El robo de las obras de arte en la 2° Guerra Mundial. Por Claudio Avruj.

A mediados de los años ´90, el Congreso Judío Mundial lideró las negociaciones para la restitución al pueblo judío de pertenencias y valores que le fueron expoliados por los nazis junto con la vida de 6 millones de almas.
Aquellas negociaciones de resarcimiento permitieron la devolución de importantísimas sumas de dinero que estaban guardadas y acumuladas en las bancas de varios países de Europa, principalmente la Banca Suiza.
En aquella oportunidad se instaló no sólo el tema del dinero sino también de pólizas de seguro, títulos de propiedad, y se hizo pública por primera vez la problemática de las obras de arte robadas y transferidas a distintos países del mundo ilegalmente.
El tema de la restitución está inspirado en la moral y no tiene que ver con el dinero como tal porque las cifras negociadas no tienen relación real con la magnitud del despojo y la destrucción. Apenas el 5% de lo que debió ser restituido al pueblo judío fue lo que finalmente se devolvió a los sobrevivientes.
Fue una tarea moral que sirve a la verdad y que contribuye a la paz del mundo.
En aquellas negociaciones el Congreso Judío Mundial denunció que al menos 131 mil obras de arte fueron robadas por los nazis a los judíos en Europa, y está la convicción de que aquellas están en museos y colecciones privadas alrededor del mundo, muchas de ellas en los Estados Unidos.
Ahora la noticia de la aparición en Alemania de numerosas obras de arte de artistas famosos como Canaletto, Courbet, Picasso, Chagall y Toulouse-Lautrec y otros viene a confirmar lo dicho.
El descubrimiento de esta inmensa cantidad de obras ratifica una vez más la perversidad del nazismo, y reafirma cómo el pueblo judío también en el plano de la cultura fue asesinado y despojado, porque el robo y el saqueo intentaron silenciar y esconder la contribución judía al acervo del arte mundial.
Claudio Avruj

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here