Juegos Olímpicos: Israel acude a Río con su mayor delegación y la esperanza de obtener medallas.

Israel acude a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 con la mayor delegación de su historia, y la esperanza de resarcirse del pobre resultado de Londres hace cuatro años, donde no logró ninguna medalla olímpica.

El equipo israelí estará integrado en esta ocasión por 47 deportistas, diez más que en los últimos juegos de verano, que competirán en 16 disciplinas, incluidos los primeros que lo harán en golf, triatlón o pruebas de bicicleta de montaña.

«Tenemos 47 participantes en nuestra delegación, alrededor de la mitad hombres y la mitad mujeres. Es la más grande en la historia del país, así que estamos muy orgullosos de ello», explicó a Igal Carmi, presidente del Comité Olímpico nacional.

En un encuentro de las delegaciones olímpica y paralímpica de Israel en la Residencia del Presidente, Reuvén Rivlin, Carmi subrayó que cada atleta ha «tenido que pasar unos criterios muy estrictos a fin de hacerse un hueco en el equipo que viaja a Río».

El último conjunto olímpico de Israel, compuesto por 37 atletas, fracasó en obtener metal, y hay que remontarse a Pekín 2008 hasta dar con el windsurfista Shahar Tzubari, que se hizo con un bronce.

Las esperanzas de medalla una vez más están puestas en Tzubari, así como en la yudoca Yarden Gerbi, la luchadora Ilana Kratysh, o el equipo de gimnasia rítmica, que ganó el campeonato europeo en junio pasado.

«Tenemos algunas opciones de obtener medalla, en yudo, en surf, en salto, así que tenemos algunas esperanzas. Lo que nos fijamos como objetivo es, como mínimo una medalla, y participar entre 8 y 10 finales», comentó el presidente del Comité Olímpico israelí.

Carmi reconoció que a la luz de los últimos resultados, «existe mucha presión para regresar a casa con algo, incluso el presidente se ha manifestado en ese sentido».

Israel ha ganado en su trayectoria olímpica un total de 16 medallas, entre ellas, un único oro cosechado por un windsurfista, Gal Fridman, en Atenas 2004.

Quizá por ello, tanto el presidente Rivlin, como la ministra de Cultura y Deporte, Miri Reguev, desearon a todo el equipo una buena participación en los próximos juegos de verano.

«Queridos integrantes de la delegación, cuando estén participando en Río, recuerden que muy lejos hay un país entero orgullo de ustedes y rogando por sus triunfos», aseguró la ministra.

Asimismo, recordaron que será la primera ocasión en la historia de las Olimpiadas en las que se rendirá homenaje en el transcurso de los juegos a los once atletas y preparadores israelíes secuestrados y asesinados por un comando palestino en Múnich 1972.

«En la Villa Olímpica en Río va a tener lugar una ceremonia el 3 de agosto en recuerdo de los once de Múnich», adelantó el presidente del Comité Olímpico. EFE

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí