Israel anuncia la creación de infraestructura para el desarrollo de proteínas alternativas

Israel anuncia la creación de infraestructura para el desarrollo de proteínas alternativas
Israel anuncia la creación de infraestructura para el desarrollo de proteínas alternativas

Las proteínas alternativas son alimentos producidos a partir de plantas o células animales, o mediante fermentación. Estos productos innovadores están diseñados para tener un sabor igual o mejor que los productos animales convencionales, con un coste igual o inferior.

En comparación con las proteínas producidas convencionalmente, las proteínas alternativas requieren menos insumos, como tierra y agua, y generan muchos menos efectos nocivos, como emisiones de gases de efecto invernadero y contaminación.

Algunos de estos productos ya están a disposición de los consumidores, incluidas numerosas opciones vegetales y derivadas de la fermentación. Otros, como las carnes cultivadas, están en proceso de desarrollo para un consumo generalizado y de bajo coste.

Mantener el liderazgo mundial de Israel en el campo de las proteínas alternativas

Como parte del plan operativo nacional de Israel dirigido por la Autoridad de Innovación de Israel (IIA) para mantener y ampliar la fuerza de su ecosistema de desarrollo en el campo de las proteínas alternativas, ha anunciado una nueva RFP (solicitud de propuesta – una petición abierta de ofertas para completar un nuevo proyecto propuesto por la empresa u otra organización que la emite) para el establecimiento de infraestructuras de fermentación de precisión de microorganismos para desarrollar proteínas alternativas.

Las RFP pretenden abrir la competencia y fomentar una variedad de propuestas alternativas que puedan ser consideradas por los planificadores de un proyecto.

Las proteínas alternativas ofrecen una forma mejor de alimentar al mundo. En todo el mundo, el consumo de carne es el más alto de la historia, y se prevé que la producción mundial de carne se duplique de aquí a 2050. Al producir carne a partir de plantas y cultivar carne a partir de células, la producción de carne puede modernizarse de forma que se reduzca masivamente el impacto ambiental de nuestro sistema alimentario, se alimente a más personas con menos recursos, se evite contribuir a la creciente amenaza de la resistencia a los antibióticos y se liberen ecosistemas terrestres y oceánicos para la restauración y recuperación de la biodiversidad.

La tecnología de fermentación en general y la fermentación de precisión (utiliza huéspedes microbianos como “fábricas celulares” para producir ingredientes funcionales específicos) son un componente básico importante en este campo, tanto como medio para fabricar proteínas y otros nutrientes para la industria alimentaria, como el método principal para fabricar nutrientes dedicados y vitales para proteínas cultivadas y componentes para enriquecer alternativas cárnicas y lácteas de origen vegetal.

Solo en 2021, la inversión mundial en tecnologías de fermentación ascendió a 1.690 millones de dólares, un 285% más que en 2020. En comparación, entre 2013 y 2021, el total invertido en este campo ascendió a 2.810 millones de dólares. La tecnología de fermentación es un componente importante en el campo de las proteínas alternativas, tanto por sí misma para la fabricación de proteínas y otros nutrientes para la industria alimentaria como por ser el método principal para la fabricación de nutrientes designados y vitales en el campo de las proteínas cultivadas y componentes para enriquecer las alternativas cárnicas y lácteas de origen vegetal.

Leer más – La perversa relación de Adolf Hitler con su sobrina Geli Raubal que terminó en una muerte violenta y sospechosa

Las infraestructuras de fermentación permitirán aumentar el volumen, realizar experimentos de viabilidad técnico-económica por primera vez en Israel y crear lotes más grandes para probar los productos entre clientes potenciales. La creación de infraestructuras de I+D de este tipo en Israel permitirá a muchos proyectos continuar aquí la investigación y el desarrollo necesarios y, en el futuro, establecer plantas de fabricación locales. También ayudará a obtener certificaciones alimentarias reglamentarias para los nutrientes fabricados mediante tecnologías de fermentación, afirmó Dror Bin, director general de IIA.

Israel ha marcado como prioridad de I+D la industria de tecnología alimentaria, que podría aportar 55.000 empleos bien remunerados a la economía para el año 2030. El IIA ha apoyado la industria de la tecnología alimentaria en la última década con más de 230 millones de NIS en subvenciones, 140 millones de los cuales se han destinado al campo de las proteínas alternativas. Cabe destacar que alrededor del 90% de este apoyo se ha asignado desde principios de 2020, un testimonio más del crecimiento de este ecosistema en Israel. Esperamos que esta infraestructura para la fermentación de precisión de microorganismos con fines alimentarios ayude a mantener la fortaleza del ecosistema israelí y acelere el desarrollo de startups y empresas que trabajan para ampliar las soluciones en este campo”, dijo.

El sector de las proteínas alternativas ha crecido significativamente en los últimos años y se espera que alcance altas tasas de crecimiento en los próximos años. Las repercusiones medioambientales y climáticas del aumento de la demanda de alimentos de origen animal y de la agricultura industrial como parte del crecimiento demográfico previsto, junto con la preocupación por la seguridad de la producción alimentaria, están acelerando el desarrollo de tecnologías y productos en este campo.

En respuesta a esta necesidad, se ha producido un aumento en el campo de las proteínas alternativas y en el de los nutrientes no proteicos, utilizando métodos de biología sintética que hacen uso de microorganismos sustitutos como sistemas de fabricación (colorantes alimentarios, grasas con estructura de grasa animal, enzimas para la fabricación de alimentos, aromatizantes y otros).

Las proteínas alternativas pueden dividirse en cuatro categorías principales: alternativas cárnicas y lácteas basadas en plantas y proteínas (como la proteína de guisante); alternativas cárnicas y lácteas de cultivo celular (el IIA ha financiado recientemente el mayor consorcio de este tipo para racionalizar el proceso de fabricación de carne cultivada); proteínas y componentes de origen animal y vegetal fabricados por microorganismos para los que se ha diseñado esta infraestructura; y proteínas y componentes derivados de insectos como fuente alternativa de alimentos (hace un mes el IIA anunció la financiación de un consorcio de la mosca soldado negra para promover esta tecnología).

El IIA fue transferido del Ministerio de Economía al de Innovación, Ciencia y Tecnología por el anterior Gobierno. Ha habido desacuerdos sobre la cuestión de la regulación entre el IIA y el Servicio de Alimentación del Ministerio de Sanidad. Se está trabajando en la promoción de todas estas tecnologías para mantener y promover la industria israelí en la vanguardia de este sector mundial. De entre las cuatro categorías de proteínas alternativas, la tecnología de fermentación es la que tiene un mayor potencial de crecimiento del mercado y la mayor capacidad para que varias empresas aprovechen las instalaciones de I+D compartidas, señaló Bin.

Los métodos de fabricación por fermentación pueden dividirse en tres subcategorías en función de su intensidad tecnológica:

Fermentación tradicional: fermentación de proteínas de origen animal y vegetal para alterar el sabor, la textura o el valor nutritivo (como en la cerveza, el yogur, el vino, la salsa de soja, etc.).

Fermentación de microorganismos para crear biomasa – aprovechar el rápido ritmo de crecimiento de los microorganismos para crear una gran masa que a su vez se utiliza como nutriente o proteína.

Fermentación de precisión – sustitución genética de microorganismos para la creación de proteínas de origen animal con el fin de crear alternativas similares a los productos de origen animal (yema de huevo, leche, etc.) y/o fabricar nutrientes específicos para la industria alimentaria (colorantes alimentarios, grasas de origen animal, enzimas, azúcares únicos y similares).

Vía The Jerusalem Post / Israel Noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí