Una joven católica despide y agradece a un compatriota judío

Estimado Alberto Nisman, en nombre de los argentinos le quería agradecer por entregar su vida en honor de su trabajo, la verdad y la justicia de este país y el esclarecimiento de la trama de encubrimiento en la causa AMIA. Además de agradecerle el sacar a la luz la verdad sobre un Gobierno corrupto que pocos querían ver.

Usted fue el único con el valor de enfrentarlos con pruebas, que lamentablemente luego le costaron la vida. Ruego a Dios para que valga la pena y su investigación no se pierda en la corrupción que hoy nos gobierna. Gracias a su trabajo muchos ahora se dan cuenta de la patética y mediocre realidad.

Es un ejemplo de cómo ser un argentino digno, entregado al trabajo, sin miedo a las mafias y podredumbre que asola a este hermoso país, gobernado por ingratos e inservibles funcionarios que se aprovechan de la pobreza y miseria que hoy reina en la Argentina.

Es hora de que las personas dignas, con valores, trabajadoras, se pongan de pie de una vez por todas y se hagan escuchar. Que hagan valer sus derechos y no permitan que quede en el olvido su muerte ni la de las víctimas de la inseguridad.

Este Gobierno sólo se encargó de hacer política de derechos humanos con los desaparecidos, pero no se hizo cargo ni de su muerte ni la de miles de inocentes.

Quiero agradecerle por ser un héroe, un mártir, en estos tiempos difíciles y no dudar en entregar su vida en función de la justicia. Su valentía y su coraje desplegado en el último tiempo no lo olvidaremos.

Gracias por todo, señor Nisman. Rezo para que la justicia de Dios caiga sobre los responsables de su muerte y de la pobreza y mediocridad que hoy se vive en este país. Ruego que se haga justicia y que usted y su familia encuentren la paz.

‘Keep calm and Justice’. Una joven católica despidiendo a un compatriota judío.

Por María Flor Ibañez

Fuente: Carta de lectores, Diario Clarín

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí