Gobierno israelí: «La cumbre de París fue una oportunidad perdida»

El Ministerio de Exteriores calificó la cumbre internacional en París, que tenía como objetivo reactivar el proceso de paz en Oriente Medio, como una «oportunidad perdida». La cancillería subrayó que la disposición de los líderes internacionales a ceder a las demandas del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbás, sólo sirvió para hacer que su posición fuera más obstinada y extrema.

«La conferencia en París fue una oportunidad perdida», anunció el Ministerio de Exteriores al término de la cumbre en la que participaron altos funcionarios de 28 países y concluyó con un llamado a una conferencia internacional de paz para fin del año y la reafirmación de la solución de dos estados como el único medio para resolver el conflicto.

«En lugar de instar a Abu Mazen [Abbas] a que responda a las peticiones del primer ministro [Biniamín Netanyahu] para que inicie negociaciones directas de inmediato y sin condiciones previas, la comunidad internacional respondió a las demandas de Abu Mazen y le permitió seguir evitando las negociaciones bilaterales directas sin condiciones previas. Pasará a la historia que la conferencia de París, logró simplemente endurecer las posiciones palestinas y alejar la paz», apuntó la cancillería.

Ni Israel ni los palestinos fueron invitados a la cumbre.

La dirigencia palestina, por el contrario, alabó la cumbre como un «paso significativo» en el camino hacia la paz. «La reunión de París es un paso muy importante y su mensaje es claro: Si se le permite a Israel continuar con su política de colonización y apartheid en la Palestina ocupada, el futuro será de más extremismo y derramamiento de sangre en lugar de convivencia y paz», expresó el secretario de la OLP en general Saeb Erekat. «Hemos negociado bilateralmente con Israel, la potencia ocupante, durante más de dos décadas, pero ellos continúan violando todos los acuerdos que hemos firmado. De hecho, el número de colonos ilegales israelíes en la Palestina ocupada ha crecido de casi 200 mil a más de 600 mil durante los últimos veinte años de conversaciones bilaterales».

Israel se ha opuesto consistentemente a la cumbre de París, y en cambio ha convocado a conversaciones directas entre Netanyahu y Abbas.

El ministro de Seguridad Interna, Gilad Erdan, señaló que lo que ocurría en París era «surrealista», ya que es completamente fantasioso creer que todo lo que se diga o se haga allí pueda cambiar las cosas para mejor en el terreno. La única manera de resolver el conflicto a través de negociaciones directas, pero Abbas «ha estado boicoteando a Israel durante los últimos siete años», destacó Erdan, y el dirigente palestino ha decidido pasar «el resto de sus días tratando de dañar a Israel a nivel internacional».

Fuente: Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí