Fein: «Si quieren pedir mi recusación, que lo hagan, pero tendrán que fundamentar la pretensión»

La fiscal que investiga la muerte de Alberto Nisman desafió a quienes sugieren que debería ser apartada o buscan que el caso pase a la justicia federal. Sobre la pesquisa, admitió: «En este momento no puedo decir de manera categórica que fue un suicidio».
Las dudas sobre las circunstancias en las que se produjo el deceso de Alberto Nisman generan descontento a nivel político y social. Y la falta de definiciones al respecto potencia además loscuestionamientos a la labor de los investigadores.
Desde hace semanas circula el rumor de que la ex esposa del fiscal fallecido, Sandra Arroyo Salgado, está disconforme con la labor de Viviana Fein y podría recusarla o tratar de que la causa pase a la justicia federal. Sin embargo, la funcionaria judicial está convencida de que está haciendo lo correcto y plantó cara a quienes siembran dudas sobre su trabajo.
«Si quieren pedir mi recusación, que lo hagan. Si eso es lo que considera la doctora Arroyo Salgado, que lo plantee y lo formalice. Yo no tengo ninguna notificación de eso, no me consta porque no me fue solicitado, pero, si es así, tendrán que fundamentar la pretensión», desafió en declaraciones a Vorterix.
En cuanto a las críticas por las demoras de la investigación, Fein explicó que, «por ser una causa de gravedad institucional», en todo momento trata de comunicar a los medios «sólo lo que realmente se llevaba a cabo, sin adelantar contenidos ni medidas contundentes que pueden perturbar» la pesquisa.
«Pedir (y tener) una respuesta a un mes y tres días en un hecho de estas características sería un milagro. Hay que ir a las pruebas, investigar con cautela… No creo que haya transcurrido mucho tiempo, para lo que es un caso de esta magnitud», se defendió.
En el mismo sentido, la funcionaria judicial apuntó que aún no puede adelantar una definición sobre lo que sucedió en el departamento donde el fiscal Nisman fue hallado sin vida, con un disparo en la cabeza: «Hoy, en este momento, no puedo decir de manera categórica que el fiscal se haya suicidado».
«Tengo que tener elementos concretos, descartar el homicidio, la inducción, y cuando no vea ningún elemento, tendré que determinar si pudo ser un homicidio o hubo inducción y no hay autor o si realmente estamos frente a un suicidio. Hoy es prematuro dar un diagnóstico», remarcó.
La propia fiscal potenció las dudas sobre la resolución del caso, al admitir que «no se puede garantizar» que se haya preservado la escena donde apareció el cadáver de Nisman».
Para fundamentar su advertencia, Fein recordó cómo se enteró del hecho: «A las 12:15 (del lunes 19 de enero) fuimos notificados por un prefecto; a las 12:20 de la noche vinieron de Olivos a buscarme; a la 1:30 llegamos al lugar (la casa del fiscal fallecido en las Torres le Parc), y es real que no se puede asegurar qué pasó desde las 22:30, cuando ingresó el cerrajero con la familia, hasta que llegué yo». «Encontramos el lugar tal cual lo vimos, pero nadie puede asegurar que en esas tres horas se preservó el escenario o se modificó algo», insistió.
De todos modos la fiscal se mostró optimista porque «hay medidas de prueba que se están por materializar la próxima semana; son muy importantes porque incluyen los contenidos de teléfonos, computadoras y los llamados que podía tener el doctor Nisman».
Fuente: Infobae

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here