Rivlin contra Netanyahu: «La ‘Ley de suspensión’ implica una compresión problemática de la democracia»

El presidente, Reuvén Rivlin, atacó duramente el llamado “Proyecto de ley de suspensión”, que promueve el primer ministro Benjamin Netanyahu, calificándolo de un golpe a la democracia parlamentaria.

Rivlin manifestó que el proyecto de Netanyahu constituye «una comprensión problemática de la democracia parlamentaria» y puntualizó que la autoridad apropiada para el sancionar a los diputados que violen la ley es el Fiscal General del Estado y no la Kneset (Parlamento).

El presidente especificó que el proyecto de ley va en contra de la sustancia de la Knéset (Parlamento) y en contra del voto del público.

«Muchas voces en Israel hoy en día tienen una comprensión estrecha, minimalista sobre la sustancia de la democracia», apuntó Rivlin durante el lanzamiento de un libro de Yoaz Hendel en el Centro Menachem Begin, en Jerusalén. «Para ellos, la democracia no es nada más que el gobierno de la mayoría».

El presidente subrayó que la Knéset es un cuerpo legislativo supervisor compuesto de representantes electos, y no debe permitirse que se convierta en una autoridad investigadora y punitiva. Rivlin advirtió que tal situación provocará un daño sustancial a largo plazo, y el principal perjudicado será el Estado de Israel.

Rivlin destacó que «Menahem Begin entendía que tal comprensión de la democracia es no sólo limitada y limitante, sino también peligrosa. Es peligrosa para la minoría, peligrosa para la oposición, peligrosa para el individuo, y al fin peligrosa para el país. El ‘Proyecto de ley de suspensión’ propuesto es un ejemplo, de una comprensión problemática de la democracia parlamentaria».

El presidente destacó que el proyecto de ley para la suspensión de los miembros de la Kneset peca en cuanto a la sustancia en contra del parlamento y peca en contra del público votante. «Para los miembros de la Knéset que hayan cometido delitos, o se sospeche que cometieron un delito, es el fiscal general del Estado quien debe ordenar una investigación e indagar en el asunto, y el sistema judicial penal correspondiente debe ser utilizado en su plenitud después de despojárseles de su inmunidad», enfatizó Rivlin.

Rivlin subrayó: «No hay que permitir que la Knéset, como autoridad legislativa y de supervisión, se convierta en un órgano de investigación y punitivo. Tal situación conducirá por mal camino y causará daños sustanciales a largo plazo, y la única cosa que va a ser perjudicada será el Estado de Israel».

Simultáneamente, Rivlin criticó a los diputados del partido árabe Balad por la reunión que mantuvieron con los familiares de los terroristas palestinos.

«Cuando tres miembros del Parlamento israelí deciden visitar a las familias de los terroristas, para escupir en las cara de los ciudadanos israelíes, escupir en la cara de las familias de las víctimas, escupir en la cara de todos los que están tratando de restablecer las relaciones de confianza entre los ciudadanos judíos y árabes de Israel, no es el derecho del fiscal general del Estado ordenar una revisión del asunto, sino su deber «, expuso. «Al mismo tiempo, incluso si ellos merecen ser juzgados; Dios nos ayude si la Knéset se convierte en la autoridad para hacer justicia».

Fuente: Aurora

1 COMENTARIO

  1. Everyone loves what you guys tend to be up too. Such clever
    work and reporting! Keep up the very good
    works guys I’ve included you guys to my own blogroll.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí