Damián Pachter: »En vez de preguntar cómo estaba, publicaron mis datos por Twitter»

El periodista Damián Pachter, quien tuvo la primicia de la muerte del fiscal Alberto Nisman, ha recuperado la tranquilidad a casi una semana de haber llegado a Israel tras huir de la Argentina, luego de sospechar que era seguido por agentes de Inteligencia y que la agencia Télam y la cuenta oficial de Twitter de la Casa Rosada publicaran los datos con los horarios de su vuelo de ida y vuelta a Montevideo.

Desde su arribo a Tel Aviv, intentó bajar su exposición pública y se refugió en sus amigos, con quienes compartió su infancia, ya que toda su familia aún vive en Buenos Aires. En Tel Aviv habló con PERFIL.

—¿Cómo te sentís luego de todo lo que te tocó vivir en estos días?
—Me siento un poco decepcionado por el país. Me atacaron por ser periodista y haber revelado la muerte del fiscal Nisman, cuando en realidad lo único que hice fue hacer mi trabajo, mandar un tuit e informar, que es nuestro deber. Por eso me están persiguiendo y por eso tuve que venirme acá.

—¿Por qué a Israel?
—Siento que acá estoy más seguro y, además, como emigré acá cuando tenía once años, es un lugar donde me siento familiarizado, tengo amigos de toda la vida y, si bien no tengo familia, por ahora con ellos me es suficiente.

—¿Se comunicaron las autoridades argentinas para consultarte si necesitabas ayuda en tu nueva vida en Israel?
—Nadie, lo primero que hicieron, en vez de llamar a mi madre para preguntarle cómo estaba o a mí personalmente, fue publicar los datos de mi vuelo en la cuenta de la Casa Rosada vía Twitter. Que se imaginen los funcionarios si les hicieran lo mismo con los datos de sus hijos que, seguramente, muchos de ellos tienen mi misma edad, ¿cómo se sentirían?

—¿Alguien te usó para cambiar el foco de la discusión?
—Pienso que cuando el Gobierno publicó en la cuenta oficial de la Casa Rosada mis datos de vuelo, era consciente de que iba a generar una reacción. No creo que fuera alguien que estaba aburrido o que se despertó de una siesta y de repente decidió enviar semejante barbaridad. Eso fue pensado. Esas cosas son formas de tapar lo central, que es la denuncia de Nisman.

—Antes de tu caso, el anterior periodista argentino que se exilió en Israel fue Jacobo Timerman…
—Es raro que el director de La Opinión se haya exiliado del país por las amenazas y torturas que sufrió de la dictadura militar y hayan pasado cuarenta años y yo me tuve que ir de la Argentina cuando su hijo es el canciller, acusado por Nisman. Son las vueltas de la vida.

—¿Cómo definirías la reacción que tuvo el Gobierno frente a lo ocurrido en las últimas dos semanas?
—Todo lo que pasó con el fiscal Nisman, desde el momento que hizo pública su denuncia, los agarró mal parados, no sabían cómo reaccionar y, después, cuando ya apareció muerto, tardaron mucho tiempo en decir algo, por el motivo que sea, pero hubo contradicciones serias.

—¿Cómo explicás acá lo que está ocurriendo en la Argentina?
—Es muy difícil de explicarle a alguien que no está en el país lo que está pasando. Cuando estaba en el aeropuerto, antes de subir al avión, estuve hablando con los pasajeros israelíes que estaban ahí, y me llenaron de preguntas y me decían: ¿cómo puede ser que hace veinte años que están investigando un atentado? Es algo que no les entra en la cabeza, alguien que está afuera no lo entiende y es algo que en la Argentina se naturalizó.

Fuente: Perfil / Foto: Cedoc

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí