El campo de refugiados acosado por el Estado Islámico e Irán y olvidado por Irak

Camp Liberty se encuentra en tierras iraquíes. Bagdad demora la llegada de ayuda médica y de comida. ISIS opera a pocos kilómetros de ellos. El peligro de quedar a merced del régimen iraní.
Antiguamente, una base militar norteamericana, Camp Liberty es ahora un campo de refugiados iraníes, quienes tratan de sobrevivir a peligros simultáneos al tiempo que quisieran regresar a su tierra natal. Considerados por el régimen iraní como «terroristas», los miembros del Pueblo Muyahidín de Irán, están allí olvidados también por el gobierno iraquí y acosados por el Estado Islámico, el grupo terrorista que está a las puertas de Bagdad.
La situación de los 2.700 sobrevivientes es desesperante. Saben que no pueden volver a Irán donde serían ejecutados de inmediato por el régimen de inmediato, ya que son perseguidos desde la revolución de 1979 que los expulsó. Sin suerte hasta el momento. Incluso, el año último, milicias iraníes incursionaron en territorio iraquí y asesinaron a varios de sus miembros.
Tampoco son ayudados por el gobierno central de Bagdad quien en los últimos días demoró la entrega de medicamentos clave para la supervivencia de algunos enfermos y de comida. En un comunicado reciente, «571 médicos y 1.463 personal médico de los hospitales iraquíes condenaron el asedio médico y logístico impuesta a los residentes de Camp Liberty, que están bajo la protección del derecho internacional, considerado como ejemplo flagrante de delito contra la humanidad».
En el mismo comunicado, la organización médica denuncia que en las últimas semanas 24 residentes murieron por no recibir la atención médica adecuada. «Las vidas de más pacientes en el campamento están siendo amenazadas seriamente, y si este bloqueo no se elimina rápidamente, más irrecuperable serán las pérdidas», advierten.
«Los residentes de Camp Liberty son refugiados que llevan mucho tiempo residiendo legalmente en Irak, y fueron reconocidos como personas protegidas bajo el derecho internacional en el 2004. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) los presentó como ‘personas de preocupación’ en el año 2011. De esta manera, negar el acceso a la atención médica en Irak es una flagrante violación de los derechos humanos y el derecho humanitario en contra de los residentes», continúa el comunicado.
Pero ese no es el único problema que deben afrontar los refugiados de ese campo. También existe el peligro del Estado Islámico, el grupo terrorista sunita que acosa Bagdad y que se halla en las inmediaciones de la capital iraquí.
Fuente: Infobae

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here