La centroizquierda: el pacto con Irán debe prever el ataque de Israel

Los líderes del Campo Sionista, Itzhak Herzog y Tzipi Livni, presentaron su plan político alternativo con respecto al programa nuclear de Irán. La alianza electoral de centroizquierda – conformada por el Laborismo y el partido Hatnuá- reclama que un acuerdo final entre las potencias mundiales y Teherán debería incluir una cláusula o estipulación que legitime una acción militar israelí contra las instalaciones atómicas iraníes si Irán viola los términos del acuerdo e intenta fabricar armas nucleares.
Los dirigentes de la centroizquierda llaman a una “discusión estratégica comprehensiva, íntima y profunda con Estados Unidos”, indicando que todas las cuestiones sobre la mesa deben ser aclaradas con Washington antes que las potencias mundiales firmen el acuerdo final con Ia República Islámica.
El Campo Sionista, que ha alcanzado el segundo lugar en las elecciones de Israel, encabezará la oposición si no se conforma un gobierno de unidad nacional.
En el documento, el Campo Sionista insta a implementar los “cambios necesarios” en el acuerdo marco alcanzado entre el Grupo 5+1 e Irán, para que Israel pueda “enfrentarse con un Irán dotado de bombas atómicas y con su papel como patrocinador del terrorismo regional”.
El texto sostiene que Teherán debe ser consciente de que si trata de fabricar armas nucleares “todas las opciones, incluyendo las sanciones y las acciones militares”, permanecerán sobre la mesa.
El documento sugiere como “cerrar los agujeros” en el acuerdo marco y mejorarlo en cada una de sus secciones. La propuesta se refiere a mejoras focalizadas principalmente en las condiciones y limitaciones del levantamiento de las sanciones sobre Irán.
El Campo Sionista exige que “el levantamiento de las sanciones se haga gradualmente en un acuerdo marco predefinido coincidiendo con el pacto iraní”, y sugiere que si la República Islámica no cumple con su parte, las sanciones sean restauradas automáticamente con todo su vigor.
El texto también llama a aumentar las capacidades de la agencia nuclear de la ONU que vigila el cumplimiento del Tratado de No Proliferación nuclear, OIEA, incluyendo el acceso de los inspectores a documentos, a funcionarios y a sitios donde la presunta actividad nuclear iraní podría tener lugar.
El documento también llama a rehabilitar las relaciones entre Israel y Estados Unidos, y a mejorar la coordinación sobre Irán; mientras es implementado el acuerdo.
El plan fue elaborado en gran medida por el ex jefe de la Inteligencia Militar, Amos Yadlin, actual director del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS), y un equipo de especialistas del “think tank” (grupo de estudio), que dirige.
Fuente: Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here