El embajador de Israel exige a ONU que condene los ataques con cohetes contra la Galilea

El embajador de Israel ante las Naciones Unidas, Danny Danon, pidió al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que condene los ataques con cohetes contra el norte de país.

Tres cohetes disparados desde el sur del Líbano cayeron a campo abierto en la Galilea Occidental. El Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) respondió con fuego de artillería.

El embajador Danon expresó que el lanzamiento de cohetes constituye una flagrante violación de la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU, que insta al desarme de todos los grupos armados en el Líbano, incluyendo a la organización terrorista islámica chií Hezbollah. Asimismo, subraya que ninguna otra fuerza armada que no sea de la Fuerza Interina de las Naciones Unidas en el Líbano (FINUL) y el ejército libanés puede ser emplazada al sur del río Litani.

La Resolución 1701 fue aprobada en 2006 para resolver la guerra de ese verano entre Israel y el Líbano.

«Esos cohetes fueron lanzados desde el sur del río Litani», escribió Danon al secretario general. «Le insto a que condene de inmediato esas violaciones, y se refiera a esta escalada por parte del Líbano antes que la situación se deteriore aún más».

«Israel no aceptará ninguna violación a su soberanía, y tomará todas las medidas que sean necesarias para proteger a sus ciudadanos», agregó.
En su carta, el embajador Danon también puntualizó que «la amenaza que estos ataques representan para la estabilidad de la región se magnifica por la constante acumulación militar de Hezbollah en el sur del Líbano».

Los cohetes fueron disparados contra el norte de Israel horas después de un presunto ataque aéreo israelí que abatió a Samir Kuntar, el terrorista libanés druso que se unió a Hezbollah, en un barrio de Damasco.

Israel saludó la muerte de Kuntar, indicando que el terrorista había estado preparando ataques contra el Estado judío desde el territorio sirio; pero se abstuvo de confirmar o negar la responsabilidad del aparente bombardeo aéreo que lo eliminó.
Mientras el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, se dispone a hablar sobre el asunto; los partidarios del grupo y de otras organizaciones leales al régimen sirio manifestaron que la muerte de Kuntar sería vengada y no será en vano.

Por su parte, el Ejército de Defensa de Israel responsabilizó al gobierno libanés de los ataques procedentes de su territorio y advirtió que «seguirá actuando en contra de cualquier intento de dañar la soberanía de Israel y la seguridad de sus ciudadanos».

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here