Sara Rus: »No tengo más esperanzas de recuperar a mi hijo»

24 DE MARZO, A 39 AÑOS DE LA ÚLTIMA DICTADURA MILITAR – En un nuevo aniversario del comienzo del último golpe cívico-militar recordamos la entrevista realizada a Sara Rus, sobreviviente de Auschwitz y Madre de Plaza de Mayo, hace un año, quien hablaba sobre su dolor y la poca esperanza en volver a ver a su hijo.

– ¿Qué le pasa en su interior en un día como hoy?


Yo tengo a mi hijo presente y pienso que podría haber hecho muchas cosas. Me lo llevaron a los 26 años, él era físico nuclear. Era un ser muy especial, con mucha bondad, inteligencia, buen hijo y buena persona. Además, a mí me pasa algo especial: yo he sobrevivido de los campos de concentración. Salí y pude vivir. Tuve hijos y nietos. Lo que me pasó a mi en mi vida fue mucha injusticia, pero nunca tuve venganza dentro mío. Siempre pedí por justicia y para que los culpables paguen lo que se merecen. Uno siempre está pidiendo y soñando para no se repitan estas atrocidades.

– ¿Considera que en algún momento su hijo va a aparecer?


Yo no tengo más esperanzas de recuperar a mi hijo. Pasaron 30 años. No se si alguien cree en estos milagros que yo ya no creo. Hace poco que la gente está informada de la situación que se vivió en el país y es bueno para que no se repitan estas cosas inhumanas.

– ¿Qué piensa de la muerte?


Yo no pienso en la muerte. Yo siempre pienso en la vida porque creo que la vida es más fuerte que la muerte. Hay que saber aprovechar la vida y vivirla con alegría. Darles a los que más quiero para que sientan este amor por la vida.

– Después de tanto tiempo algunos militares ya fueron enjuciados, ¿siente que sus pedidos fueron escuchados finalmente?


Esto es lo que nos trae la satisfacción de la Justicia y pudimos sentirnos un poco recompensados por los sufrimientos que hemos pasado. Viendo a los Videla y otros tantos Masseras en el banquillo de los acusados. Hay que luchar. Yo jamás dejé de luchar por más que mi salud no me deje en este momento. Voy al extranjero y al interior del país dando charlas. Yo tengo dos historias, las cuales nunca voy a olvidar y las estoy repitiendo continuamente para que se sepan. Espero que estas cosas den resultado.

– ¿Qué repercusión tiene sobre las charlas que realiza?

Los jóvenes me escuchan con una atención que es increíble. Es más, algunos se quedan después de la charlas para saludarme y agradecerme. Algunos me han dicho que con mi historia les cambié su vida.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here