Netanyahu autorizó 300 viviendas en el asentamiento de Bet El para calmar a los colonos

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, autorizó la construcción de 300 nuevas viviendas en el asentamiento judío de Bet El, en Cisjordania (Judea y Samaria), para aplacar la ira de los colonos por la demolición de dos inmuebles en cumplimiento de una orden judicial.

«Después de consultas en la Oficina del Primer Ministro se ha aprobado la edificación inmediata de 300 viviendas en Bet El, cuya construcción fue prometida hace tres años por el Gobierno a raíz del traslado de inmuebles (del asentamiento) en la colina de Ulpaná», dice un comunicado oficial.

Netanyahu ordenó también la venta de 91 viviendas ya construidas en la colonia de Pisgat Zeev (barrio del norte de Jerusalén), y la planificación de otras 24 en el mismo emplazamiento, además de 330 en Ramot, 70 en Guiló y 19 en Har Homá, todos ellos en Jerusalén este.

Detrás de la decisión se esconden las fuertes presiones que ha ejercido del ministro de Educación, Naftalí Bennett, que, durante una visita a Bet El, pidió al Ejecutivo llevar a cabo una política acorde con la ideología nacionalista.

«Ha llegado el momento de que el Gobierno nacionalista lidere con la ideología por la que ha sido elegido y no siga el camino de la izquierda», expresó el líder de Habait Haihudí (Hogar Judío).

Hoy, en la ronda de consultas, Bennett pidió sofocar la ira entre sus seguidores y dar una respuesta acorde

a las circunstancias, demanda ante la que Netanyahu se «rindió», señaló el diario Yediot Aharonot.
«Netanyahu ha vendido el país a los extremistas», afirmó por su parte el líder del partido Yesh Atid, el ex ministro Yair Lapid, al protestar una decisión que en círculos opositores ha sido vista como una muestra de la «debilidad» del primer ministro ante el ala más extremista de su partido y de sus socios nacionalistas.

La fuga de un sólo diputado de la coalición haría que Netanyahu perdiese inmediatamente la mayoría parlamentaria.

La decisión de planificar o construir las casi 750 viviendas sigue a un fallo judicial de hoy que obligaba al Gobierno a demoler dos edificios con 24 viviendas en una parcela dentro del perímetro del asentamiento, que se erige sobre tierras privadas palestina.

El Gobierno había pedido su legalización retroactiva.

Los jueces rechazaron el recurso de los colonos, apoyado por el Gobierno, y sentenciaron que debían ser demolidos de forma inmediata.

Los colonos recibieron el veredicto con indignación y los disturbios con la Policía se reanudaron después de que una excavadora comenzara a demoler el primero de los edificios.

Los manifestantes arrojaron piedras, mesas y todo tipo de objetos contundentes al alcance de la mano a los operarios y a los agentes de policía que custodiaban el lugar, en una ola de violencia sin precedentes desde hace años.

Se han registrado detenidos y heridos en los choques, pero ninguna fuente ha ofrecido una evaluación completa de la situación. EFE y Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here