Obama aseguró que es imposible que se llegue a un acuerdo de paz antes de finalizar su mandato

El presidente de EE.UU., Barack Obama, llegó a la conclusión «realista» de que no habrá un acuerdo de paz ni negociaciones serias entre israelíes y palestinos en los catorce meses que le quedan en el poder, afirmó la Casa Blanca.

Con base en esa conclusión, Obama pedirá al primer ministro, Biniamín Netanyahu, que tome medidas para evitar que la posibilidad de llegar en el futuro a una solución de dos Estados se diluya completamente, durante la reunión que ambos mantendrán el próximo lunes en la Casa Blanca.

«El presidente ha llegado a la conclusión realista de que no habrá un acuerdo de paz durante lo que le queda de mandato (hasta enero de 2017) y que probablemente ni siquiera habrá negociaciones directas», dijo Rob Malley, un asesor de Obama para Oriente Medio.

El propio Obama ya aseguró en marzo, tras la reelección de Netanyahu como primer ministro, que no veía ninguna perspectiva de establecer un «marco significativo que lleve a un Estado palestino» mediante negociaciones directas.

«No podemos seguir basando nuestra diplomacia en algo que todo el mundo sabe que no va a ocurrir, al menos en los próximos años», dijo entonces Obama.

La reunión que Obama mantendrá el lunes con Netanyahu es la primera desde que EE.UU. llegó a esa conclusión, y se produce en medio de crecientes tensiones entre israelíes y palestinos a raíz de la última ola de violencia en la región.

Por tanto, Obama «quiere oír qué ideas tiene el primer ministro para ayudar a estabilizar la situación sobre el terreno y dar una señal a los

palestinos de que están comprometidos con una solución de dos Estados», explicó Malley.
Según Malley, ésta es «la primera vez» en alrededor de dos décadas en que la Casa Blanca enfrenta «una realidad donde la perspectiva de una solución de dos Estados no es alcanzable» con el ambiente actual en la región.

En ese sentido, Obama espera que Netanyahu emprenda «acciones de construcción de confianza» con los palestinos, en palabras del asesor adjunto de seguridad nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes.

Es probable, por tanto, que Obama vuelva a instar a Netanyahu a detener la construcción en los asentamientos, porque esta «complica la confianza necesaria para avanzar en la dirección de la paz» y pone en riesgo «la viabilidad de un Estado palestino», afirmó Rhodes.

«La actividad de asentamientos no es congruente con la voluntad de avanzar hacia una solución de dos Estados. Esperaríamos que (los israelíes) tomen medidas que favorezcan esa solución y se abstengan de acciones que hagan esa perspectiva más distante», apuntó Malley.

La capitulación de Obama a la hora de resolver el conflicto se debe en parte a su frustración por el hecho de que, en la víspera de su reelección en marzo, Netanyahu afirmara que no habría un Estado palestino si él continuaba al frente del Gobierno, algo de lo que se retractó dos días después pero que irritó enormemente a EE.UU.

Durante su mandato, el presidente ha tratado varias veces de impulsar una mediación en el conflicto.

La de mayor perfil fue en 2013, cuando encargó a su secretario de Estado, John Kerry, mediar en unas conversaciones que fracasaron en abril de 2014.

Fuente: Aurora y EFE

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here