Demonizar a Israel con falsa equivalencia moral

La retórica juega un papel importante en el proceso de demonización de Israel. Además del uso de la mentira, la difusión de falsos argumentos es frecuente entre las principales técnicas de demonización. Por tanto, es importante que los que defienden públicamente a Israel estén entrenados para ver a través de este tipo de tácticas.

Una técnica importante utilizada contra Israel es la equivalencia moral falsa. Se basa en la afirmación engañosa de que no hay diferencia entre dos acciones en gran medida diferentes.

Las comparaciones por naturaleza, se prestan fácilmente a abusos. Los ejemplos abundan y sólo algunos de los más frecuentes se pueden mencionar aquí. Varios van más allá del simple sentido común. Uno prominente, es la afirmación de que la conducta perversa de Israel es equivalente a la de la Alemania nazi o los nazis. Este ejemplo de la equivalencia moral falsa es generalizado en toda Europa. Cinco estudios que abarcan nueve países europeos muestran que alrededor del 40% de los europeos cree que Israel es un estado nazi.

Otra versión de esta falsedad, es que Israel está exterminando a los palestinos. Esto también se ha generalizado como se demuestra en las encuestas europeas.

Sin embargo, otra variante de esta falsa comparación es que “el sionismo es fascismo”. Al hablar en el foro de Viena, “la Quinta Alianza de Civilizaciones”,en febrero de 2013, el primer ministro turco, Recep Tayipp Erdogan declaró: “Al igual que el sionismo, el antisemitismo y el fascismo, es inevitable que la islamofobia debe ser considerada como un crimen contra la humanidad”. Esta declaración fue criticada de inmediato por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

Ya que las falsas comparaciones son tan fáciles de hacer, una gran variedad de ellas se utilizan en contra de Israel. La equivalencia moral falsa entre el sionismo y el racismo fue una táctica creada por la Unión Soviética para justificar su negativa a condenar el antisemitismo. Esta estrategia política se utilizó inicialmente en un intento de expulsar a Israel de las Naciones Unidas en la década de 1960. Aunque fracasó, la Unión Soviética, sus estados satélites y sus aliados árabes finalmente lograron en 1975 al pasar de resolución de la ONU 3379. Esta declaró que “el sionismo es una forma de racismo y discriminación racial.”

Otro ejemplo de equivalencia moral falsa que se utiliza con frecuencia para demonizar a Israel, es etiquetar a Israel como un Estado apartheid. El ex presidente estadounidense Jimmy Carter se encuentra entre los que han hecho esta falsa comparación en el título de su libro de 2006, Palestina: paz, no apartheid.

El libro del periodista israelí de izquierda, Benjamín Pogrund, Recibiendo Fuego tiene como subtítulo Investigar las acusaciones de apartheid en Israel. El autor dice en una nota personal en el libro:

Me trataron de cáncer de estómago en uno de los principales hospitales de Israel, Hadassah Monte Scopus en Jerusalén. El cirujano (que era el cirujano jefe) era judío, el anestesista era árabe. Los médicos y enfermeras que cuidaron de mí eran judíos y árabes. Durante cuatro semanas y media, como paciente, observé pacientes árabes y judíos recibir el mismo devoto tratamiento. Un año más tarde, el cirujano en jefe se retiró; fue reemplazado por un médico que es árabe. Desde entonces, he estado en hospitales y salas de emergencia. Todo es lo mismo para todos. ¿Israel es como la Sudáfrica del apartheid? Ridículo.

Otra popular equivalencia moral falsa utilizada es la idea de que Israel es una potencia colonial en Oriente Medio. El historiador Richard Landes expuso la hipocresía de esta equivalencia moral. Escribió sobre la naturaleza benigna de los asentamientos sionistas en la palestina otomana y británica, marcadamente contrastante de las aspiraciones imperiales de las potencias europeas de la época. “En lugar de llegar como vencedores militares suma-cero, los sionistas llegaron como vecinos de suma -positiva.”

Otro uso de equivalencia moral falsa es comparar el Holocausto con la Nakba. Muchos han adoptado esta equivalencia moral falsa. El Holocausto y la Nakba están lejos de ser similares, sin embargo, el Holocausto fue un genocidio planificado de exterminio industrial. La Nakba palestina fue una consecuencia directa de la negativa de los palestinos a aceptar la existencia de Israel, lo que llevó a su gran derrota militar.

Otra categoría de equivalencia moral implica que el asesinato de civiles inocentes, equivale a la muerte accidental de civiles en acciones militares. En marzo de 2012, la jefa de política exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, comparó la muerte de personas inocentes como los niños judíos asesinados en Toulouse, Francia por asesinos en serie y dictadores brutales, como el de Siria, Bashar al-Assad, a la muerte accidental de civiles debido a las acciones de represalia israelí en Gaza. La ministro de Justicia, Tzipi Livni, reacciono diciendo: “No hay ninguna similitud entre un acto de odio o un líder matando a miembros de su nación y un país luchando contra el terror, incluso si se dañan civiles.”

Muchas de las llamadas ONG humanitarias son abusadores frecuentes de equivalencia moral falsa. Incluso al escribir breves declaraciones sobre las violaciones de derechos humanos impuestas al soldado israelí Gilad Shalit cuando fue secuestrado y encarcelado por los terroristas de Hamas por más de cinco años, los informes de Amnistía Internacional y Human Rights Watch optaron por llamar la atención sobre la equivalencia moral falsa de un secuestrado Shalit y los terroristas palestinos convictos condenados por los tribunales a las cárceles israelíes.

“Estas equivalencias morales falsas entre la prisión israelí de terroristas y secuestradores palestinos están lejos de la verdad”, dice el abogado estadounidense Alan Dershowitz, “Todos y cada uno de los prisioneros en poder de Israel tienen la revisión judicial disponible para él o ella y algunos han ganado liberación. Cada uno de ellos tiene acceso a las visitas de la Cruz Roja, se puede comunicar con la familia, y tiene un paradero conocido. Por otro lado, soldados israelíes secuestrados se mantienen incomunicados por elementos criminales, son torturados sistemáticamente, a menudo asesinados, (como ocurrió hace poco) y no tienen acceso a la Cruz Roja o de la revisión judicial. Por otra parte, los prisioneros retenidos por Israel son terroristas, es decir, son combatientes ilegales. Muchos son asesinos que han sido declarados culpables y condenados de conformidad con el debido proceso. Las “mujeres” y “niños” son culpables de haber asesinado o intentado asesinar a niños inocentes y otros no combatientes. Los soldados que fueron secuestrados son combatientes legales sujetos al estatuto de “prisionero de guerra”.

Dershowitz mencionó que Hamás o Hezbolá no tratan a los soldados israelíes de la misma manera que Israel trata a sus prisioneros, porque “son organizaciones terroristas que no operan dentro del imperio de la ley.”

Muchas más equivalencias morales falsas se pueden mencionar. Defensores públicos y diplomáticos de Israel, en su mayor parte, no han sido entrenados para reconocer y luchar sistemáticamente contra la equivalencia moral abusiva. El daño causado por estas tácticas de demonización debe ser abordado y tratado por los que están en el ojo público. Lo mismo es cierto para otros argumentos falsos que se utilizan con frecuencia, como las apelaciones sentimentales, los dobles raseros y chivos expiatorios. El no combatir la equivalencia moral falsa es una de las muchas deficiencias de Israel en la guerra de palabras a las que sus autoridades gubernamentales deben dar una atención mucho mayor.

Por Dr. Manfred Gerstenfeld y Jamie Berk.

Dr. Manfred Gerstenfeld. Es ex chairman del Centro Jerusalén de Asuntos Públicos (2000-2012). Jamie Berk es un investigador que trabaja hacia una maestría en ciencias políticas en la Universidad Hebrea.

Fuente: Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here