Medios de comunicación árabes apoyan campaña militar sunita para hacer retroceder la expansión chiita iraní

Poco después de la medianoche del 26 de marzo, 2015 el Rey saudita Salman bin ‘Abd Al-‘Aziz anunció el lanzamiento de la Operación Tormenta Decisiva en Yemen, con la intención de restaurar el régimen yemení encabezado por el Presidente ‘Abd Rabbuh Mansur Hadi y hacer retroceder a los rebeldes houthi. [1] La operación militar fue una respuesta a la petición del Presidente Hadi, quien el 24 de marzo envió una carta urgente a los líderes del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) pidiéndoles “proveer ayuda urgente por todos los medios necesarios, incluida la intervención militar, a fin de defender a Yemen y su pueblo contra la agresión houthi”. [2]

Ese mismo día, el ministro de Relaciones Exteriores saudita Saud Al-Faisal anunció que Arabia Saudita estaba “dispuesto a satisfacer cualquier demanda del presidente yemení en nombre de Yemen, sea lo que sea y en cualquier dominio”. Este agregó que “la seguridad de Yemen y la seguridad de los estados del CCG son uno, y no pueden separarse”. [3] En una declaración emitida al inicio de la operación de parte de Arabia Saudita, la Unión de Emiratos Árabes, Qatar, Bahréin y Kuwait – es decir todos los Estados del CCG excepto Omán, que ha adoptado una política diferente respecto a la situación en Yemen – Asimismo declaró que estos estados habían decidido “cumplir con la solicitud del Presidente ‘Abd Rabbuh Mansur Hadi de defender a Yemen y su pueblo en contra de la agresión de las milicias chiitas… apoyadas por las fuerzas regionales que pretenden tomar el control de Yemen y convertirla en su base regional de influencia”. El comunicado explicó que esta agresión no sólo amenaza a Yemen sino a toda la región, así como también “la paz y la seguridad internacional” y, en particular a Arabia Saudita, ya que los houthis concentraban fuerzas, armas pesadas y misiles en sus fronteras. [4] El Secretario General de la liga árabe Nabil Al-Arabi también expresó su pleno apoyo a la operación. [5]

Según informaciones aparecidas en la prensa saudita, 10 países participan en la operación, incluyendo no sólo a Arabia Saudita, Qatar, Bahréin, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos, sino también Egipto, Jordania, Marruecos, Sudán y Pakistán. La operación comenzó con ataques aéreos saudíes en la sede houthi y bases militares en Sana’a, la eliminación de la totalidad de su arsenal de defensa aérea, incluyendo cuatro aviones de combate y baterías de misiles tierra-aire. De acuerdo al canal de televisión de Qatar Al-Jazeera, 185 aviones participan en la campaña, 100 de los cuales son sauditas. [6] Informes indican que la operación hasta ahora está limitada a ataques aéreos, pero que las fuerzas terrestres ya se están desplegando en la frontera de Yemen; Egipto, Jordania, Pakistán y Sudán han expresado su voluntad de participar en una campaña terrestre. Los Estados Unidos han expresado su apoyo a la operación, y anunciaron que estaban ayudando con inteligencia y apoyo logístico. [7]
El Embajador de Arabia Saudita en los Estados Unidos ‘Adel Al-Jubeir, dijo en una conferencia de prensa en Washington, DC, que la decisión de lanzar la operación fue tomada en consulta con los Estados Unidos y añadió: “Hemos intentado varias veces servir como mediadores, e intervenir por medio de la iniciativa del Golfo y mediante el diálogo nacional, a fin de efectuar una transición pacífica hacia la nueva Yemen. Pero los houthis rechazaron estos intentos y frustraron el proceso político… Es nuestro deber cumplir con la solicitud [del presidente de Yemen] y defender al pueblo yemenita…” [8]
Los estados árabes que participan en la operación, dirigidos por Arabia Saudita, tienen varios objetivos, el primero y más importante es repeler a los rebeldes houthi que se han apoderado de Yemen y ayudar al Presidente Hadi a recuperar el control del país. El mundo árabe en general y los estados del Golfo, en particular, han estado siguiendo los últimos acontecimientos en Yemen con preocupación. Mientras los aliados de Irán en el mundo árabe apoyaron el golpe houthi, los opositores iraníes – principalmente en los estados del Golfo – vieron a los houthis como agentes de Irán en su intento de apoderarse de otro país árabe, habiendo “ocupado” a Irak, Siria y el Líbano. Artículos en la prensa saudita hoy, y anteriores, expresaron pesimismo respecto a una solución política en Yemen y sostuvieron que una operación militar era la única manera de prevenir otro desastre regional como el de Siria.
Muchos editoriales en la prensa saudita y el Golfo acusaron a Irán de apoyar a los rebeldes houthi como parte de un plan para apoderarse de Yemen, sembrar la destrucción en la región y perjudicar a los estados del Golfo. En las últimas semanas, la crítica también fue dirigida a los Estados Unidos, que fue acusado de formar una alianza con Irán y ayudó a cubrir por los houthis que tomaban a Yemen. Rusia fue criticado también, por frustrar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU propuesta por los estados del CCG a fin de condenar a los houthis y responsabilizarlos por el fracaso de una solución política en Yemen.
Lo siguiente son extractos de artículos de prensa del Golfo sobre la crisis en Yemen, publicado antes y después del lanzamiento de la campaña militar.
Apoyo en la prensa saudita a una operación militar contra los houthis
Artículos saudíes: La intervención militar en Yemen es la única manera de evitar que se convierta en otra Siria
Frente al continuo avance houthi hacia el sur de Yemen, el bastión del Presidente Hadi, y desesperados por intentos de diálogo con los houthis, voces en la prensa saudita comenzaron a defender la suspensión del diálogo y la adopción de la opción militar. De hecho hace unas semanas, el 12 de febrero, 2015 el diario oficial saudita Al-Watany dijo en un editorial que el diálogo con los houthis era inútil y que “su voluntad de reanudar el diálogo no era más que una táctica, porque se niegan a ceder sobre las cuestiones en disputa… y ellos habitualmente violan los acuerdos y compromisos”. [9]
Con el lanzamiento de la “Operación Tormenta Decisiva” de Arabia Saudita en Yemen, la prensa saudí argumentó que la opción militar era la única opción que queda para Arabia Saudita y los estados árabes de salvar a Yemen de las garras de los houthis y del control iraní. El editorial de Al-Watanel 26 de marzo, 2015, el día en que comenzó la operación, afirmó: “La intervención militar en Yemen es la única opción, después que los houthis rechazaron todas las soluciones propuestas, para salvar a Yemen del desastre al que lo están conduciendo, y saboteó la iniciativa del Golfo cuya implementación había comenzado y no cooperaron con los esfuerzos de los países del CCG y el asesor especial de la ONU en Yemen, Jamal Benomar para restaurar la estabilidad en el país…
“Por tanto la Liga Árabe tiene una gran responsabilidad. El escenario sirio no debe repetirse en Yemen. Si para el momento la Liga Árabe fue incapaz de hacer nada para salvar al pueblo de Siria, debido a circunstancias específicas más allá de su control, debe abstenerse de [repetir] los errores que condujeron a esto y traer toda su presión para ponerla en acción en Yemen, junto con países amigos, antes de que ocurra un nuevo desastre regional”. [10]
Tariq Al-Homayed, el ex editor del diario saudita Al-Sharq Al-Awsatcon sede en Londres y actualmente columnista antiguo del diario, también escribió una columna el día que comenzó la operación en la que apoyó la intervención militar en Yemen para evitar la recurrencia del escenario sirio. Al-Homayed, que había publicado una columna de dos días antes al (24 de marzo) expresando su oposición a la intervención militar, por temor a que se presentaría una guerra de desgaste, ahora argumenta que la intervención era inevitable debido al avance houthi hacia Adén. Sin embargo, volvió a insistir en que dicha intervención tuvo que ser quirúrgica y precisa, para evitar ser absorbidos por una guerra de desgaste.
Este escribió: “Con la escalada armada por los houthis junto al grupo del [ex presidente ‘Alí ‘Abdalá] Saleh y con el apoyo de Irán, dirigido a la caída de Adén… es importante ahora preservar la legitimidad, es decir, el presidente ‘Abd Rabbuh Mansur Hadi y la institución de la presidencia. Esto no va a suceder a través del diálogo, que los houthis rechazan al mismo tiempo que trabajan para anularlo de contenido. Esto ha sucedido con todos los acuerdos en nuestra región a los cuales Irán estuvo conectado, desde el Líbano a Gaza, [incluyendo] la reconciliación palestina, y también en la prerrevolucionaria Siria e incluso en Irak…
“El problema en Yemen y en toda el área de influencia iraní en nuestra región es que las milicias, aquellos que escenifican los golpes de estado y llevan a cabo aventuras [temerarias] operan de acuerdo a las leyes de la selva y a las formas de las milicias, mientras que los estados moderados operan de acuerdo con el derecho internacional… Pero ha llegado la hora de disuadirlos a todos ellos, con fuerza y ​​determinación. No hay más remedio que cambiar la ecuación, y el primer paso [a tomar] es trabajan para neutralizar la fuerza aérea houthi con el fin de apoyar al [liderazgo] legítimo con armas y tal vez incluso más que esto – a condición de que los estados moderados eviten ser arrastrados hacia una guerra de desgaste. La acción debe ser quirúrgica, precisa y dolorosa y debe [ser realizada] lo antes posible, para que la lamentable experiencia de [los esfuerzos en] apoyar al Ejército de Liberación de Siria no se repita a sí mismo. Además, las disputas entre los aliados regionales, como las que existían con respecto a la oposición siria, no deben repetirse”. [11]

Crítica a los Estados Unidos y Rusia por apoyar a los houthís e Irán
Editorial en diario de Qatar: Alianza Estados Unidos-Irán habilita a Irán a ocupar países árabes
El editorial del diario de Qatar Al-Quds Al-Arabicon sede en Londres acusó a los Estados Unidos de hacer una alianza extraña con Irán, y que le permite hacerse cargo de la región de una manera sin precedentes. El editorial afirma: “La cubierta que Irán y los Estados Unidos están proporcionando a la houthís y sus aliados coloca a sus opositores políticos locales en una situación difícil, y ayuda a debilitar y dividirlos… El bizarro eje Washington-Teherán-houthi que se está formando refleja la patente angustia de los estados del Golfo y del [mundo] árabe en general. Esta continua erosión de la [capacidad de] los árabes de desempeñar un papel en Yemen revela una amplia crisis [árabe]. El retiro continuo ante el ataque iraní – que ya ha logrado tomar más de cuatro capitales árabes… [es decir] Saná, Bagdad, Damasco y Beirut – revela la vergüenza de los árabes.
“Si el asunto se hubiese limitado solo a Yemen, no habría tenido sentido. Pero la larga sombra de esta alianza Estados Unidos-Irán, [formada] bajo la consigna de la guerra al Estado Islámico y sobre las organizaciones de Al-Qaeda, [incluyendo al afiliado de Al-Qaeda en Yemen] Ansar Al-Sharia, junto con el apoyo incondicional prestado por algunos países árabes a esta agenda estadounidense, crea circunstancias históricas [que permiten] una toma iraní sin precedentes de la región. Como parte de esta toma, el desmoronado acuerdo Sykes-Picot será sustituido por protocolos que dividirán la influencia entre Teherán, Israel y los Estados Unidos, mientras que los regímenes árabes, ocupados llevando a cabo el plan de sus enemigos, se convertirán en las piezas débiles en el juego de ajedrez del mundo de naciones, que las utilizaran como peones que no pueden negarse a ser movidos [de un lugar a otro]…” [12]

Un editorial del diario saudita ‘Okaz también criticó la política estadounidense y atacó las declaraciones del Secretario de Estado estadounidense John Kerry, quien le dijo al Congreso que parece ser que los líderes iraníes estaban ‘sorprendidos’ por los acontecimientos en Yemen y pidió a los Estados Unidos actuar a fin de impedir el alzamiento houthi allí. El editorial afirmó: “La respuesta del Secretario de Estado estadounidense John Kerry al Congreso crea incertidumbre en cuanto a la postura de la administración estadounidense sobre los graves acontecimientos en Yemen. Kerry dijo que los houthis están detrás de la caída del gobierno de Yemen, pero agregó – de la misma manera – de que los líderes iraníes estaban aparentemente “sorprendidos” por los acontecimientos en Yemen. Toda la comunidad internacional ya entiende que Irán estaba implicado en causar el caos y en establecer la guerra sectaria en Yemen…
“El gobierno de Estados Unidos debe saber la verdad sobre los acontecimientos en Yemen. Esta verdad no fue en lo absoluto una sorpresa para Irán, cuya intromisión ha destruido a Irak y Siria, y en gran medida contribuyó a la inestabilidad en el Líbano. Ahora, [Irán] está tramando complots sectarios contra los logros y habilidades de Yemen apoyando a la milicia rebelde houthi. No vamos a permitir en lo absoluto el blanquear de las acciones de Irán en el derramamiento de sangre inocente yemení, ya que es este el que realmente está apoyando a las milicias houthi y el golpe de estado contra los órganos legítimos oficiales de Yemen. Por lo tanto, el golpe de estado en Yemen es un golpe de estado iraní en forma, esencia, ideología, voz y apoyo logístico e [Irán] es una parte inseparable de los acontecimientos en Siria, Irak y Líbano [también].
“Si Kerry no lo sabe, sólo tiene que escribir el nombre ‘Qassem Soleimani’ en un buscador… para darse cuenta de que Soleimani es el ingeniero de la destrucción del ummahárabe y el ideólogo de la filosofía sectaria de los ayatolás de Qom en la región. Si el Secretario Kerry sabía de esto, entonces es un problema, y ​​si no lo sabía, es un problema aún mayor. El gobierno de Estados Unidos debe aumentar la presión sobre el movimiento rebelde houthi a fin de que termine su golpe de estado en contra del [régimen] legítimo de Yemen…” [13]

Editorial saudita: Rusia es un socio de Irán en sembrar el caos en los países árabes
Un editorial del diario oficial saudita Al-Sharqtambién dirigió sus críticas a Rusia por oponerse a una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU propuesta por los estados del CCG en condenar a los houthis y responsabilizarlos por el fracaso de una solución política en Yemen. [14] El editorial acusó a Rusia de asociarse con Irán a fin de provocar el caos en el Medio Oriente: “…Moscú y Teherán detrás de este, están jugando un papel peligroso en causar el caos en el Medio Oriente. Moscú ya ha utilizado su derecho a veto [para frustrar] una resolución del Consejo de Seguridad con el objeto de poner fin a la guerra en Siria, poniéndose de lado del régimen de Assad. Hoy está del lado de los houthis, lo que demuestra que Rusia es el socio de Irán en causar el caos en los países árabes a fin de hacer realidad los objetivos regionales [de Irán y Rusia] – para ampliar y extender su influencia, tal como lo han hecho [ya] en Siria e Irak”. [15]
[1] Alarabiya.net 26 de marzo, 2015.
[2] Al-Hayat (Londres) 26 de marzo, 2015. En una entrevista del 25 de marzo, 2015 con el diario oficial saudita Al-Watan, el Ministro de Relaciones Exteriores de Yemen Riad Yassin repitió la petición de su país para una intervención militar saudí antes de que fuera demasiado tarde. Al-Watan (Arabia Saudita) 25 de marzo, 2015.
[3] Al-Sharq Al-Awsat (Londres) 23 de marzo, 2015.
[4] Al-Hayat (Londres) 26 de marzo, 2015.
[5] Al-Wafd (Egipto) 26 de marzo, 2015.
[6] Alarabiya.net, aljazeera.net 26 de marzo, 2015.
[7] Al-Quds Al-Arabi (Londres), Aljazeera.net, alarabiya.net 26 de marzo, 2015.
[8] Al-Hayat (Londres) 26 de marzo, 2015.
[9] Al-Watan (Arabia Saudita), 12 de febrero, 2015.
[10] Al-Watan (Arabia Saudita) 26 de marzo, 2015.
[11] Al-Sharq Al-Awsat (Londres) 26 de marzo, 2015.
[12] Al-Quds Al-Arabi (Londres), 2 de febrero, 2015. También véase MEMRI Despacho Especial No. 5956, “Al-Quds Al-Arabi’: La nueva alianza Estados Unidos-Irán – Una amenaza a los países árabes, 5 de febrero, 2015.
[13] ‘Okaz (Arabia Saudita) 26 de febrero, 2015.
[14] Alarabiya.net 12 de febrero, 2015.
[15] Al-Sharq (Arabia Saudita) 14 de febrero, 2015.

Fuente: Memri.org / PorIsrael.org

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here