Diálogo nuclear con Irán: El camino de la sospecha al entendimiento

Pese a que se cumplió el plazo sin llegar a un acuerdo sobre el plan nuclear iraní, el clima que reinaba anoche en Lausana era de optimismo, después de que Rusia anunciara que los puntos clave de la negociación ya habían sido aceptados y que en las próximas horas se redactará un documento.

Estados Unidos aceptó ayer extender el plazo límite para lograr un acuerdo sobre el programa nuclear iraní, y resaltó que se lograron «muchos progresos» en las últimas horas. Unos avances que, según Washington, justificaron que se extiendan las maratonianas jornadas de negociaciones. «Hemos logrado muchos progresos en los últimos días como para justificar quedarnos hasta el miércoles. Hay varias cuestiones pendientes», dijo la vocera del Departamento de Estado, Marie Harf.
La tensión por el caso nuclear iraní data de 2002

¿Cuál es el problema?

A mediados de 2012 se descubrió que Irán mantenía un programa nuclear secreto, al margen de las inspecciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Desde entonces la comunidad internacional presiona al gobierno para tener garantías de que su programa no se desviará para fabricar armas nucleares.

¿En qué consiste la negociación?

El objetivo es que Teherán acepte limitaciones temporales a su programa nuclear de forma que, si decidiera fabricar una bomba, necesite al menos un año y la comunidad internacional tenga tiempo de reaccionar. A cambio, se le ofrece un progresivo levantamiento de las sanciones económicas.

¿Por qué les lleva tanto tiempo?

Por la desconfianza recíproca entre Irán y Occidente, en especial Estados Unidos, que no tiene relaciones diplomáticas con Teherán desde la toma de su embajada en 1979. En la recta final el canciller iraní, Javad Zarif, dijo que «está resuelto el 90% de las cuestiones técnicas».

¿Qué se logró y qué falta acordar?

En los últimos 18 meses los negociadores consensuaron un compromiso que reduce a un 40% la actual capacidad nuclear de Irán. Sin embargo, los delegados iraníes rechazan que el levantamiento de las sanciones se vincule al cumplimiento de sucesivas etapas y buscan en cambio la anulación inmediata de las sanciones internacionales, no bien se firme el acuerdo entre las partes.

¿Qué va a cambiar si se logra el acuerdo?

En lo inmediato, la percepción de Irán como un país que se salta las normas internacionales y, sobre todo, su apertura a las inversiones y los negocios extranjeros. Sus 78 millones de habitantes lo convierten en un apetitoso mercado.

Fuentes: La Nación/El País

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here