Dilma Rousseff: la comunidad judía de Brasil e Israel

La reelecta presidenta de Brasil, quien ganó en el balotaje con el 51,58% de los votos sobre Aecio Neves, ha tenido idas y vueltas con su posición con Israel, situaciones que han hecho eco en la comunidad judía local.

A pesar que la mandataria siempre ha tenido gestos de amistad con la comunidad judía de Brasil, tal como lo mencionaron importantes dirigentes como el presidente del Congreso Judío Latinoamericano, Jack Terpins, sus declaraciones en contra del Estado Hebreo no han sido bien recepcionadas, sino todo lo contrario.

En las últimas semanas, cuando todavía estaba latente el conflicto entre Israel y Hamas, Rousseff describió la situación como «una masacre» y dijo: «Lo que está ocurriendo en Gaza es peligroso. No creo que se le pueda llamar genocidio, pero estoy segura de que esto es una masacre. Se produce un uso desproporcionado de la fuerza».

Estas palabras fueron criticadas en su momento, y justamente, la idea de muchos integrantes de la comunidad judía era que exista un «cambio» con respecto a las relaciones bilaterales y la posición brasileña frente a la situación en Medio Oriente.

A su vez, durante la campaña electoral, la Confederación Israelita de Brasil, criticó y repudió las expresiones, como la del ex presidente Lula Da Silva (mostró su apoyo a Rousseff), quien comparó las acciones del candidato opositor Aecio Neves, con las del nazismo.

En un comunicado, la institución dijo entender «el calor de la campaña electoral y la intensidad de la disputa», pero instaron al «mantenimiento de normas que sirven a la causa de la democracia, no las divisiones más profundas en nuestra sociedad». «Estamos convencidos que la comparación de los opositores de una lucha eminentemente política e ideológica de los nazis distorsiona la historia y socava nuestra democracia», explicaron.

También, dicha entidad tuvo que disculparse con el gobierno de Brasil por las declaraciones del portavoz israelí Yigal Palmor.

Claudio Lottenberg, presidente de CONIB, llamó por teléfono al jefe de la Casa Civil (ministro de la Presidencia), Aloizio Mercadante, y le transmitió disculpas por las declaraciones del portavoz de la cancillería israelí Yigal Palmor que ofendieron a Brasil, ya que el funcionario israelí al país sudamericano como un «enano diplomático» y un país políticamente irrelevante.

Dilma acaba de ser reelecta. Ahora habrá que ver si la relación continúa de la misma forma o logra alguna mejora. Al menos eso es lo que esperan los judíos de Brasil.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here