de Taiwán en el mapa”, cerró.

Fuente: Diario Judío 

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí