Desgarradora entrevista a Ofri, la hermana de Yarden Bibas que está embarazada de siete meses

Desgarradora entrevista a Ofri, la hermana de Yarden Bibas que está embarazada de siete meses

Ofri Bibs-Levi mezcla silenciosamente el café con leche de soja. Hace seis meses que no encuentra un solo momento de paz. Medio año en el que Yarden y Shiri Bibas, y sus hijos Ariel y Kfir, convertidos en todo un símbolo, están a oscuras. Desde hace medio año, Ofri, la única hermana de Yarden, está inmersa en la lucha por su regreso.

Su cabeza no deja de funcionar y sus pensamientos se aceleran. Pensamientos sobre los horrores que están pasando en cautiverio de Hamás, sobre una lucha tenaz para devolverlos, sobre qué más puede hacer para explicar al mundo que es imposible permanecer en silencio cuando más de 130 israelíes están a la sombra de Hamás.

Y en medio de los disturbios, en unos dos meses debería dar a luz a un tercer hijo.  

Señal del bebé Kfir Biebs secuestrado en Gaza, E.P.
Un cartel del bebé Kfir Bibas secuestrado en Gaza, foto: AP

«Entiendo que necesito organizarme para el parto a nivel práctico, organizar un lugar, una cama, una cómoda, etc.», dice en voz baja. «Pero cuando trato de pensar en el futuro, por ejemplo en un nombre, me resulta muy difícil. ¿Debería ponerle Yardenn como segundo nombre? ¿Debería ponerle al bebé su nombre? Mi marido sugirió que tal vez buscáramos otro. nombre que se parece a Arie, de modo que recuerda a Ariel y Kfir. Por un lado quieres mencionarlos, y por otro lado intentas aferrarte y pensar que tal vez estarán aquí en el momento del nacimiento. «No tenemos certeza sobre su situación, ni aquí ni allá. Es enloquecedor, pero también deja espacio para la esperanza», remarcó.

Ariel y Kfir Bibs, que fueron secuestrados en su casa en Nir Oz el 7 de octubre, son los israelíes más jóvenes que siguen cautivos de Hamás. Kfir es el único bebé secuestrado. Un título que resonó en todo el mundo como símbolo del mal. Seis meses después de la guerra, Ariel y Kfir, así como el padre Yarden y la madre Shiri, todavía están en manos del mal. Y Ofri hace todo lo posible para tenerlos en cuenta. Para que quienes toman las decisiones trabajen para liberarlos, junto con todos los demás.

La familia Biebs. Padre Jordan, madre Shiri e hijos Ariel y Kafir, cortesía de la familia.
La familia Bibas

«No pensábamos que nos dejarían solos»

Tiene 37 años, nació y creció en Tsalim. Yarden es tres años menor que ella. Cuando estaba en sexto grado, sus padres se divorciaron. En su infancia, él era el hermano pequeño molesto, pero Ofri se ríe cuando dice que él siempre se aseguraba de disculparse. A medida que crecieron y formaron familias, se hicieron más cercanos. Yarden se casó primero con Shiri. Ofri y David se casaron dos meses y medio después. El hijo mayor de Yordan y Shiri, Ariel, nació dos meses y medio antes que Hahomey, la hija mayor de Ofri y David. Hoy tiene cuatro años y medio y su hermano menor, Negev, tiene dos años y medio.

Hasta el verano pasado toda la familia vivía en el sur. Los padres están en Tzalim, Ofri y su familia en el Kibbutz Ra’im, y Yarden y Shiri en Nir Oz. En agosto pasado, Ofri y David se trasladaron al norte, al asentamiento de Givat Yoav, en el sur del Golán. «Yarden y Shiri estaban pensando en dejar Nir Oz y mudarse a un kibutz en el norte, en nuestra zona. No pensamos que nos dejarían solos, lejos de la familia». 

Luego llegó el 7 de octubre. Ofri y David, que todavía eran miembros del grupo de WhatsApp del Kibbutz Reim, se dieron cuenta muy rápidamente de que se estaban cometiendo atrocidades en su antigua casa. Ofari todavía tuvo tiempo de mantener correspondencia con Yarden, hasta las 9:43, cuando llegó el último mensaje suyo.

Aproximadamente media hora después, llegaron vídeos desgarradores de Shiri en la Franja de Gaza, sosteniendo a sus dos hijos, con sus cabezas rojas brillando a través de la manta. Sólo más tarde, demasiado tarde, los familiares se dieron cuenta de que Yarden también había sido secuestrado, probablemente incluso antes que Shiri y los niños, y que en la casa de Nir Oz sólo quedaba el cuerpo del perro asesinado de la familia, Tonet. Porque la cara del mal también mató a bebés y perros. 

Los padres de Yarden y Ofri, que viven separados en el Kibbutz Tzalim, fueron evacuados del Kibbutz. Hoy en día, la madre Pnina vive en una unidad de vivienda en el moshav de Ofri, y el padre Eli, que inicialmente se mudó a Eilat con el kibutz, vive hoy en Tel Aviv.

A mediados de octubre, Ofri se enteró de que estaba embarazada. Fueron principalmente días de terror, conmoción y preocupación interminable para los secuestrados y para aquellos que todavía se consideraban desaparecidos.

Ofri, cuya prueba casera confirmó que estaba embarazada, debía viajar con una delegación a Inglaterra para movilizar a la opinión pública en favor de la liberación de los secuestrados. Pero para ella era importante escuchar los latidos del corazón del bebé antes de irse.

«Logramos concertar una cita con el médico de hoy a mañana, y él confirmó que estamos embarazadas. Y eso fue…», extiende las manos hacia arriba. «No tuvo nada que ver con nada. No es un embarazo normal en absoluto. No estaba en condiciones de estar feliz o emocionada. Mi cabeza estaba, y todavía está, ocupada con otras cosas. Pero el embarazo está ocurriendo, y está progresando, lo cual es bueno. Por otro lado, me da una línea de tiempo de cómo ha pasado el tiempo desde el secuestro. Y ya ha pasado mucho tiempo».

En los primeros meses voló a muchas misiones. Cuando no estaba en el extranjero, estaba en el centro, en la sede de los secuestrados, en mítines, en los comités de la Knesset. En algún momento se dio cuenta de que necesitaba equilibrar sus actividades en beneficio de sus hijos privados. Ella es terapeuta ocupacional y David es fisioterapeuta. Se suponía que iba a empezar a trabajar en un hospital después de las vacaciones de Tishrei. Ahora está trabajando para traer a su hermano y a su familia a casa.

«Lamentablemente ya no participo activamente en la lucha como me gustaría, tanto por el embarazo como por la distancia, pero hay una necesidad constante de hacer y estar haciendo, de lo contrario mi mente está ocupada con cosas malas. En las últimas semanas realmente me los imagino allí. Pienso dónde duerme Yarden y qué está comiendo. En el video donde lo vieron hace unos meses estaba muy delgado, y ahora supongo que tiene al menos diez kilos de más. Es aplastante», afirmó.

«En algún lugar de mi mente pienso diferente sobre mis poemas y los niños. Puse mis poemas en la categoría de madres, no de mujeres jóvenes, y eso puede darme algo de paz. Pero no puedo imaginar la situación de estar cautiva con «Un bebé y un niño. Cuando Kfir es secuestrado, todavía lo alimentan con Nutrilon. ¿Cómo y qué come ahora? Nadie lo sabe».

El anhelo y el desconocimiento son muy difíciles. Los niños, la familia, todos esperan su regreso. «Toam dijo una vez que hay tres opciones: o están en Egipto, o bajo tierra, o han fallecido. También preguntó cómo no encontraron a Ariel, después de todo, él tiene un cabello tan único», dice.

«Negev, que tiene dos años y medio, veía la imagen de un cafre en su camisa durante el primer mes y lo llamaba ‘Pirfir’. Ahora dice ‘aquí están mis bebés’. Y este es otro golpe y darse cuenta de que el tiempo pasa, que ni siquiera los reconoce».

Leer más – La PFA detuvo a un hombre que amenazó con poner bombas en templos de la comunidad judía y fusilar rabinos

Kfir, que fue secuestrado cuando tenía nueve meses, ya celebró su primer cumpleaños a manos de Hamás. Y en la noche del Seder llegará el cumpleaños de Shiri. Y Ofri ya tiene 30 semanas de embarazo.

«Es terriblemente difícil para mí. No puedo calmarme. Incluso si me río un poco o llevo a los niños a caminar y ellos se divierten, me detengo y lloro en silencio. También por la gran nostalgia, también por el pensamiento de los horrores que pasan allí y quiero que sepan que los extrañamos, los amamos y esperamos que sean fuertes allí y que regresen. En general, también tengo sentimientos de culpa en el futuro. Cuando regresen, Dios sabe en qué estado físico y mental, querré estar ahí para ellos. Pero también tendré un bebé que cuidar, así que quién sabe cómo podré ayudarlos».  

«La gente no dice simplemente que estamos estancados el 7 de octubre», dice, «después de todo, nuestras vidas cambiaron el 7 de octubre. Y no estoy enojada con la gente que vuelve a la normalidad. Está claro que necesitamos volver. Y vivir. Pero no podemos olvidar ni normalizar el hecho de que todavía están allí. Hay 134 personas que están sufriendo tortura, hambre y abuso sexual. ¿Cómo podemos celebrar el Día de la Independencia de esta manera? No se puede ignorar.

Vía IsraelHayom

1 COMENTARIO

  1. Mi deseo que todos regresen sanos de cuerpo mente y espíritu.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí