Hernán Dobry: «La representación de la comunidad no debería tener ningún tinte político»

El periodista y escritor de «Ser judío en los setenta» y «Los judíos en la dictadura», entre otros, dialogó en exclusiva con la CADENA JUDÍA DE INFORMACIÓN VIS A VIS y analizó la victoria en el balotaje del frente Cambiemos. Además, habló sobre la gobernabilidad de Macri en la Nación, la victoria de Ariel Cohen Sabban como presidente de la DAIA y del respaldo político que recibió por parte del diputado nacional y flamante ministro de Medioambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman.

– ¿Qué lectura hace de la victoria en el balotaje de Cambiemos?

– Se confirmó lo que se había visto, parcialmente, en la primera rueda  que más de la mitad de la Argentina quería un cambio. Estaban cansados del kirchnerismo. Tal vez Daniel Scioli la pagó caro por no estar tan alineado con Cristina Kirchner, sino habría tenido más posibilidades. Pero la sociedad estaba cansada de una forma de hacer política, de una forma de atacar a la prensa y de muchísimas cuestiones. Después el resultado del balotaje volvió a confirmar la decisión de la ciudadanía, no es un 65% como había sido el voto no Scioli en una primera rueda. Ahora habrá que ver que es lo que viene, pero por lo menos es una nueva forma de hacer política.

Teniendo en cuenta que hay una mitad de la sociedad que no apoyó el cambio ¿Cómo evaluás la gobernabilidad de Macri en los próximos cuatro años? 

– Acá va a depender mucho de esta forma vieja de hacer política con algunos matices nuevos, pero la cuestión central es el diálogo. ningún país se rige con mayorías absolutas siempre, haciendotelas valer y sin escuchar nada que tenga que ver con la oposición. Acá Macri la va a tener que hacer por la fuerza por qué obviamente sino te vas a sentar a dialogar con las fuerzas políticas opositoras se le va a hacer muy difícil. De hecho, ya demostró que va a dialogar. No tiene mayoría en Congreso de la Nación, la mayoría de los gobernadores son opositores y su gobierno es una coalición. Durante ocho años como Jefe de Gobierno ya demostró que la forma de hacer política es generando consensos por qué en la Legisltura porteña nunca tuvo mayoría para aprobar proyectos de ley, y está no tiene que ser la excepción. Hay muchos heridos de guerra propios en estos 12 años de kirchnerismo, muchos que tuvieron que bajar la cabeza porque la billetera la tenía la presidenta y la hacía valer. Hay muchos que están cansados de eso y no van a abroquelarse en la cuestión opositora dura, por lo menos en el primer tiempo. Ahora vamos a vivir no sólo la cuestión de la gobernabilidad de Macri pudiendo tener el apoyo de sectores de la oposición para aprobar leyes, sino también vamos a tener el fraccionamiento del Frente Para la Victoria o el peronismo, como lo quieran llamar. Quién va a primar?: La Campora y la dictadura cristinista o los sectores peronistas tradicionales. Ahí va a haber toda una puja de poder muy grande que si el macrismo la sabe aprovechar quizás la puede tener como agua propia para su molino. Vamos a tener un año movidito. Por lo menos el presidente electo ha dado una buena señal ahora que convocó a los gobernadores, convocó a todos los candidatos a presidentes. Yo recuerdo una frase de los sindicalistas en el año 44`cuando Perón asume como director nacional del Departamento de Trabajo; lo primero que hizo fue convocarlos para conversar, para escucharlos. Los sindicalistas no lo podían creer por que nunca los había escuchado nadie. Está situación es bastante parecida a lo que ocurre ahora; Macri convoca a los gobernadores para escucharlos nos parece una cuestión surrealista de un país que vivió en un autoritarismo en el cuál la presidenta se manejó sola decidiendo que hacían los gobernadores. Esos cambios si se saben aprovechar bien van a traer una tranquilidad para la gobernabilidad sumado a lo mismo con el sindicalismo.

– Se habla del silencio del Papa Francisco por su no felicitación a Macri ¿Crees que es relevante o no?

– Los formalistas del Vaticano se escudan detrás del protocólo; ellos dicen que el Papa nunca llama a nadie para felicitarlo. Pero la otra pregunta que me surge es ¿cuándo el Papa Francisco cumplió el protocolo? Esa es la cuestión. Que hay detrás, la verdad que no lo sé. A mi también me suena que es una suspicacia un poco grande que no lo haya llamado o que ni siquiera le haya enviado un telegrama cuando con Cristina lo hacía siempre. También habría que entender otra cosa; con la presidenta de La Nación él estaba operando, ella sentía que lo utilizaba al Papa Francisco, cuando en realidad era al revés. Él la recibía para influir, y posiblemente podría leerse que acá no quiere interceder. El ex Cardenal Jorge Bergolio tuvo una relación con Mauricio Macri con momentos de muy buena cercanía y con momentos ríspidos cuando el presidente electo apoyó el matrimonio igualitario, dónde en ese momento el Arzobispo de Buenos Aires se disgustó. Pero por otra parte, yo no creo que sea una cuestión personal. Tampoco le daría más importancia. Mayor problema tendría Macri si gobiernos más influyentes de la región le dan la espalda por qué ahí tenes que entablar una relación bilateral constante. También le estamos dando más importancia al Papa porque es argentino, ya que si hubiera sido Benedicto ni nos hubiéramos preocupado si lo llamó o no.

– Teniendo en cuenta que el sector ortodoxo está en la AMIA y también, en menor medida, ingresó en la DAIA con la victoria de Cohen Sabban como presidente electo ¿Qué evaluación haces? 

–  Es interesante el avance que ha tenido la ortodoxia en los diferentes sectores comunitarios, y a la vez se plantea un interrogante ya que la DAIA es un instrumento político. Yo creo que acá la religión deja de primar, ya que estás hablando de política. Acá la DAIA lo que tiene que continuar haciendo es combatir el antisemitismo y trabajar en temas de lobby político. Si es ortodoxo, conservador, reformista, ateo o agnóstico yo no se sí cambia tanto. Pero el sector de la ortodoxia maneja un sector de poder cada vez mayor. El asunto es cómo lo usen. Si la AMIA presta todos los servicios que debe prestar y funciona bien no hay problema. El tema es cuando se comienzan a meter con cuestiones que discriminan o separan a la comunidad. Yo no se si en la DAIA la implicancia religiosa influye, tal vez no me estoy dando cuenta de algo.

– También en tus tweets señalaste la incursión política del Rabino Sergio Bergman en la DAIA…

– Claro, Bergman sentó bandera en la DAIA. O sea que es el PRO en la DAIA. Eso es una implicancia política mucho más fuerte que si es ortodoxo, conservador o reformista. Ariel Cohen Sabban llega con el apoyo de Bergman. Partimos de la base que Cohen Sabban asume y Macri asume, todo lo que podamos decir son hipótesis porque no se puede juzgar algo que todavía no empezó. El tema es cómo se va a manejar la independencia de la representación política de la comunidad judía, una independencia que deberían tener  todos los períodos, frente a un gobierno en el cuál el Rabino Bergman armó la lista de Cohen Sabban.

– ¿Crees que la influencia de Bergman en la DAIA puede incidir a futuro?

– No lo sé. Tendrá que mostrarse que es lo que va a pasar. Pero Bergman hace muchísimo tiempo quería poner un pie en la DAIA. En su momento lo hizo con Claudio Avruj perdió. Esta vez no presentó candidato, pero armó toda la coalición para esta lista. Habrá que ver cómo se manejan cuando el gobierno haga una cosa errada, si van a salir a criticar con esa fuerza que deberían salir. Cómo va a presionar ante temas de antisemitismo con un gobierno que tiene el mismo tinte político o si se van a beneficiar para la llegada al gobierno través de Sergio Bergman y Claudio Avruj. No voy a decir que es bueno ni malo. Por lo pronto, yo preferiría una independencia total. Que la DAIA sea a-partidaria como se lo critique a Jorge Elbaum, en su momento, que él quería hacer los judíos kirchneristas. La representación política de la comunidad no debería tener ningún tinte político y debería estar lo más apartado de la política nacional.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here