Lagomarsino dice que no entraba a la computadora del fiscal desde diciembre

El técnico informático afirmó que ingresaba en su notebook una vez por mes para hacer tareas de mantenimiento.
Mientras toda la atención está concentrada en la junta médica, que podría arrojar luz sobre las causas de la muerte de Alberto Nisman, en la computadora y en los teléfonos del fiscal hay datos clave que podrán alterar el curso de la investigación. Según la defensa de Diego Lagomarsino, la notebook de Nisman tuvo actividad local el domingo 18 de enero a la mañana. Si se comprueba, el dato pondría en duda las diferentes versiones sobre la hora de la muerte, especialmente la que dio la querella, que ubicó el hecho partir de las 20 horas del sábado, cuando Lagomarsino estaba en Le Parc. El técnico informático aseguró, en las últimas horas, que ingresó por última vez a la computadora “en diciembre”. La versión recién podrá confirmarse cuando se retome la pericia tecnológica, que sigue demorada, a más de dos meses de la muerte.
“Nisman me llamó en diciembre porque quería actualizar el Windows, yo estaba comiendo, temblabla porque no quería ir al departamento. Lo esperé en línea varios minutos hasta que reinició el equipo y me dijo: ´Está funcionando igual que antes´. Al final no fue necesario ir a la casa”, le contó este fin de semana el técnico informático a una persona de su entorno.
Lagomarsino ingresaba a la notebook del fiscal al menos una vez por mes, para realizar tareas de mantenimiento. La mayoría de las veces el acceso era remoto (desde otra computadora). Había dos formas de ingresar: con una clave permanente o con un password de nueve dígitos y una clave que otorga el software en cada ingreso. Lagomarsino utilizaba el segundo método. “Yo ingresaba cuando él me lo pedía y cerraba todo lo que no tenía que ver”, dijo el técnico informático en las últimas horas.
La pericia tecnológica comenzó el 4 de marzo y se suspendió horas después por un pedido de la querella que conduce la jueza Sandra Arroyo Salgado, según consta en la causa. Para la defensa de Lagomarsino, representada por el perito Marcelo Torok, ya se probó que el domingo 18 de febrero, a las 7:36, hubo una conexión local en la computadora de Nisman. Se consultaron tres sitios web de noticias, el correo de yahoo y se realizó una búsqueda en Google. El perfil coincidiría con el del fiscal.
Arroyo Salgado, que contrató al perito Claudio Presman, aseguró el viernes, a través de un comunicado, que nunca pidió la suspensión de la pericia y que buscó garantizar “la confidencialidad de la información que eventualmente se obtuviera”, tanto de la computadora como de los teléfonos.
La versión de la defensa de Lagomarsino no coincide: “La jueza (Palmaghini) pidió una copia espejo de la computadora, por pedido de la querella, antes que los peritos reciban la información. En lo concreto, la pericia está frenada por ese motivo”, dijo anoche a Clarín el abogado Maximiliano Rusconi.
Con todo, la pericia de la computadora (había más de una en el departamento) y de las llamadas entrantes y salientes de los teléfonos de Nisman podría retomarse en los próximos días. En el Gobierno creen que podría surgir otros datos que comprometan al fiscal.
Mientras tanto, la UTN le ofreció (de manera informal) a la fiscal Viviana Fein realizar un mapa de los teléfonos vinculados al caso Nisman, tal como se hizo en el caso de Mariano Ferreyra. “Se puede saber qué celulares estuvieron cerca de la computadora, con un margen de error de 3 metros, y quiénes estuvieron dentro del departamento”, explicó a este diario Ariel Garbarz, director del laboratorio Comsec de la UTN.

Fuente: Clarín

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here