Steinitz: »Hay interesados en sabotear las relaciones con Estados Unidos»

El ministro para Asuntos Estratégicos y de Inteligencia, Yuval Steinitz, denunció el intento de ciertos «interesados» en perjudicar la relación con Estados unidos, tras la publicación por Newsweek de que el ex vicepresidente Al Gore fue espiado durante una visita a Israel hace 16 años.

«Parece que hay ciertos interesados en torpedear la cooperación de inteligencia entre Estados Unidos e Israel», dijo Steinitz.

Según el ministro «en ningún momento» en sus entrevistas con los jefes de los servicios de inteligencia del país norteamericano escuchó la más mínima queja del espionaje israelí, «sólo felicitaciones por la cooperación excepcional» que tienen ambos países.

Steinitz, que la semana próxima tratará el asunto con la presidenta de la Comisión del Senado estadounidense para asuntos de Inteligencia, Diane Feinstein, salía así al paso de una serie de acusaciones vertidas por el semanario Newsweek acerca de que los servicios de inteligencia israelíes siguen a altos funcionarios estadounidenses.

Como caso más relevante pone el que un supuesto agente israelí tratara de infiltrarse por el sistema de ventilación del hotel en la habitación del vicepresidente Gore durante una visita a Jerusalem a finales de los ’90.

La revista expone además el testimonio de varios agentes y mandos estadounidenses acerca de que el espionaje israelí en suelo estadounidense es constante y se quejan que de nada sirven las advertencias cuando el país es «tratado con guantes de seda».

Las primeras denuncias en este sentido cuando los servicios secretos de EEUU presuntamente se opusieron a la negociada anulación del visado de entrada para israelíes por temor a una invasión de espías.

En los años ochenta las relaciones políticas y de seguridad entre ambos aliados sufrieron su peor crisis con la detención por el FBI del analista de inteligencia de la Marina, Jonathan Pollard, por la entrega de información confidencial a Israel.

Tras ese episodio, que se resiste a concluir porque Pollard -después nacionalizado israelí- sigue en prisión, Israel se comprometió a no espiar más a EEUU.

El diciembre pasado algunos mandos israelíes denunciaron la «hipocresía» de EEUU al revelar el ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward Snowden que la CIA y otros cuerpos de inteligencia estadounidenses seguían a gobernantes israelíes y escuchaban sus conversaciones. (EFE)

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí