Faluya: se profundiza la crisis humanitaria en la ciudad asediada por el Estado Islámico

Las condiciones de vida de los civiles atrapados en la ciudad iraquí de Faluya son dramáticas según afirmó este jueves la ONU. Esa ciudad es controlada por el grupo Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) y se encuentra bajo el asalto de las fuerzas iraquíes que buscan eliminar al grupo yihadista.

«Hemos escuchado relatos muy preocupantes de familias atrapadas que intentan desesperadamente huir hacia las zonas seguras, pero en vano», afirmó la coordinadora de la ONU en Irak, Lisa Grande.

Desde el lanzamiento de la ofensiva de las fuerzas progubernamentales este lunes, sólo 800 personas han conseguido huir de esta ciudad, situada a unos cincuenta kilómetros al oeste de Bagdad, indicó la ONU, que estima que 50.000 civiles todavía viven en Faluya, ubicada en la provincia de Al Anbar.

La ONU y otras agencias humanitarias no han podido ayudarla debido a las dificultades de acceso por la ofensiva de las fuerzas iraquíes contra la ciudad, a pesar del acuerdo sobre los «corredores humanos» para uso humanitario.

Las 800 personas que pudieron huir de la ciudad testimoniaron condiciones de vida dramáticas para aquellos que se han quedado. «La comida es escasa, y las distribuciones, muy controladas. Los medicamentos están agotados y muchas familias están obligadas a aprovisionarse de agua no potable», añadió Lisa Grande.

Las organizaciones de defensa de los derechos humanos exigieron a las fuerzas iraquíes que no recurran la táctica del asedio para reconquistar Faluya. Los yihadistas de ISIS impusieron un toque de queda en el centro de la ciudad y prohibieron a los habitantes huir. Las fuerzas iraquíes los acusan de utilizar a los civiles como escudos humanos.

Los civiles no pueden huir por el gran número de aparatos explosivos colocados por ISIS alrededor de la ciudad

Las fuerzas iraquíes ya liberaron siete aldeas cercanas a esa ciudad, mataron a decenas de yihadistas y destruyeron tres de sus vehículos; entre ellos, un coche bomba conducido por un suicida.

Fuentes militares informaron que las tropas, apoyadas por milicias sunitas y chiitas, arrebataron al ISIS las aldeas de Alhib, Al Asil y Albuhdid, situadas en las afueras de la ciudad de Faluya.

Por otra parte, ISIS circuló un documento entre sus seguidores que establece una serie de consignas para que los combatientes no pierdan el control de esa importante zona. Se explica a los yihadistas cómo prepararse para la batalla por el control de Faluya con instrucciones contundentes.

«Deben plantar explosivos en casas, mezquitas y plazas de la ciudad, y así hacer volar a las unidades de movilización popular chiitas y al apóstata ejército iraquí», instruye el documento, también se «deben difundir fotos de esas explosiones y presentarlas como ataques de chiitas en venganza contra los sunitas».

Como parte de su estrategia de combate contra las fuerzas locales, ISIS recomendó a sus yihadistas «hacerse pasar por miembros de las unidades de movilización popular con el uso de uniformes militares» y llamó a «asesinar a presos encarcelados en prisiones de Faluya» y a todos aquellos «que colaboren con las unidades de movilización popular y el ejército iraquí».

Fuente: Infobae

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí