El Gobierno de Israel aprobó el nuevo plan de gas

El Gobierno de Israel aprobó un plan revisado para la explotación del gas natural, que fue presentado al público por el primer ministro, Biniamín Netanyahu, y su ministro de Energía, Yuval Steinitz. Ahora, el proyecto precisa la venia de la Knéset (Parlamento) para su autorización.

Tres ministros se abstuvieron de votar la propuesta del plan de gas debido a posibles conflictos de intereses: el ministro de Finanzas, Moshé Kahlon, por su relación personal cercana con el dueño de Isramco, Koby Maimon (uno de los posibles beneficiarios), el ministro de Bienestar Social, Haim Katz, porque tiene acciones en las compañías involucradas, y el ministro de la Construcción, Yoav Galant, porque se desempeñó recientemente como director general de una empresa relacionada con el gas.

El ministro de Medio Ambiente, Avi Gabai, interrumpió sus vacaciones con su familia para estar presente en la reunión de Gabinete y expresar su oposición al nuevo plan de gas. Según el ministro, «el plan perjudica la seguridad energética del Estado de Israel». De acuerdo con Gabai, la decisión de cambiar la determinación del gobierno anterior que exigía a las compañías que explotan el campo gasífero de «Tamar» conectar un gasoducto adicional a la tubería existente para ampliar el suministro de gas a Israel, de manera tal que más fábricas y el transporte público puedan utilizar el gas, bajar el costo de vida y reducir la contaminación del aire. «Además, la decisión permite la exportación antes de que se desarrollen las otras reservas. También aquí existe el peligro de una situación en la que a Israel le falte gas durante algunos años. Es un riesgo que no demos asumir».

Según el diario Yediot Aharonot, es probable que la votación en la Knéset tenga lugar a mediados de octubre.

La mayor parte de la atención está fijada en la nueva estructura para la determinación del precio del gas, que es una fuente difícil para predecir los costos de la electricidad y el gas, en las próximas décadas. Según el nuevo plan, las empresas que pertenecen a Yitzhak Tshuva venderán sus acciones de los yacimientos ultramarinos de gas de Tamar, Karish, y Tanin, dentro de los próximos seis años, y Noble Energy disolverá su parte en campo gasífero de Tamar, a cambio de un 25 por ciento. Hasta ese momento, los precios de gas serán supervisados. Además, el acuerdo propuesto incluye un compromiso de desarrollar el yacimiento de gas de Leviatán, antes de 2019.

Mientras tanto, un artículo de opinión, escrito por el vicedirector del Consejo Económico Nacional, Morris Dorfman, que fue enviado al Gobierno predice que el impuesto a los ingresos provenientes de la venta de gas será menor de lo vaticinado, alcanzando aproximadamente 100 mil millones de dólares las próximas décadas –cerca de 20 o 30 mil millones de dólares menos que las estimaciones anteriores del Banco de Israel-.

Fuente: Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here