El antisemitismo en Argentina

La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas publicó una reflexión sobre el último informa anual sobre antisemitismo en el marco de las polémicas que se dieron en los últimos tiempos en la política argentina en la que se habló del holocausto y del régimen nazi.

A continuación el escrito de la DAIA:

Nuestro Centro de Estudios Sociales publicó recientemente un nuevo Informe Anual sobre Antisemitismo en la Argentina. En esta ocasión, el correspondiente al año 2012. Este estudio se realiza ininterrumpidamente desde hace 15 años.
Como se indica en las conclusiones, “volvemos a encontrarnos casi sin solución de continuidad, con un fenómeno que insiste en sostenerse en el tiempo y en el espacio”. El año pasado nuestra institución ha recibido 243 denuncias, las que, comparadas con las 126 del año previo, muestra un incremento significativo en la denuncia de hechos antisemitas en nuestro país. La mayoría de estas correspondieron a simbologías nazis (36%), seguidas de expresiones xenófobas (25%), acusaciones descabellas de dominación mundial (12%), expresiones hostiles asociadas al conflicto palestino-israelí (11%), negación del Holocausto (6%) y varias (8%). Un 2% estuvieron referidas a agresiones físicas. Aunque un 27% de los hechos antisemitas siguieron encubiertos en el anonimato, el año pasado presenció una reversión tradicional y ha tenido a la plataforma virtual como el medio preponderante de la exclamación antijudía. El año pasado hemos recibido 95 denuncias por antisemitismo en Internet siendo Twitter el que concentró la porción más grande de la torta antisemita, seguida por sitios online, Facebook, la sección de comentarios de los diarios digitales, blogs, emails y Youtube.
El campo del deporte continuó exhibiendo muestras de intolerancia, especialmente el fútbol, cuyo folclore “ha pasado el límite de lo permitido y se transformó en actos explícitos de racismo y xenofobia” como el informe ha señalado. En más de una ocasión, árbitros se vieron forzados a detener el partido hasta que cesaran las manifestaciones discriminatorias y, en una medida sin precedentes, un club fue amonestado y multado por la conducta impropia de sus hinchas. Como un deporte que se erige en una gran pasión nacional, el antisemitismo en el fútbol requerirá un continuo monitoreo.
Nuevamente hemos detectado la existencia de una relación directa entre las vicisitudes de Israel y sus vecinos y la aparición de expresiones antijudías en la Argentina. Durante el 2012 esto fue particularmente visible durante el último bimestre del año: en coincidencia con una confrontación bélica entre el Ejército israelí y el grupo terrorista Hamas, creció el número de denuncias antisemitas en nuestro país, superando en cantidad a cualquier otro bimestre del período bajo estudio. Al igual que la Unión Europea, aquí en la DAIA también consideramos como formas contemporáneas de antisemitismo el responsabilizar colectivamente a los judíos del mundo por las acciones del Estado de Israel, el equiparar a las políticas israelíes con la conducta de los nazis en el pasado, el juzgar al estado judío con una doble moral al exigirle un comportamiento que no se espera de ningún otro Estado y el negar al pueblo judío el derecho a la autodeterminación nacional.
Si algo confirma nuestro reporte sobre el estado del antisemitismo en nuestra República, es que la tarea aún permanece inconclusa. Lejos de desanimarnos, ello nos mueve a reforzar nuestro compromiso en pos de combatir esta lacra.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here