Devuelven el primer cuadro de la colección de arte robada por los nazis

«Mujer sentada», de Henri Matisse, es una de las 1.500 obras que tenía en su casa el coleccionista Cornelius Gurlitt. Se la restituyeron a la familia de un marchante francés a quien le expropiaron 400 pinturas. 
El primer cuadro de la valiosa colección confiscada por los nazis que atesoraba el fallecido Cornelius Gurlitt fue devuelto hoy a los herederos de quien fue su propietario legítimo. «Los herederos de Paul Rosenberg están contentos de poder confirmar la restitución de la ‘Mujer sentada’ de Henri Matisse, hallada en 2012 en el domicilio de Cornelius Gurlitt en Munich», comunicó la familia de su legítimo dueño.
El representante de la familia Rosenberg, Christopher Marinello, aseguró que la obra «se encuentra en buen estado». Fue el encargado de recibir el cuadro cerca de la capital bávara y sin la presencia de los medios, en contra de lo inicialmente previsto. «Este es un día muy feliz. Mis clientes están muy contentos y agradecidos», dijo Marinello, en unas declaraciones a la agencia de noticias DPA.
Antes de regresar a los herederos de Rosenberg, el cuadro, del que Marinello dijo no saber dónde estará colgado en un futuro, será ampliamente restaurado, pues desde el propio Matisse (1869-1954) nadie volvió a tocarlo.
Tras conocerse el hallazgo en 2012 de 1.280 obras en el domicilio de Gurlitt en Munich y posteriormente de cerca de otras 240 en la vivienda en Salzburgo del coleccionista, la familia Rosenberg luchó por la restitución del óleo de Matisse, que durante décadas constó como extraviado. «Los últimos 18 meses fueron como una montaña rusa. No esperábamos que fuera a tardar tanto», señaló Marinello al referirse a la dilación en la entrega del cuadro.
El grupo especial encargado de la identificación de los cuadros pertenecientes a la colección de Gurlitt determinó que el óleo «Mujer sentada» había sido confiscado por los nazis al marchante francés de origen judío Paul Rosenberg, a quien -según Marinello- expropiaron unas 400 obras, de las que 60 continúan desaparecidas.
La primera lista de los cuadros robados por los nazis
El cuadro, de 55,4 por 46,5 centímetros, fue pintado por el artista a principios de los años 20 y estuvo durante un tiempo en manos del mariscal del Tercer Reich Hermann Göring antes de ir a parar a la colección de Gurlitt. Antes de su muerte, el 6 de mayo de 2014, Gurlitt -hijo de Hildebrand Gurlitt, uno de los cuatro marchantes de Adolf Hitler- anunció a través de sus abogados la devolución del óleo a las nietas de Rosenberg.





Fuente: Clarín

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here