Gustavo Sakkal: «El hecho de los chicos del colegio Sedalo no fue espontáneo, fue premeditado»

El presidente del Museo del Holocausto, Gustavo Sakkal, dialogó con la CADENA JUDÍA DE INFORMACIÓN VIS A VIS acerca de la situación de discriminación que vivieron los jóvenes del colegio ORT, cuando un grupo de chicos del colegio alemán Sedalo ingresó al boliche «Cerebro» de Bariloche vestido como soldados nazis con brazaletes con esvásticas y se pintaron los bigotes como Adolf Hitler.

– ¿Cómo tomaste la situación de antisemitismo y discriminación que vivieron los jóvenes de ORT?

Con mucho estupor y con sorpresa, ya que entendíamos que este tipo de cosas las habíamos superado. Chicos de escuelas secundarias con una preparación que no sorprende para mal, el ver que todavía estas cosas tienen vigencia o que se puedan tomar como chiste este tipo de discriminaciones y agresiones. Estamos trabajando en conjunto tanto con la DAIA como con la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación. Hoy (jueves) en la tarde vamos a estar en la DAIA porque viene el Intendente de Bariloche, y con el secretario de Derechos Humanos quedamos para el martes ir a la escuela Sedalo para tener una respuesta conjunta con toda la fuerza del caso y tener una respuesta muy fuerte rechazando este tipo de actitudes. Consideramos que deben haber medidas ejemplificadoras para que esto no se repita y no genere contagio.

– ¿Hay alguna idea de que los chicos vayan al museo y tengan una capacitación?

Estamos barajando esa posibilidad. Es un elemento con el que venimos trabajando en el museo permanentemente. Justamente tiene que ver con la enseñanza y mostrarles a los jóvenes todo lo que fue el Holocausto para que entiendan la gravedad de cuando uno empieza con hechos sencillos de bullying o cualquier tipo de discriminación, cualquiera sea su forma, en lo que puede llegar a derivar y lo que nunca jamás debería volver a pasar. Sí tomamos la educación como una herramienta fundamental de prevención para poder contener y evitar que estos hechos puedan volver a tener lugar.

– ¿Te comunicaste con Silvia Fazio, la directora del colegio Sedalo?

No lo hice en forma directa, pero sí se estaba contemplando que los chicos se acerquen al museo para poder tener una enseñanza de lo que fue el Holocausto y entender la importancia del caso y que no se tome tan a la ligera. Por la forma de manejarse, no es que fue una cuestión espontánea que surgió de hacer un chiste. Evidentemente ha tenido una premeditación porque habían llevado la ropa para disfrazarse, los maquillajes para hacerse los bigotes. Sabían que iba a ser el motivo para hacer su fiesta y manejarse de esa manera. Paradójicamente, ayer (miércoles) a la tarde estuvo el embajador de Alemania en el museo e inauguramos juntos la muestra del Hospital Judío de Berlín, que se cumplen 250 años, y  me llamó hoy también mostrándose indignado y sorprendido por esto. Es más, el mismo embajador se mostró sorprendido de que pueda llegar a ocurrir un hecho como este dentro de la comunidad alemana Argentina.

– ¿El embajador alemán les comentó si de la propia embajada iban a tomar alguna medida?

Ellos ya estaban trabajando con la dirección y también tenían pensado que a través del Museo del Holocausto se pueda tratar de tomar algún tipo de enseñanza y capacitación para estos jóvenes, y que comprendan la gravedad de lo que han hecho.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here