Fuertes críticas de los familiares de soldados caídos por la designación de Gal Hirsh

A la indignación generada a importantes referentes de la Policía de Israel, ahora se sumaron los familiares de los soldados caídos por la designación del brigadier general (retirado) Gal Hirsh como jefe de la Policía, quien tendría «falta de experiencia militar» y además habría fracasado durante la Segunda Guerra del Líbano lo que lo haría, según las familias de las víctimas, «inepto para un puesto de alto perfil».

Hirsh se vio obligado a abandonar el servicio activo debido a las críticas sobre su manejo de la guerra de 2006, específicamente con respecto al secuestro de dos soldados de la reserva.

Tzvi Regev, el padre de Eldad Regev, uno de los soldados secuestrados y asesinados por la organización terrorista Hezbollah, situación que desencadenó el conflicto bélico, culpó por la muerte de su hijo a Hirsh, que comandaba la División Galilea: «Considero a Gal Hirsch como el responsable del secuestro de mi hijo y de Ehud Goldwasser. Cuando me enteré de su nombramiento; me sentí decepcionado. Tengo la sensación de que no se están tomando en cuenta a las familias de las víctimas en las decisiones y no sé si eso es bueno o no. Él estuvo al mando de una guerra en la que tuvimos muchas pérdidas».

Por su parte, Moshe Nissan, quien perdió a su hijo Yinon Nissan el último día de la guerra, le dijo al diario Yediot Aharonot que sentía una consternación similar: «Mi hijo murió por su culpa. Este nombramiento nos abre las heridas y nos está carcomiendo. No nos están tomando en cuenta y no están pidiendo nuestra opinión. No entiendo este comportamiento. Este hombre no es apto para ocupar un alto cargo en la policía».

Otro de los familiares de soldados caídos que criticó fuertemente la designación es David Einhorn, cuyo hijo Yonatan cayó en el Líbano en 2006. En declaraciones al sitio de noticias de internet Walla, explicó: «Nueve años han pasado desde que perdí a mi hijo en la Segunda Guerra del Líbano, y parece que Gilad Erdan tiene poca memoria y se olvidó del amargo fracaso de la cúpula de mando durante la guerra», aseveró Einhorn. «Sólo lamento la mala memoria de los que mueven los hilos. Después de que todos ellos fueran blanqueados -el entonces jefe del Estado Mayor y los cuatro generales de brigada que sirvieron durante la guerra-, y siguen con el blanqueamiento. Dos de estos generales de brigada fueron ascendidos a generales de división y ahora también al general de brigada Hirsh se lo premia y se lo nombra jefe de la policía».

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here