La Legislatura distinguió a la obra musical «Kolbe: sólo el amor crea», por interés cultural

Durante la noche del lunes se llevó a cabo en el Salón Dorado de la Legislatura porteña la distinción al musical «Kolbe: sólo el amor crea», que fue escrito y dirigido por Carlos Abregú y música original de Ángel Mahler. El reconocimiento fue propuesto por la legisladora por el PRO Victoria Morales Gorleri y aprobada en votación por unanimidad en parlamento del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

En el acto estuvieron presentes todos los artistas que durante estos 15 años participaron del musical sumado a los actuales actores y actrices que hoy lo protagonizan; referentes y líderes espirituales eclesiásticos; el revisor de cuentas suplente del Museo del Holocausto, Sixto Stolovitzky; Monseñor Alejandro Giorgi, Obispo Auxiliar de Buenos Aires; El Padre Jorge Twarog, Rector de la Misión Polaca Católica en Argentina y Alfredo Abriani, Director General de Cultos de la Ciudad de Buenos Aires.

20150831_194200

Durante la distinción se realizaron tres escenas del musical que tuvieron al público presente cautivo, atrapado y emocionado hasta el final, que levantó un aplauso cerrado y logró el llanto de algunas personas que se emocionaron por la pasión con la cual las interpretaron. Antes de hacer entrega, la legisladora expresó sentirse muy emocionada con está distinción porque «no siempre este tipo de temáticas son abrazadas por todos», y aseguró que se sentía orgullosa, debido a que la distinción había sido aprobada por unanimidad. Además, expresó: «Este musical me interpela a preguntarme cuáles son los Holocaustos de hoy».

Luego se le hizo entrega del diploma a Abregú y Mahler. El primero expresó: «Yo todavía no se por qué escribí esta historia, Pero siento que San Maximiliano Kolbe nos acompaña», y luego hizo uso de la palabra el reconocido compositor y director de orquesta, Ángel Mahler: «Yo tuve la posibilidad de conocer el museo de Yad Vashem en Jerusalén y revivir nuestra historia es muy difícil. Pero recalco que en el museo había unos árboles con unas chapitas de metal recordando a las personas que salvaron a los judíos. Por eso, Kolbe merece un árbol en ese Museo del Holocausto porque es una luz que nos guía a la humanidad».

San Maximiliano Kolbe había sido llevado por lo nazis al campo de concentración de Auschwitz. Un día se fugó un preso judío y la ley de los alemanes indicaba que por cada preso que se fugara tenían que morir diez de sus compañeros. Hicieron el sorteo los nazis, y la persona número 10 se negaba a ir, ya que tenía familia, y Kolbe decidió ir en su lugar a morir en un calabozo de hambre. Con el transcurrir del tiempo, todos murieron menos Kolbe, pero como los nazis necesitaban el lugar para alojar a otro preso lo mataron con una inyección de cianuro el 14 de agosto de 1941. El Santo Padre Pablo VI lo declaró beato.

Por último, se presentó el Himno oficial de la Jornada Mundial de la Juventud Cracovia 2016 en la que estará el Papa Francisco y miles de jóvenes fieles cristianos. La canción se llama «Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán la misericordia» y fue traducido del polaco al español por Carlos Abregú.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here