En EEUU temen que Pollard pueda revelar todavía secretos a Israel

Altos oficiales de la Inteligencia estadounidense temen que el espía Jonathan Pollard pueda aún revelar información clasificada en Israel, y se oponen a que sean relajadas las severas condiciones estipuladas para su libertad condicional por la Comisión de Libertad Condicional, señala un reporte del portal de noticias The Daily Beast.

Pollard, un analista de inteligencia norteamericana, pasó sus últimos treinta años en la cárcel tras ser atrapado espiando para Israel. Desde su liberación, en noviembre pasado, ha estado viviendo en Nueva York. Los oficiales de inteligencia le dijeron al portal de noticias que temen que aún podría tener información que puede ser perjudicial para la seguridad de Estados Unidos. Es por eso que se oponen a que su computadora y sus actividades en internet dejen de ser monitoreadas, indica el The Daily Beast. Pollard ha pedido además que no lo sigan obligando a usar un dispositivo de localización GPS.

«Algunas de las fuentes y los métodos utilizados para desarrollar parte de la inteligencia expuesta por el señor Pollard no sólo permanecen clasificados sino que todavía siguen siendo usados por la Comunidad de Inteligencia hoy en día», expresó Jennifer L. Hudson, una alta funcionaria de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, en una declaración escrita citada por el informe.

Un ex funcionario de inteligencia de alto nivel de Estados Unidos le dijo al The Daily Beast que no tiene «ninguna duda, dado el volumen del material», que Pollard aún representa una amenaza.

«Lo último que uno quiere es que diga todo lo que tiene en su cabeza», agregó el funcionario.

En declaraciones recientes del gobierno de Estados Unidos, brindadas a la Comisión de Libertad Condicional, la cantidad de inteligencia que Pollard filtró ha sido descrita como «el mayor compromiso a la seguridad de Estados Unidos hasta la fecha», incluyendo «miles de documentos ultra secretos a agentes israelíes que también amenazaron las relaciones de Estados Unidos en Oriente Medio con los países árabes».

La comunidad de inteligencia de EE.UU. tampoco está dispuesta a perdonar a Pollard fácilmente. Algunos han expresado su desdén sobre su afirmación de que lo hizo porque pretendía exclusivamente ayudar a Israel.

«Fue todo una cuestión de dinero, y la mayor parte del mismo se la metió en la nariz», observó un ex funcionario citado por The Daily Beast. «Era conocido en Washington como el ‘el hombre de los caramelos’ (vendedor de drogas), por el amor de Dios», añadió.

Por otra parte, a pesar de lo que pueda haber dicho Pollard sobre sus intenciones, uno de los documentos que filtró era un manual de gran tamaño que exponía cómo la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) interceptaba las comunicaciones soviéticas.

Si bien no existen pruebas definitivas de que las filtraciones de Pollard terminaran en Moscú, «El Mossad estaba en aquel momento muy penetrado por la KGB», apuntó el almirante Thomas Brooks, ex director de Inteligencia Naval. «Los israelíes admitirán eso», puntualizó.

Fuente/Agencias/Aurora

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here