Julio Schlosser: «Es momento de deponer algunas actitudes para que toda la comunidad esté unida»

El presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentina (DAIA) y candidato a retener dicho cargo en las próximas elecciones, Julio Schlosser, dialogó en exclusiva con la CADENA JUDÍA DE INFORMACIÓN VIS A VIS acerca de los proyectos que tiene pensado encarar en la próxima gestión.

– ¿Cuáles son los puntos débiles de está gestión y qué mejoraría?

– Cuando nosotros asumimos tomamos una DAIA como venía, y teníamos muchos ideales y proyectos nuevos para la institución. Pero ni bien tomamos la posta estalló la guerra de Gaza, este hecho que sucede en Medio Oriente es el fósforo que enciende la llama del antisemitismo en nuestro país, entonces tuvimos manifestaciones en la puerta de la institución y además debimos enfrentar toda esta problemática. Eso fue lo urgente, y a veces el hecho del momento te impide trabajar en lo importante. Cuando se calman los ataques a la comunidad, aparece el memorándum que nosotros tenemos una posición muy clara. Esto también hizo que dejemos muchas cosas importantes para atender lo urgente, y hoy, hace un par de días, se inició el juicio por encubrimiento de AMIA. Estas cosas nos han ocupado el tiempo y han hecho que dejemos algunas de lado, sin perjuicio de ello, tal vez no me corresponda a mi decirlo porque yo no voy a juzgar la gestión de está comisión, pero sí voy a decir que hoy la DAIA que vamos a dejar en un par de meses está posicionada como una institución respetada por la comunidad judía y por el afuera. Por otro lado, tenemos la posición de aquellos que no estando conformes con la gestión. No voy a analizar por que motivos han formado la agrupación de argentinos de origen judío, que también nos obliga a trabajar y a explicar cada cosa que hacemos. Lo único que puedo decir es que no nos hemos dejado llevar por ningún partidismo de nuestro país. Mejoraríamos tratando de trabajar en todo aquello que es educación, la lucha contra la discriminación debe iniciarse en el hogar, en la primera infancia y en la escuela en donde le explicas al chico que el que cree de una manera diferente es igual a uno.

– ¿Cuáles son los principales proyectos que tienen para la gestión que viene?

–  Yo quiero que esté presente toda la comunidad. Hay un dicho que decían los viejos dirigentes comunitarios que la comisión directiva de las instituciones centrales tiene que ser de pared a pared, es decir, que estén incluidos todos los factores que integren la comunidad. Los que me conocen saben que siempre fue mi ideal de trabajo, y estoy trabajando en ello. Otro de los proyectos que vamos a profundizar es el con las comunidades del Interior. Nosotros hemos revalorizado la función del Consejo Federal porque muchas de las cosas, por no decir todas, también repercuten en las comunidades judías del Interior. La tecnología de hoy hace que nos podamos comunicar por diferentes vías. Hay muchos proyectos que están dando vuelta, y en algunas provincias ya son ley, que es dejar de lado lo que la enseñanza laica. Nosotros vamos a ir con las comunidades del Interior porque es relevante que cuando la kehilot vaya a hablar con el gobernador esté presente un representante de la DAIA central en esa mesa, y a dialogar con las fuerzas políticas para que los principios de la ley 1.420 sigan vigentes. Esa fue la ley que rigió la educación y que permitió que no existieran diferencias en el momento de entrar a clase. Vamos a reforzar la participación de la institución en los organismos internacionales; hoy la DAIA es miembro de OEA, y sin embargo, no hemos podido concurrir a las sesiones que nos invitaban por un problema de presupuesto. Sólo concurrimos a los encuentros del Congreso Judío Mundial y Latinoamericano que son las que se encargan de los gastos.

– ¿Cómo va a trabajar en el tema de la causa AMIA?

– Nuestro principal pensamiento es que la causa AMIA y todas las causas conexas son una cuestión de Estado, y no vamos a dejar ninguno de los expedientes judiciales de los que somos parte. Vamos a continuar nuestro apoyo a los letrados. Sólo la búsqueda de la justicia no alcanza si la búsqueda y la justicia no se alcanzan a partir de la verdad. Esta es una forma de justicia de las dos instituciones y no hay ninguna manera de que nos saquen de ese camino.

– ¿Cómo cree que se debería fondear la DAIA para tener un sustento económico? 

– Cuando nosotros recibimos la DAIA los fondos que venían de las instituciones públicas ya sea nacionales, Gobierno de la Ciudad y Provinciales eran la parte fundamental de su sustento económico. No dejamos de lado eso, pero hoy la institución cuenta con un presupuesto nivelado a partir de la racionalización del personal, establecimos un presupuesto acorde y hemos trabajado en la mejor manera de fondearlo a partir del trabajo de la DAIA y de las instituciones comunitarias o extra comunitarias que quieran colaborar. Tenemos asegurado una situación económica que nos va a permitir trabajar sin tener que estar pensando el día 25 de dónde vamos a sacar para pagar los sueldos. Es más, el mes pasado ya el día 29 hemos pagado los sueldos. Además, tenemos en mente la organización de actividades que siempre han hecho que la institución tuviera una posibilidad de recaudación de fondos. En una época fue el Teatro Colon; los conciertos y las funciones del abono de la DAIA que era muy importante. Trataremos en la próxima gestión de revivir o de comprar funciones de otro tipo de evento cultural y tener más fondos para la gestión.

– Y con respecto a la lucha contra el antisemitismo marcaste el tema de la educación  ¿qué medidas más van a tratar de llevar adelante?

– Alguna vez un funcionario del Gobierno, no recuerdo si Nacional o de la Ciudad, dijo: «La Argentina no es un país antisemita. Pero hay antisemitas». Yo estoy convencido de que esto es así, nuestro país, si hacemos un análisis de la historia, de la cultura y de su gente, no es un país antisemita, pero hay grupos muy peligrosos. Esto es uno de los temas a trabajar con la Justicia, denunciando cada uno de los hechos por más mínimo que sea, porque un fuego se apaga cuando es la primera llama. Hemos trabajado con todas las instituciones públicas y privadas, como por ejemplo con el Colegio de Árbitros para que se detengan los partidos de fútbol cuando hay cánticos racistas, con la Gendarmería Nacional, los Hospitales del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

– ¿Cómo van a manejar el tema de la independencia política?

– La DAIA tiene la obligación de ser políticamente independiente, no es un derecho, es una obligación. Cada uno de los que vayan a integrarla tendrá su pensamiento político o su simpatía por una fuerza política, pero en la gestión aquel que quiera ser miembro de la Comisión Directiva de la institución tiene que entender que debe ser absolutamente ajeno en lo que se refiere a la política nacional. Los dirigentes de la institución deberán plantear su posición ante gobiernos provinciales, nacionales o del Interior cuando se ataque la defensa del pluralismo y la no discriminación. Una cosa es plantear su disidencia de las formas legales que establece nuestro ordenamiento, y otra cosa distinta es confrontar.

– ¿Qué mensaje darías como candidato a presidente?

– Es un momento muy especial para la comunidad judía y es obligación que todos estemos unidos. Todos debemos deponer algunas actitudes y entender que es obligatorio que tengamos una conducción en la que esté representada la comunidad judía, y también que estén aquellos que no participan de mi pensamiento, pero que estemos todos juntos porque las épocas que se avecinan pueden no ser tan buenas como nosotros queremos que sean. Aparte, estamos convencidos que debemos trabajar no sólo por la comunidad judía sino por nuestro país porque somos argentinos judíos, no sólo argentinos de origen judío. Los judíos en Argentina han dado claras muestras de su participación y de su amor a la patria; los soldados argentinos judíos que fueron a las Islas Malvinas y los que fueron víctimas del terrorismo de Estado. Estos han dado su vida por sus ideales y patria. Por eso, quiero hacer llegar a todos un mensaje de optimismo, de confianza, tranquilidad ya que la DAIA va a seguir siendo lo que es: la representación política de la comunidad judía Argentina y de aquellas 28 instituciones que hace 80 años crearon la DAIA, y que hoy estamos hablando de casi 150 que integran la institución. Tengamos fe y confianza. Participemos y hagamos escuchar nuestra voz, pero sean respetuosos de la voluntad de la mayoría.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here