Columna especial de Jorge Knoblovits para Vis á Vis: «Iamim Noraim: la oportunidad de revisarnos»

jorge-knoblovits-la-daia-esta-en-desacuerdo-con-el-cierre-del-inadi
jorge-knoblovits-la-daia-esta-en-desacuerdo-con-el-cierre-del-inadi

Los Iamim Noraim, “Días Terribles” en castellano, corresponden a un momento muy especial del calendario hebreo, cuyas vivencias invitan a una introspección de carácter espiritual.

Esta etapa no corresponde, como ocurre por ejemplo con Pésaj o Pascuas Judías, en que se revive un relato bíblico. En este caso, es la oportunidad de revisar nuestro pasado inmediato, el presente, y, en base a ello, la decisión de qué dimensión queremos otorgarle a nuestro futuro.

Los Iamim Noraim son un proceso, no se agotan en una jornada. Admiten el paso a paso, el volver a recorrer caminos y reflexiones, pulir el balance y vislumbrar renovados pactos con uno mismo y con el entorno.

Empiezan con Rosh Hashaná, Año Nuevo, y finalizan con Iom Kipur, Día del Perdón. 

El encuentro y la celebración trascienden el aspecto individual de esta experiencia que se repite año tras año. Tiene un fuerte impacto en lo colectivo y en lo comunitario. En ese sentido, desde la DAIA, deseamos transmitir la importancia del consenso y del respeto a la heterogeneidad de miradas en un ejercicio pleno de los valores democráticos. Asimismo, la convicción de que la violencia discriminatoria y los discursos de odio pueden prevenirse con empatía, educación y la desnaturalización de prácticas abusivas. 

El pueblo judío conoce las desgarradoras consecuencias de la indiferencia y la descalificación. El antisemitismo sigue presente en nuestra sociedad, retomando viejos y nuevos mitos plenos de prejuicios.

Iamim Noraim, también una ocasión para reafirmar el imperativo moral de trabajar intensamente y, más que nunca, para defender a cualquier colectivo que se sienta discriminado.  

Que sea, en definitiva, una oportunidad de creatividad e innovación, de superación y de visualización de próximas acciones de bienestar general, cumpliendo con la esencia del Tikun Olam: la intención de corregir al mundo.

Jorge Knoblovits
Presidente de DAIA

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí