Un alto comando de Hamas se ahogó en las costas de Gaza

Un alto combatiente de la unidad del comando naval de Hamás en Gaza se ahogó durante un entrenamiento, cerca de la playa de Beit Lahiya ,en la Franja de Gaza, anunció el ala militar de la organización terrorista islámica, la Brigadda Izz ad Din al Qassam.

Los comandos navales de Hamas han recibido equipos especiales avanzados de Irán y se estima que están muy bien entrenados. El Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) cree que los comandos de Hamás han aprendido las lecciones, durante su fracasado ataque a la base militar israelí de Zikim, durante la Operación Margen Protector -la guerra del verano de 2014- y ya están planificando sus próximos ataques terroristas desde el mar.

Cinco integrantes del comando marino de Hamás murieron durante el fracasado ataque a la base de Zikim.

En el último año, los comandos navales del grupo islamista han duplicado su tamaño, y están listos y motivados para explotar el frente marino con el objetivo de perpetrar ataques estratégicos contra Israel, en la próxima batalla en Gaza.

El aparato de Defensa estima que Hamás empleará otra vez sus fuerzas comando en la próxima guerra; pero, esta vez de manera más eficiente. De tal manera que podrían alcanzar buceando la usina eléctrica de Ashkelon, que está a sólo cuatro kilómetros al norte de Gaza. De hecho, la planta está al alcance de los buzos de Hamas con el equipo avanzado que fue encontrado en los terroristas que perpetraron el ataque a la base de Zikim.

Se calcula que con esos equipos podrían alcanzar la planta de energía sin ser detectados.
Otro de los escenarios posibles incluye nadar silenciosamente hacia un punto entre las ciudades de Ashkelon y Ashdod, acercarse a la costa y lanzar misiles contra los barcos mercantes que se dirigen al puerto de Ashdod. Un ataque como ese podría detener el comercio naval con Israel durante la toda la conflagración.

Los analistas militares también creen que esta vez las operaciones serán ejecutadas por numerosos comandos; mientras que andanadas masivas de cohetes serán lanzadas contra las ciudades fronterizas israelíes con Gaza para servir como distracción –un elemento que no fue usado durante el ataque a la base militar de Zikim-.

Hamás espera aprovechar la ventaja del frente marino sobre el uso de túneles. A diferencia del espacio subterráneo, que tiene dos puntos de salida, los combatientes de Hamás pueden salir del mar hacia la playa desde cualquier lugar que elijan; lo que dificulta, para el ejército israelí, su detección.

Fuente: www.estadodeisrael.com

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here