Batalla por documentos de Schindler irá al tribunal en Israel

Cuarenta años después de su muerte, una batalla legal se está librando en Jerusalén sobre los documentos pertenecientes a Oskar Schindler queincluyen copias personales de las listas de losjudíos que salvó del Holocausto

El caso, que se espera que vaya a la corte el próximo mes, arroja una luz inusual en la vida personal de Schindler después de haber salvado unos 1.200 judíos de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, y las batallas sobre su patrimonio.

También plantea preguntas acerca de los derechos de propiedad de los documentos que pertenecieron a figuras importantes como Schindler – cuyos papeles personales aparecieron en el pasado en una subasta.

El caso ha sido llevado por Erika Rosenberg, una mujer argentina, que está demandando al museo del Holocausto Yad Vashem de Jerusalén por una maleta que contenía miles de documentos de Schindler.

Rosenberg reclama la propiedad de los documentos en virtud de heredera de la fallecida esposa del industrial alemán, Emilie.

Desde 1999 la maleta y los documentos han estado en posesión de Yad Vashem, que insiste en que nunca pertenecieron a Emilie Schindler sino que pasaron de Oskar Schindler a un tercero antes de su muerte.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Schindler, un alemán étnico de la entonces Checoslovaquia y miembro del partido nazi, persuadió a los oficiales alemanes – mediante sobornos y otros medios – que le permitiera emplear judíos en su fábrica, salvándolos de los campos de exterminio.

Su historia ha capturado durante décadas la atención del público más tarde con la oscarizada película de Steven Spielberg “La lista de Schindler” en 1.993.

Después de la guerra, Schindler emigró con su esposa a la Argentina, pero en 1958 volvió a Alemania solo y allí murió en 1974. Ella quedó como su heredera legal.

La maleta que contiene documentos y fotografías personales de Schindler – así como un número de copias de las listas originales de los judíos que salvó – finalmente aparecieron en la casa de una amiga, la fallecida Annemarie Staehr.
Las ventas de los documentos de Schindler

En su demanda, Rosenberg describe a Staehr como “amante” de Schindler y afirma que ella la tomó de su casa después de su muerte.

Pero el equipo legal de Yad Vashem, dice que su relación era platónica y que Schindler le había dado la maleta y su contenido como un regalo.

Según el demandante, la maleta fue encontrada en la casa de Staehr después que ella murió y sus hijos se la entregaron a un periódico alemán y a los archivos nacionales alemanes en 1997.

Cuando la noticia del descubrimiento se hizo pública, Emilie Schindler emprendió acciones legales en Alemania para recuperar la maleta y su contenido.

Pero cuando un juez se presentó a registrar el local del periódico en 1999, se le dijo que ya habían sido enviados a Yad Vashem, según documentos judiciales.

En 2001, Emilie Schindler regresó a Alemania, donde murió, sin hijos.

En la última década de su vida, Emilie Schindler se acercó a Rosenberg, su biógrafa, y la designó heredera de su patrimonio.

Yad Vashem afirma que Rosenberg es una “demandante en serie” que está tratando de explotar la memoria de Schindler para su beneficio personal.

Los documentos relacionados con Schindler tienen un valor económico, al igual que histórico.

En 2013, los planos de una expansión de su fábrica en tiempos de guerra en Polonia fueron vendieron por $ 63,426 y el mismo comprador pagó $ 59,135 por una carta de presentación firmada por Schindler 1944.

Ninguna de las listas originales de judíos que comprenden las “listas de Schindler” se conserva, pero los historiadores creen que se hicieron siete copias de ellas poco después de la Segunda Guerra Mundial.

Sólo una de dichas copias se encuentra actualmente en manos privadas. De vez en cuando se hacen esfuerzos infructuosos de vender ese documento, el último en 2013, con un precio inicial de $ 3 millones.
“Pertenecer al dominio público”

Naor Yair Maman, que representa a Rosenberg, dijo a la AFP que su cliente había tratado de recuperar los documentos de manera informal durante años, antes de finalmente recurrir a la acción legal contra Yad Vashem.

“No tengo ninguna duda de que la cuestión de la propiedad es muy clara”, dijo a la AFP.

“Aunque uno crea que desde la perspectiva histórico-académica, sería preferible que los documentos permanezcan en Yad Vashem, uno no tiene derecho, en absoluto, a reclamar el título de propiedad de otra persona”, dijo.
Rosenberg no dice en el juicio lo que quiere hacer con los documentos.

Yad Vashem es una institución nacional que se encarga de reunir, examinar e investigar material relacionado con el Holocausto.

En Israel se venera y es una parada obligatoria en el itinerario de los dignatarios visitantes.

El museo dice que los documentos controvertidos “pertenecen al dominio público”.

Yad Vashem insiste en que tiene el derecho legal a los documentos y no ha actuado de manera solapada, negando las reclamaciones por el equipo jurídico de Rosenberg de que había “arrebatado” la maleta.

“Yad Vashem conserva los documentos legalmente y ha actuado todo el tiempo abierta y públicamente”, dijo en una declaración a la AFP, en la que expresó su oposición a “la comercialización de los documentos de la época del Holocausto”.

“Mantendremos nuestro debate con Rosenberg en la corte para asegurar que estos documentos no llegan a manos privadas, de quienes no son sus propietarios legales y cuyos intereses no están claros”, dijo.

El tribunal de Jerusalén celebrará una audiencia preliminar sobre el caso el 15 de abril, después que la mediación entre las partes fracasara.

Fuente: The Times of Israel/Enlace Judío

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here