Prisioneros del Estado Islámico cuentan las brutales torturas que sufrieron

El movimiento yihadista les aplicó descargas eléctricas, amenazó con cortarles la lengua y masacrar a sus familias para que confiesen supuestos crímenes. Fueron rescatados por una misión especial de Estados Unidos.

Saad Ali Khalaf, junto con otros dos prisioneros del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) lograron escapar de una cárceles iraquíes donde sufrieron en carne propia toda la violencia de los yihadistas.

Con una bolsa de plástico en la cabeza y recibiendo descargas eléctricas, uno de los rehenes del ISIS era torturado para que confesara crímenes que no cometió, le contó a la agencia de noticias Reuters.

El ex policía de 32 años de edad dijo que luego de sufrir las brutales torturas «confesó todo», ya que las amenazas a su familia eran insoportables. Además, su condición era deplorable y yacía en el piso al borde de la muerte.

Saad iba a ser decapitado o apedreado hasta la muerte, como le sucede a la mayoría de los prisioneros del autodenominado califato. El 22 de octubre era la fecha en la que se cumpliría su sentencia de muerte, sin embargo, en una misión audaz esa misma noche fue liberado por las Fuerzas Especiales de los Estados Unidos y los kurdos, junto a otros 68 rehenes.

Durante el rescate, uno de los militares estadounidenses murió -el primero en caer en combate en Irak desde que la Casa Blanca retiró sus tropas en 2011- y cuatro kurdos resultaron heridos.

«Uno de los presos explicó que eramos prisioneros de Estado Islámico», recuerda Saad, a lo que el militar del comando kurdo respondió: «No tengas miedo, hemos venido a liberarlos junto a los estadounidenses».

Saad Khalaf Ali contó las torturas a las que fue sometido en Erbil por el ISIS
Saad Khalaf Ali contó las torturas a las que fue sometido en Erbil por el ISIS

Otro de los presos del ISIS, Ahmed Mahmoud Mustafá, reveló los horrores a los que eran sometidos quienes estaban encarcelados en la prisión de la ciudad kurda de Erbil.

Él, junto con otros 38 detenidos, eran obligados a compartir una celda en silencio, orar cinco veces por día, debían leer «lecciones islámicas» proporcionadas por sus captores, los vigilaban con cámaras en las esquinas de la habitación y les mostraban cruentos videos de decapitaciones.

Cuenta que un hombre desvió la mirada de una escena particularmente macabra en una de las proyecciones, lo que le valió ser golpeado.

Mohammed Abd Ahmed y Ahmed Mahmoud Mustafa, dos de los 69 rehenes liberados
Mohammed Abd Ahmed y Ahmed Mahmoud Mustafa, dos de los 69 rehenes liberados

Mohamed Abd Ahmed, también estuvo varios meses preso allí, y fue azotado 50 veces por criticar a las milicias terroristas, y lo amenazaron con cortarle la lengua en caso de que volviese a opinar de esa manera.

En un «juicio» del ISIS fue condenado a muerte y se le «consultó» si preferiría ser decapitado por delante o por detrás.

Saad Ali Khalaf, Ahmed Mahmoud Mustafá y Mohamed Abd Ahmed lograron su libertad gracias al comando que irrumpió en Erbil para evitar que sean asesinados. Sin embargo, el califato continúa secuestrado gente y torturando prisioneros en Siria a Irak, mientras se incrementan las operaciones aéreas por parte de los Estados Unidos y la coalición con el objetivo de ponerle fin al grupo terrorista.

Fuente: Infobae

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here