El Estado Islámico ejecutó a un activista por informar sus atrocidades en Siria

Quienes denuncian los crímenes yihadistas viven bajo amenaza. Uno de ellos fue ejecutado en Aleppo ante una muchedumbre, mientras la propaganda presenta a ISIS como un país campesino y feliz.
Las imágenes previas a la ejecución de un hombre acusado de divulgar informaciones sobre el Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) en Aleppo, Siria, fueron publicadas por el canal yihadista Halab Media Center.
Los activistas que operan en Siria alimentando a los medios con denuncias sobre las prácticas criminales de los seguidores de Abu Bakar al Baghdadi han tenido éxito utilizando las redes sociales, pero siempre arriesgando su vida.
Uno de ellos ha pagado el precio más alto y su ejecución ha sido utilizada -como tantas otras- para amedrentar a una población, que se ha acostumbrado a este tipo de salvajes castigos llevados a cabo en la vía pública.
En las imágenes se puede ver a la víctima con las manos atadas a la espalda y el rostro cubierto con una máscara anaranjada, al igual que la ya conocida ropa con la que visten a los prisioneros en los videos que emiten. El nombre del presunto activista no ha sido divulgado por el grupo.
Un país «pacífico y agricultor»
Al mismo tiempo que decapita cualquier tipo de oposición, en otros mensajes presentan a su califato como una tierra de de paz y agricultura floreciente, donde campos de siembra de verduras florecen alimentados por sistemas de riego que pueden compararse con los de cualquier otro sembradío del planeta.
Un grupo de jóvenes de aspecto feliz y trabajando con niños se exhiben realizando sus tareas de recolección en campos con un sistema de riego similar a cualquier granja occidental.
La escena del campo feliz contrasta con las masacres que día a día practican los yihadistas y que cada vez están más decididos a publicitar. La idea de aterrorizar a sus enemigos o bien desactivar cualquier foco de resistencia local está omnipresente en la propaganda de los medios creados por el califato.
La estrategia se hizo más presente tras las primeras derrotas dolorosas -la pérdida de Kobane en Siria y la de Tikrit en Irak son las más importantes-, al tiempo que varias cuentas sostienen que pronto habrá contraataques para recuperar posiciones perdidas a manos de los kurdos, el ejército iraquí o las milicias chiitas proiraníes.
En las últimas semanas, el rumor sobre la probable muerte de Al Baghdadi se agigantó, pero una versión publicada por The Guardian indica que el autoproclamado califa no falleció, sino que fue herido de gravedad y ha delegado sus tareas diarias de conducción de ISIS mientras se recupera en alguna parte de los territorios que sus milicias han conquistado desde 2010 en adelante.
Fuente: Infobae

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here