Ariel Grun: «Si la AMIA llama a elecciones para junio estaría infringiendo la ley»

Ariel Grun, uno de los voceros del Frente Unidos por AMIA dialogó con la CADENA JUDÍA DE INFORMACIÓN VIS A VIS acerca de cómo se está desarrollando la parte judicial de las elecciones de la mutual que fueron suspendidas el viernes 15 de abril por la jueza María Isabel Di Filippo, a cargo del Juzgado Civil Nº 58 de la Ciudad de Buenos Aires.  Además, negó que este conflicto que hay entre los movimientos que buscan conseguir la dirección de la AMIA sea por una «razón religiosa».

– ¿En qué situación se encuentra la denuncia que presentaron ante la Justicia?

– La jueza suspendió las elecciones y ahora la autoridad que debe intervenir en la cuestión de fondo es el INAES, que conglomera las cooperativas y las mutuales. La cuestión de fondo acerca de las irregularidades en el padrón que nosotros denunciamos fueron derivadas al INAES. Nosotros ya realizamos una presentación formal el viernes pasado ante esta entidad. Ahora estamos esperando por nuestro pedido.

Sé que hubo una apelación a la Cámara por parte de los abogados de AMIA y que todavía no hay una respuesta formal. Por otro lado, me enteré que hubo una reunión de comisión directiva para llamar a elecciones para junio. Si hacen eso estarían infringiendo la ley porque hay una suspensión formal de las elecciones.

– ¿No existía un período de tiempo de la suspensión?

– No. Se suspendieron las elecciones para que el INAES dictamine la cuestión de fondo.

– ¿El INAES tiene un período de tiempo para responder a su presentación?

– No. El INAES debería respondernos en las próximas dos semanas, calculo.

– Desde el oficialismo alegan que la jueza cambió de opinión del jueves 14 de abril al viernes siguiente y que el fallo los agarró de imprevisto…

– Eso es lo que dicen, pero la realidad es que no hubo un dictamen formal de la jueza. Eso es lo que dijeron ellos.

– ¿No hubo un cambio de opinión previo al fallo de la jueza?

– Mirá, nosotros hicimos las presentaciones y habíamos reservado un escrito de prueba porque uno de las argumentaciones que hizo la jueza el miércoles, semana previa a las elecciones, era que no se habían agotado las medidas internas para resolver el problema sin intervención de la Justicia. A lo que nosotros respondimos presentando un escrito que habíamos expuesto el 18 de marzo solicitando la suspensión y la nota con una respuesta negativa por parte de la AMIA. En base esos escritos que presentamos, es que la jueza dio vuelta el dictamen. Nosotros hicimos pedidos para que suspendan las elecciones y que se revea todo el padrón, formado por una comisión interna y que sea representada por todos los factores que integran la AMIA.

– En el ambiente de la comunidad hay algunos dirigentes comunitarios que alegan que llegar a la vía judicial fue muy exagerado y que se podía solucionar hablando. ¿Era posible arreglar dialogando?

– Nosotros lo intentamos. Es más, nosotros estuvimos intentando lograr una lista de unidad hasta principios de marzo, cuando las listas oficiales se presentaron el 18 del mes que mencione anteriormente, y nos contestaron que no. Hace un año y medio estuvimos intentado dialogar con el Señor Levin, que es una persona extremadamente soberbia. Todas las entrevistas que dimos en los medios comunitarios vas a notar que siempre estuvimos abiertos al diálogo, inclusive, después de haber estado con el oficial de justicia en la AMIA. No hubo formalmente ninguna respuesta en torno al diálogo, pero lo único que recibimos fueron insultos y difamaciones por parte de Levin.

– En ese período de un año y medio de negociaciones, ¿en ningún momento ustedes solicitaron la presidencia, la secretaria general y otros cargos relevantes en la comisión directiva?

– No discutíamos cargos. Lo que discutíamos era la representación dentro de la comisión directiva en términos igualitarios. Nosotros le propusimos que se conformará una comisión directiva de acuerdo a la elección del 2013, dónde Avodá fue con la lista de Acción Plural Comunitaria y después terminó entregándole los votos a la ortodoxia por la secretaria general. Nosotros nunca discutimos cargos, sino la conformación de una comisión directiva proporcional, de acuerdo a las elecciones del 2013. En esa elección no había una mayoría absoluta de ninguno de los factores; la primera minoría la tenía el BUR, la segunda minoría lo tenía Acción Plural Comunitaria y la tercera la tenía AMIA es de Todos. Eso es lo que se estaba planteando en las negociaciones.

Pero el BUR sin mediar palabra exigió el 50+1. Nosotros no queremos ceder el control de la AMIA, y así en esas condiciones esta hoy la mutual.

– ¿Por qué en DAIA estos factores pudieron consensuar y llegar al gobierno y en AMIA no?

– Porque al Rabino Levin no le interesa la DAIA. Entonces se puede dialogar con los referentes religiosos dentro de DAIA. Con Ariel Cohen Sabban mantenemos un diálogo de igual a igual y nos entendemos… ¡ahí no está involucrado el Rabino Levin!

– ¿Esto es un conflicto religioso no político?

– Es político, no religioso. Yo no tengo ningún inconveniente en coexistir y sentarme con la ortodoxia, yo lo reconozco de igual a igual como judíos. El tema es que el BUR no nos reconoce de la misma forma.

¿Vos sabes qué paso con los 1.700 socios adherentes? Si vos te fijas en el padrón de AMIA hay una columna con una S y otra con una A. La «S» es de socios y la «A» es de amigo y o adherente, porque es una forma que todavía no definieron. Al adherente le cobran la cuota, pero no es socio pleno: no tiene los mismos derechos y no puede votar. Eso no se lo informaron formalmente a los socios, se enteraron cuando fueron a votar. O sea, los estafaron. Ahora cuando vos preguntas por qué razón sucede eso, te responden que no está demostrada su judeidad de acuerdo a lo que decide el Rab Levin. Por este tema hubo denuncias formales en el 2013, y hubo una denuncia hace pocos meses que fue presentada por Agustín Ulanosky, que finalmente lo terminaron poniendo como socio pleno porque llego hasta al INAES a hacer la denuncia. Pero ahora en febrero- marzo vos buscabas en el padrón de la AMIA y no estaba habilitado para votar. ¿1.700 socios tienen que ir a la Justicia para que los hagan socios plenos? ¡Eso es una discriminación absurda!. Todo esto define que hayamos llegado a la instancia de la Justicia, se han cruzado líneas que ya no se pueden permitir más.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí