Se interrumpió por cuarta vez el juicio a la dirección del grupo neonazi »Amanecer Dorado»

El juicio a la dirección del partido neonazi griego Amanecer Dorado volvió a interrumpirse hoy por cuarta vez consecutiva, nada más empezar la vista, debido a nuevos problemas de procedimiento.
El proceso continuará el 4 de junio, después de que los abogados de la defensa anunciaran que se retiraban porque no se cumplían las condiciones de seguridad necesarias para defender a sus clientes.
Aludieron así al incidente que se produjo cuando unos detenidos del grupo anarquista “Conspiración de Núcleos del Fuego”, que la policía trasladaba a una habitación contigua, irrumpieron en la sala donde se celebraba el juicio y lanzaron botellas de plástico de agua al grito de “¡Fascistas, os vamos a colgar!”.
Esto provocó un gran revuelo, ya que varios policías tuvieron que intervenir para controlar a los atacantes.
Cuando la presidenta del tribunal anunció la interrupción del juicio, la madre de Pavlos Fyssas, el rapero izquierdista asesinado presuntamente a manos de un militante neonazi, gritó a los acusados: “¡Fascistas esto es lo queréis. Asesinos, os apoyan las armas del ejército, por eso no tenéis miedo!”.
A continuación, se dirigió al acusado de la muerte de su hijo, al que también le llamó asesino.
Una vez más no estuvieron presentes el líder del partido ultraderechista, Nikolaos Mijaloliakos, y la mayoría de los diputados, que estuvieron representados por sus abogados.
Todo apunta a que los dirigentes de Amanecer Dorado siguen la estrategia de no asistir al juicio y de dilatarlo para restarle protagonismo político y que decaiga la atención mediática.
De los 68 acusados, todos excepto tres deben responder a las acusaciones de dirección y pertenencia a organización criminal, mientras algunos también se enfrentan a delitos de asesinato y posesión ilegal de armas, archivos y drogas.
El detonante de la investigación al partido ultraderechista, que llevó a prisión en octubre de 2013 a la cúpula de la formación, fue el asesinato de Fyssas en septiembre de ese año presuntamente a manos de un militante de Amanecer Dorado, Yorgos Rupakiás.
A las puertas de la prisión de máxima seguridad de Korydalós, a unos diez kilómetros del centro de Atenas, se concentraron hoy de nuevo cerca de medio centenar de manifestantes pertenecientes a movimientos antirracistas que corearon eslóganes contra el fascismo y a favor de trasladar el juicio a otra ubicación.
El ministro de Justicia, Nikos Paraskevópulos, se ha comprometido a adecuar otra sala para celebrar el proceso, que estará lista a partir de septiembre, y a buscar una nueva ubicación hasta ese momento.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here