Rusconi: »Nunca impedimos la hipótesis de que Nisman haya sido asesinado»

El abogado de Diego Lagomarsino dio a Infobae una entrevista a fondo. Elogios para Fein y Palmaghini, el misterio de las cajas de seguridad vaciadas por la madre de Nisman, los «engaños procesales» en el caso y sus críticas frontales a la querella de Arroyo Salgado: «No sé cuál será la ventaja de inculpar a un inocente».
Maximiliano Rusconi respira fuerte mientras habla. El tema no es sencillo. Frente a un café y con algunos de los quince cuerpos del expediente de la causa que investiga la extraña muerte del fiscal Alberto Nisman sobre la mesa en el living de su casa en Pilar, Rusconi –abogado defensor del técnico informático Diego Lagomarsino, el único imputado hasta ahora en el caso– sabe que tiene por delante el próximo tramo de una guerra judicial amarga. Los últimos días lo vieron en un fuerte contrapunto con la jueza Sandra Arroyo Salgado; cuando negó enfáticamente los puntos en el último comunicado que emitió la jueza, en donde se desligaba de haber frenado pericias vitales para la causa. Hoy, Arroyo Salgado tiene a Lagomarsino entre sus sospechas. Pero para Rusconi –ex fiscal general, autor de 16 libros y profesor titular en la UBA– la mayor piedra en el camino procesal para resolver la muerte del hombre encargado de investigar el atentado a la AMIA es Arroyo Salgado misma. Mientras tanto, el caso toma giros sorprendentes: la fiscal Viviana Feinordenó investigar los movimientos financieros de Nisman, según consignó el diario Perfil. Y la junta médica convocada por Fein se aproxima; el lunes 30 será su primera reunión. Rusconi tiene a su propio perito, Mariano Castex, que no descarta que Nisman haya sido asesinado. En lo que sí difiere radicalmente es en la fecha y hora de la muerte. Y en el centro de esa puja está Lagomarsino. «A esta altura, creo que ya está demostrada su inocencia», se confía el abogado.
-¿Qué le hace decir eso?
-Nosotros desde el punto de vista de la responsabilidad con el hecho principal, que es la muerte de Nisman, tenemos una serie de elementos que ya están consolidados. Y a diferencia de lo que sucede con algunas de las aproximaciones probatorias de la querella, se han producido respetando las reglas procesales. Nunca impedimos la hipótesis que Nisman haya sido asesinado. No vamos a defendernos intentando anular hipótesis de antemano. Lo que más ayuda a Lagomarsino es que la investigación sea absolutamente amplia y se concluya que él no es el responsable.
-Un informe del perito de la defensa Mariano Castex no la descarta, pero difiere radicalmente con el informe de la querella con respecto a la fecha y hora de la muerte del fiscal.
-Me da la sensación que los peritos de la querella estuvieron condicionados. Esto surge de su informe, que demuestra cierta parcialidad. Un dato relevante es la data de muerte. Lagomarsino estuvo el sábado 17. Explicó de modo voluntario en su testimonial detalles que lo ubican entre las 16 y las 20 horas. En el expediente constan dos informes oficiales, ni de querella ni de defensa. Uno es el de la médica legista de la Policía Federal. Lo escribe a las 1:05 AM del día lunes. Establece la data entre 12 y 15 horas antes de su informe. Y este informe llegó a la causa después de la autopsia, que fue ese lunes a las 8 de la mañana. Cuando los médicos hacen la autopsia determinan que la data de muerte habría sido entre 15 y 18 horas antes de la autopsia. Según los médicos, el deceso se habría producido entre las 14 y las 17 del domingo. Cada uno no supo lo que iba a concluir el otro.
-El último ingreso a la computadora de Nisman, sea remoto o local, es otro punto polémico.
-Nuestro perito informático, Marcelo Torok, estableció que el día domingo, entre las 7 y las 8 de la mañana hubo movimiento en la computadora de Nisman. Ese movimiento fue local. Torok dice que los movimientos remotos sí se pudieron advertir y datan de mucho tiempo antes, desde 48 horas hacia atrás. Lagomarsino sólo ingresaba remotamente una vez por mes, nos explicó, para actividades de mantenimiento con un programa llamado Team Viewer, que genera registros. Tanto el perito de la querella, Gustavo Presman, como nuestro perito coinciden en que hubo actividad el domingo entre las 7 y las 8. No coinciden por lo que dicen, al menos públicamente, en si fue remoto o local. Esperaremos unos días hasta que se confirme si fue así o no. Los peritos que se dedican a este tipo de pruebas pueden advertir si el que usó la computadora es el dueño o un tercero, por el tipo de páginas web que entra, el modo en que chequea su mail, qué noticias lee. Si un extraño revisa el contenido, es una búsqueda más rápida, alocada. Siempre estuvo la alternativa de que el acceso fuese local, pero que no hubiese ingresado Nisman. Pero Torok cree que el perfil de navegación se ajusta a las características del fiscal. Era lógico lo que buscaba en relación a quién era Nisman. Esta pericia iba bastante rápido y fue interrumpida por un planteo de la querella.
-Algo que Sandra Arroyo Salgado niega tajantemente. Lo hizo en un comunicado el viernes pasado.
-Pero los resultados están a la vista: ¡la pericia se interrumpió! ¡Y sigue interrumpida! También hay que apelar al sentido común, al que me gustaría que apele la querella. ¿El autor del crimen deja en la escena su propia pistola, registrada en el Renar a su nombre, en el lugar del hecho? Lagomarsino desde un primer momento se mostró absolutamente colaborativo con la fiscal: entregó su teléfono y el resto de los proyectiles para que los estudien con total libertad. Ofreció tickets de autopista y de supermercado. O sea, uno allana a un sujeto que se muestra reticente, no al revés.
-Entonces, ¿por qué tanto afán de la querella en ir contra Lagomarsino?
-El comportamiento de la querella en la causa es inexplicable. No soy ingenuo. Sabía que iba a ser un diálogo difícil. Creía que teníamos el objetivo común de buscar la verdad. Pero hay ciertas contradicciones en el rol de la querella. Cuando fue el momento de exponer los resultados de su informe técnico, dijo que claramente estábamos frente a un magnicidio. Después se presentó a dar una declaración testimonial donde introdujo, de modo lavado y sutil, cierta cuestión económica. En su declaración, Arroyo se dedicó a describir la cuestión patrimonial y de negocios de la familia Nisman, algo que no interesa al hecho central. Estableció, por ejemplo, que tenían intereses en emprendimientos inmobiliarios, que tenían inmuebles que luego se vendieron, que Nisman ayudaba a la familia en eso. No se entiende por qué se vincula con el objeto procesal. Y en ese contexto, introduce la cuestión de la cuenta en el banco Merrill Lynch. Eso nos sorprende algo que es contradictorio con el magnicidio. Ella luego lo negó, algo que hace siempre. Consta en su declaración algo parecido: nada lo hace claramente. La querella usa estos movimientos no tan claros.
-Pero la hipótesis del homicidio por encargo y el factor financiero toman forma. Fein ordenó investigar movimientos financieros.
-Todavía es solo una hipótesis. No hay que descartarla.
-Que la madre del fiscal haya vaciado las cajas de seguridad podría alinearse en esta idea.
-Vaciar las cajas fue algo que se hizo sin consentimiento de la jueza o la fiscal. Estamos esperando la testimonial de la madre.
-Sara y su hija Sandra estaban citadas a declarar por la fiscal Fein días atrás. ¿No lo hicieron?
-No. Aparentemente, siempre tienen una cuestión física, justificada por el mismo médico. La última vez recién presentaron un certificado luego de que se le diesen enormes facilidades. La jueza le objetó a Fein que la fecha sea elegida por los testigos. Noto cierta desigualdad, por otra parte. Los técnicos que hicieron el informe de la querella solicitaron tener acceso a las fotos de la Policía Federal en el hecho pudieron hacerlo. Cuando nuestro perito, Castex, lo solicitó para un preinforme, se le negó. Hay incluso otras situaciones que sorprenden y nos preocupan. Por ejemplo, engaños procesales, intentos de engañar a la jueza y la fiscal.
-¿Qué quiere decir?
-Esto consta en el expediente. Por ejemplo, para solicitar el allanamiento a Lagomarsino, la querella sostuvo en un escrito –el mismo en donde reconoce que en la computadora de Nisman se habrían advertido movimientos domingo a la mañana– que yo habría dicho en los medios que hubo un acceso remoto. Si hubiese dicho eso, habría ido en contra de los intereses de mi defendido. Con eso se pretendió justificar el allanamiento. Se pidió que se lo deje sin ropa a Lagomarsino. Pocas veces he visto un pedido tan lesivo a la dignidad.
-¿Cree que se busca un culpable rápido, un perejil?
-Siempre quise pensar que Arroyo quería buscar al culpable. Ahora, creo que busca a un culpable y está en este momento usando la herramienta procesal para lograr algo que, debe pensar, le conviene en algún ámbito. No sé cuál será la ventaja de inculpar a un inocente. Normalmente la querella avanza en el proceso y los defensores ponen trabas. Detecté un montón de problemas en el expediente que podían dar pie a presentar recursos por nulidad y no lo hicimos. Del otro lado tenemos recusación de peritos, el intento de sacarle la causa a Fein, algo que generaría una demora de meses. Todo esto dilata y entorpece.
-¿Qué opina de la actuación de Fein en la causa?
-Siento que es una persona extremadamente honesta. Y esto en este país no es poco. Ha permitido a las partes un amplio trabajo investigativo. Sigue los pasos procesales. En las testimoniales uno lo advierte; podemos preguntar y repreguntar sin límite. Los fiscales suelen ser muy celosos. Se le critica una supuesta lentitud: me parece injusto atribuírsela a ella.
-¿Y de las decisiones que toma la jueza Palmaghini?
-Hay decisiones que tomó que demuestran una autonomía absoluta. Tiene una tendencia a retar a todas las partes, de enojarse, que no colabora. He notado muchos retos y atribuciones de demoras de la jueza a la querella, hay párrafos durísimos cuando recuerda lo que pasó con las cajas fuertes. La jueza, por ejemplo, recuerda que se hizo un costoso operativo para abrir las cajas. Se hizo todo eso y en las cajas de seguridad al final no había nada. No se lo habían informado. Después pregunta dónde están todas las cosas que se llevaron.
-¿No le parece contraproducente el anuncio que hizo, decir Lagomarsino iba a dar un dato que podía lesionar la imagen de Nisman, la cuestión de que le entregaba la mitad de su sueldo en UFI AMIA? Muchos lo perciben como un paso en falso.
-No habíamos hablado nunca con Lagomarsino de esos dos datos que guardaba para sí: lo de la cuenta y esto, que es muy doloroso. Pero quien instala el eje económico para debilitar la credibilidad de Lagomarsino es Arroyo Salgado. Él no da esa información en un primer momento. Después me los explica, me incorpora el contexto. ¿Por qué lo hice? Estamos obligados a dar toda la información sobre la cuenta, obligados por Arroyo Salgado. Estábamos yendo con la espada de Damocles. Arroyo o cualquier otro podían decir que le daba a Nisman la mitad del sueldo. No estamos jugando con cosas sencillas. Hay riesgo de que lo imputen de un homicidio. Yo dije: «Estos son los datos que faltaban». Y aclaramos que no tiene que ver con el objeto procesal. Ahora hay que volver a investigar por qué murió Alberto Nisman.
FUENTE: INFOBAE

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here