Gabriela Scheyer: «No puedo dejar de emocionarme con las reflexiones de los jóvenes que marchan por la vida»

Gabriela Scheyer, directora ejecutiva del Museo del Holocausto, dialogó en exclusiva con la CADENA JUDÍA DE INFORMACIÓN VIS A VIS sobre la experiencia que está viviendo por cuarto año consecutivo como guía del proyecto Marcha por la Vida, y además comentó la importancia de que los jóvenes transmitan el mensaje que dejó el horror del Holocausto.


– ¿Qué expectativas tenías antes de ser una de las guías de Marcha por la Vida? 

– Este es el cuarto año que acompaño a un grupo de jóvenes a Polonia en el marco de marcha por la vida. Cada año es una nueva experiencia, caga grupo nos enseña algo diferente. Si bien la mayoría de los lugares que recorremos año a año se van repitiendo, cada marcha es un nuevo desafío. Para los guías, educadores en Polonia, es una enorme responsabilidad la que tenemos e intentamos transmitir de la mejor forma posible no sólo lo ocurrido antes y durante la Shoá, sino poder generar en los marchistas un aprendizaje significativo; algo que los incentive a seguir reflexionando, preguntado,aprendiendo y transmitiendo.

– ¿Porqué es importante seguir participando de Marcha por la Vida?

– Marcha por la Vida es un plan educativo que despierta en los participantes sensaciones variadas e intensas y muchos aprendizajes. No es un viaje como cualquier otro; es una experiencia que deja huellas, marcas, preguntas, dilemas, sensaciones, emociones y que nos conecta con una parte de nuestra historia como humanidad. Participar del proyecto no es sólo adquirir nuevos conocimientos, sino es transmitir un mensaje de vida, es demostrar que estamos, que seguimos y que marchamos.

– ¿Qué palpaste en la juventud que está participando?


– No puedo evitar dejar de conmocionarme con las miradas, las palabras, reflexiones de tantos jóvenes que marchan por la vida. Marchan por lo ocurrido y por un mejor futuro. Marchan para estar presentes, para sentirse vivos y activos. Marchan por la vida en un lugar donde se marchaba por la muerte. Eso me emociona. Ver a tantos jóvenes comprometidos, interesados, reflexionando, debatiendo, alzando bien alto la bandera de la vida.

Tuve la oportunidad de hablar con David Galante y él me comentó que todavía el mundo no maduro con respecto a las atrocidades que se vivieron en el siglo XX ¿Estás de acuerdo? ¿Porqué?


– Considero que la humanidad entera tiene mucho que aprender todavía, y ese es nuestro principal desafío como educadores. para que semejantes atrocidades no vuelvan a ocurrir, no sólo se necesita de la memoria, sino de la educación y por sobre todo de la acción. ser indiferentes es la peor respuesta frente a estos hechos. Considero que como dice Galante, todavía tenemos mucho para aprender y para hacer.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here