Natan Sharansky pide a los judíos del mundo luchar contra el acuerdo nuclear de Irán

El famoso activista de los derechos humanos Natan Sharansky, un ex preso político, hace un llamamiento a los judíos del mundo para luchar contra el gobierno de Estados Unidos sobre el acuerdo nuclear iraní.

Recordando la lucha de los judíos del mundo hace 40 años por la libertad de los presos políticos en la ex Unión Soviética, incluyendo la suya, Natan Sharansky, presidente de la Agencia Judía para Israel y un activista de los derechos humanos internacionalmente aclamado, ha pedido a los judíos de todo el mundo que se enfrenten a la administración de Obama por el acuerdo nuclear con Irán.

En un  artículo de opinión del Washington Post, Sharansky escribe que “en estos días, como muchos israelíes y judíos de América, me encuentro en una situación precaria y dolorosa”.

“Aquellos de nosotros que creemos que el acuerdo nuclear ahora sólo firmado entre las potencias mundiales e Irán es peligrosamente erróneo nos vemos obligados a criticar al mejor amigo y aliado de Israel, el gobierno de los Estados Unidos. Luchamos por lo que pensamos que es correcto, tanto para nuestro pueblo como para el mundo, nos encontramos en desacuerdo con la potencia en mejores condiciones para proteger y promover la estabilidad. Y en lugar de unirse al coro de esperanza de los que creen que la paz está en el horizonte, hay que arriesgar dando la impresión de que de alguna manera preferimos la guerra”.

Los judíos soviéticos gratuitoUna de las muchas manifestaciones en la década de 1970 por la libertad de los prisioneros soviéticos. (American Jewish Historical Society)

“Por difícil que sea esta situación, sin embargo, tiene precedentes”, señala. “Los judíos han estado aquí antes, hace 40 años, en una coyuntura histórica no menos aterradora o fatídica que la de hoy”.

A principios de la década de 1970, el entonces presidente de Estados Unidos Richard Nixon inauguró su política de distensión con la Unión Soviética con un ambicioso objetivo: poner fin a la Guerra Fría por la normalización de las relaciones entre las dos superpotencias.

Entre los obstáculos que Nixon enfrentó fue la negativa de la URSS para permitir inspecciones in situ de sus instalaciones de armas, al igual que Irán está haciendo ahora.

“Sin embargo, la Unión Soviética, con su economía muy rígida y atrofiada, necesitaba desesperadamente la cooperación del mundo libre, que Nixon estaba dispuesto a ofrecer”, según Shransky. “El problema era que no estaba dispuesto a exigir lo suficiente de Moscú a cambio. Y así, mientras Nixon se movía para conceder a la Unión Soviética el estatuto de nación más favorecida, y con ello los mismos beneficios comerciales que los aliados de Estados Unidos, el senador demócrata Henry Jackson de Washington propuso lo que se convirtió en una enmienda histórica, condicionando la eliminación de las sanciones de la Unión Soviética mientras permitía la emigración libre para sus ciudadanos”.

La administración en la Casa Blanca en aquel momento “se opuso furiosamente”, explica Sharansky. “También afirmó que mediante la mejora de las relaciones con Moscú, sería más capaz de protegernos personalmente y asegurar que algunos judíos pudieran emigrar cada año. Esto puso a los activistas judíos dentro de la URSS en una posición difícil. Temíamos oponernos a nuestro mayor benefactor, pero queríamos la libertad para todos los judios soviéticos, y creíamos que únicamente resultaría de la presión implacable de derribar la Cortina de Hierro. Es por esto que, a pesar de los riesgos evidentes y las amenazas del KGB, se optó por apoyar públicamente la enmienda”.

Los judíos norteamericanos tomaron una decisión difícil

“Las organizaciones judías estadounidenses también se enfrentaron a una elección difícil”, continuó Sharansky. “Se mostraron renuentes a hablar en contra del gobierno de Estados Unidos y parecen poner el ‘estrecho’ interés judío por encima de la causa de la paz. Sin embargo, también se dieron cuenta de que estaba en juego la libertad de todos los judíos soviéticos, y apoyaron activamente la política de unión”.

P5 + 1 líderes posan con el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif después de las negociaciones nucleares en Lausana, Suiza, el 02 de abril 2015Líderes P5 + 1 posan con ministro de Exteriores iraní Javad Zarif en Lausana, Suiza. (Departamento de Estado de Estados Unidos)

Después de una gran batalla, y muchas amenazas por el régimen soviético, se aprobó la enmienda. “Al condicionar esta ayuda a la apertura de las puertas de la URSS, los Estados Unidos no sólo ayudaron a liberar a millones de judíos soviéticos, así como cientos de millones de personas, sino también allanaron el camino para un eventual colapso del régimen”.

“Hoy en día, un presidente estadounidense ha buscado una vez más lograr la estabilidad mediante la eliminación de las sanciones contra una dictadura brutal sin exigir que éste cambie su comportamiento. Y una vez más, un grupo de judíos abiertamente – ya no es un pequeño grupo de disidentes en Moscú, sino los líderes del Estado de Israel, de la coalición gobernante y la oposición por igual – están haciendo sonar la alarma”, afirma Sharansky.

“Por supuesto, somos reacios a criticar a nuestro aliado y a oponernos con tanto vigor a un acuerdo que pretende promover la paz. Pero sabemos que estamos de nuevo en una encrucijada histórica, y que Estados Unidos puede o apaciguar a un régimen criminal – que apoya el terrorismo global, amenaza sin descanso con eliminar a Israel y ejecuta a los presos políticos más que ningún otro per cápita – o nos mantenemos firmes exigiendo un cambio en su comportamiento”.

“Una pregunta crítica es si alguien tendrá la visión y el coraje” para liderar esta batalla, Sharansky concluye.

Fuente: Unidos con Israel

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí