Netanyahu espera cerrar esta semana acuerdos de coalición

El partido Likud del primer ministro, Biniamín Netanyahu, ganador de los comicios de marzo, espera cerrar esta semana varios acuerdos para incluir en el próximo Ejecutivo a un grupo centrista y a dos ultra ortodoxos.

Así lo aseguraron destacadas fuentes el Likud al diario Haaretz, que adelanta que el primero de los acuerdos de coalición se podría producir incluso antes del miércoles.

Ese día cumple el plazo establecido para que Netanyahu anuncie la formación del próximo Ejecutivo, aunque se da por hecho que solicitará al presidente, Reuven Rivlin, una prórroga de dos semanas adicionales para continuar negociando con diferentes formaciones.

El rotativo consigna que los primeros acuerdos incluirán a la formación centrista Kulanu, a la que se sumarán los dos partidos ultra ortodoxos con representación parlamentaria: el sefardí Shas y el askenazí Judaísmo Unido de la Torá.

Analistas políticos consideran que Netanyahu tiene buenas opciones para conformar un gobierno de derecha con el apoyo de 67 de los 120 legisladores de la Cámara (Kneset).

Para lograr ese objetivo tiene intenciones de sumar a la coalición a otros dos partidos nacionalistas: Habait Haiehudí (Hogar Judío), del dirigente Naftalí Bennett, e Israel Beitenu (Israel Nuestro Hogar) del actual canciller Avigdor Lieberman.

Con todo y pese al optimismo reinante en el Likud, estas últimas formaciones aseguran que aún les separan divergencias y queda trabajo por hacer para llegar al consenso.

Está previsto que el primer ministro se reúna con el jefe del Estado el lunes o martes para pedir la prórroga debido a que el miércoles es la jornada nacional en recuerdo de los caídos y Rivlin ha indicado que en esa fecha no convocará a Netanyahu.

El primer ministro aseguró tras el triunfo electoral el pasado 17 de marzo que cerraría con celeridad, en el plazo de dos o tres semanas, un nuevo gobierno, el cuarto que encabeza en su carrera.

Sin embargo, las discusiones en torno al reparto de carteras de peso y jefaturas de comisiones legislativas, así como las políticas que seguirá el nuevo ejecutivo en el que se sentarán los ultra ortodoxos tras estar ausentes en la última legislatura, parecen haber dificultado hasta ahora ese fin.

Mientras tanto, la posibilidad de que la plataforma de centro-laborista Campo Sionista se una a la coalición parece alejarse, después de que su dirigente, Isaac Herzog, insistiera en su decisión de sentarse en la oposición.

Fuente: EFE

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here