Netanyahu concluye su mandato con un discurso triunfalista

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, celebró su última reunión del Consejo de Ministros de la actual legislatura con un discurso triunfalista en el que destacó logros en los terrenos de la seguridad, políticos y económicos.

«Veo el papel de liderar un país como recibir un preciado activo, el país, y mi responsabilidad como primer ministro y la nuestra como Gobierno es la de devolver al público un país más seguro, próspero y desarrollado», afirmó Netanyahu al inicio de la reunión.

El jefe del Gobierno añadió que «pese a las dificultades» y los escasos «dos años» de duración del actual Gobierno, «podía definitivamente afirmar» que había impulsado avances en diversas áreas.

En el plano de la seguridad, aseguró «haber derrotado los esfuerzos de (la organización terrorista chií libanesa) Hezbollah en el sur de El Líbano, a través de los intentos de Irán de abrir un nuevo frente en los Altos del Golán y de pasar armas avanzadas de Siria a Líbano, además de los intentos de Hamás de perpetrar ataques estratégicos en el sur» del país.

Netanyahu señaló que con la última confrontación en la Franja de Gaza, en la que murieron cerca de 2.200 palestinos – la mitad de ellos integrantes de las organizaciones terroristas islámicas- y 67 israelíes «dimos a Hamás el golpe más fuerte sufrido nunca desde su fundación».

En paralelo, manifestó haber trabajado «incesantemente para impedir que Irán se arme con armas nucleares».

Y en el terreno diplomático destacó haber hecho «un nuevo esfuerzo destinado a lograr un acuerdo con los palestinos, pero una vez más, cuando había necesidad de adoptar decisiones difíciles, (el presidente palestino, Mahmud Abbás) Abú Mazen decidió abandonar las negociaciones».

Destacó el impulso dado bajo su Gobierno a los lazos comerciales con países como India, China y Japón, y puso especial énfasis en que Israel se haya convertido en miembro observador de la Alianza del Pacífico.

Por último, enfatizó haber desarrollado la industria de la ciberseguridad, el haber elevado el salario mínimo y mantenido baja la tasa de desempleo, así como «bloquear completamente la inmigración ilegal» en sus fronteras, «algo que ningún otro país occidental del mundo ha podido conseguir», recalcó.

Sus críticos y miembros de la oposición han achacado al gobierno saliente de Netanyahu no haber resuelto el problema de la vivienda y la carestía de la vida en el país. Con respecto a diálogo con los palestinos, no hay grandes expectativas porque la mayoría de los israelíes considera que éstos últimos no han abandonado sus aspiraciones de erradicar (o limpiar étnicamente) a los judíos de Israel –Hamás de un solo golpe y la OLP a través de varias etapas- por lo que no hay muchas expectativas sobre el proceso de paz, pero sí gran preocupación por el aumento del aislamiento internacional del Estado judío.

Fuentes: EFE y Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here