Detienen una célula yihadista en España: planeaban atentados en Cataluña

Los 11 miembros de una célula vinculada al Estado Islámico (EI) detenidos este miércoles por los Mossos d’Esquadra tenían previsto cometer atentados terroristas «concretos» en Cataluña. Así lo ha confirmado el conseller de Interior, Ramon Espadaler, quien también ha vinculado a los arrestados con el envío de, al menos, cuatro jóvenes para combatir junto al EI en Siria e Irak.

En rueda de prensa tras darse por cerrada la operación tras 13 meses de investigación, Espadaler ha asegurado que los detenidos «estaban decididos a atentar» en el territorio. Aunque el titular de Interior ha eludido especificar si se han localizado explosivos o armas en los 13 registros realizados en municipios de Barcelona y Tarragona, sí ha insistido en que esa «voluntad de atentar» quedó constatada durante la investigación. Fuentes judiciales han confirmado, sin embargo, que algunos de los detenidos habían fotografiado con sus móviles edificios emblemáticos de Barcelona, informa Efe.

Entre los detenidos se cuentan diez hombres -uno de ellos un menor de 17 años- y una mujer, la mitad de ellos convertidos al Islam. Según datos que ha revelado «sorprendido» el conseller de Interior, cinco de los arrestados son nacidos en Cataluña de familias españolas y sin ascendencia musulmana y un quinto es originario de Paraguay. El resto del grupo serían ciudadanos procedentes de Marruecos.

Según fuentes conocedoras de la investigación, el líder de la trama sería, precisamente, uno de los ciudadanos conversos, identificado como Antonio S., detenido esta mañana en la calle Plini el Vell de Sabadell. En esa localidad se han producido varias detenciones. La mayoría de los arrestos, sin embargo, se han llevado a cabo en Terrassa, con hasta siete. Las demás se han repartido entre Barcelona, Sant Quirze del Vallés y Valls (Tarragona), donde también se ha registrado un gimnasio al que acudían a entrenarse dos de los detenidos.

La red que los Mossos dan por completamente desarticulada tenía entre sus principales objetivos el envío de activistas radicalizados a Siria e Irak. Un extremo que habrían logrado con éxito en al menos una ocasión, con un joven que permanece desaparecido y sobre quien pesa una orden internacional de búsqueda. Los otros tres presuntos yihadistas, vecinos de Terrassa, Sabadell y Monistrol de Montserrat, fueron detenidos en Bulgaria el pasado diciembre antes de alcanzar Turquía. Dichas detenciones fueron, de hecho, las que permitieron a los investigadores cerrar el cerco sobre una célula del Estado Islámico que los Mossos consideraban «jerarquizada y estructurada».

Al contrario de los casos conocidos hasta el momento, la red habría logrado reclutar y radicalizar a sus activistas esquivando los foros y las redes sociales. Según ha explicado el comisario jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, el acercamiento se habría realizado a través «de charlas» y encuentros en persona.

La operación, bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional y en la que han participado más de 360 agentes de Mossos. En algunos de los registros los Mossos d’Esquadra han incorporado a perros de la unidad canina especializadas en la localización de explosivos.

Se trata de la cuarta operación antiyihadista que se lleva a cabo en Cataluña en el último mes y medio, las cuales hasta ahora se habían limitado a golpear a redes de captación y radicalización. Pese a que la operación llevada a cabo hoy ha permitido abortar un posible atentado, el Departament d’Interior mantiene el nivel de alerta antiterrorista en un nivel 3 sobre un total de 5.

Fuente: ElMundo.es

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here