Jorge Cohen: «Resolví sumar la bomba a mi bolso y seguir andando»

 A 23 AÑOS DEL ATENTADO A LA EMBAJADA DE ISRAEL- Jorge Cohen, sobreviviente del ataque a la embajada israelí que aquel 17 de marzo de 1992 se desempeñaba como jefe de prensa al momento del ataque terrorista dialogó en EXCLUSIVA CON VIS A VIS sobre los recuerdos de ese día, y cómo vive hoy sabiendo que aún no hay justicia.

1- ¿Qué recuerdos tiene de aquel 17 de marzo de 1992? 


– Los recuerdos que tengo, son, antes que nada, los de mis compañeros muertos ese día trágico para nosotros y para el país. Recuerdo ahora mismo a Marcela Droblas y a Eliora Carmon, con quienes hablé, en el segundo piso, dos minutos antes de que el edificio de Arroyo y Suipacha volara por el aire. Marcela estaba con su almuerzo, comiendo un yogur su escritorio. Cambiamos bromas. Y esa charla breve con Eliora. siempre de buen humor, sonriente, antes de que ella subiera al ascensor, Es en esas voces, y las del resto de mis compañeros que hoy no están, que identifico la tragedia.Las consecuencias del atentado, en números, impactan, pero mucho más si hablamos de los proyectos de cada uno, de que Marcela se había puesto de novia luego de unas vacaciones en las Cataratas y que Eliora tenía una canción nueva para nuestro coro, que además ensayaba en su casa. Se hacía tiempo aún para eso, luego de atender a sus cinco hijos. Tengo unos pocos recuerdos del después de la bomba. Recuerdo el estruendo. Y más tarde, las sirenas, la sangre, los olores, el polvillo,el momento en el que ingresaba a una ambulancia. Y que estando dentro de la ambulancia acostado con las piernas hacia atrás, me asusté porque no sabía quién manejaba. Con las piernas golpee las puertas trasera, se abrieron y me tiré como pude, con la ambulancia recién iniciada su marcha.

2- ¿Qué significado tiene que se cumplan 23 años del atentado?


– Son 23 años de impunidad. Es que el atentado es una bisagra. Un antes y un después, en el que se convive con los recuerdos, pero no todo el tiempo. Creo que no sería posible vivir con los recuerdos todo el tiempo,  como tampoco deshacerse de ellos.Lo dije otras veces: cuando  publiqué «Cuentos bajo los escombros», me di cuenta de que era mejor dejar de ser víctima. Resolví sumar la bomba a mi bolso y seguir andando. Para poder así dar un testimonio, que es lo que estamos haciendo ahora en este reportaje.. Dejé de ser una víctima y pasé a ser un testigo. Cada vez que voy a la plaza de Arroyo y Suipacha – desde el centro de la ciudad – y cruzo la avenida Santa Fe, comienzan los recuerdos de esos años en esa esquina, en esa casona de estilo francés derribado por la explosión. Puedo ingresar en la plaza, pero se de antemano que más temprano que tarde y casi sin darme cuenta, me voy a emocionar como si la tragedia hubiera sucedido ayer. Me pasó también en estos días.

3- ¿Cree que la sociedad comprendió algo con el atentado? ¿Porqué?


– Me parece que es complejo saber cuánto hay de comprensión en la sociedad, que por otro lado es un concepto múltiple en su composición territorial y social. Puedo afirmar sí que la tragedia es una marca, que cuando decimos «el atentado a la Embajada»  no en necesario decir nada más. Sabemos a que nos referimos. Esta marca creo que permanece en lo que podríamos llamar la conciencia social.
Para esa misma compresión el de la embajada fue el primer atentado, pero podría decirse – aunque no sea así – como un ataque a otro país, un hecho terrible , pero que es de otro país. El de la AMIA, en cambio sucedió en una institución argentina, integrada por argentinos, una mutual, y por eso quizás tiene más visibilidad que el de la Embajada.

 4- ¿Cree que la Justicia Argentina fue negligente al avanzar tan poco para esclarecer el atentado? ¿Porqué?


–  Hoy no se ha juzgado a nadie, tampoco hay detenidos. Sólo generalidades y especulaciones. No se si es fácil avanzar así y tampoco tengo elementos para saber si hubo negligencia Cada día que pasa estamos más lejos, pero el reclamo de justicia está en el mismo lugar, el que ocupa desde el primer día.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here