Shimon Peres Z»L: el paisano de mi papá. Por Gustavo Szpigiel

Cuando de chico le preguntaba a mi viejo (Luis) dónde había nacido, siempre me decía (o yo entendía) Viznevicz, en Polonia.

El tenía sólo 5 años cuando mis abuelos Raquel y David Szpigiel, con sus cuatro hijos, partieron desde esa ciudad hacia América. Lo hicieron en 1933. En esa ciudad también había nacido el 2 de agosto de 1923 un tal Szymon Persky, hijo de Isaac y Sara.

Se venía la segunda guerra mundial y había que escapar. Los Persky era una familia de madereros, los Szpigiel trabajaban el campo. Las dos familias eran judías.

Los Szpigiel partieron en 1933 hacia América, los Persky a Medio Oriente. La vida les marcó diferentes rumbos.

Nunca sabremos si es esa tierra, su gente o su sangre la que formó a Shimon Peres como un héroe nacional, artífice de la paz y uno de los líderes más reconocidos en la historia del mundo.

Nunca sabré yo si la familia de mi padre hubiera cambiado el rumbo, cómo hubiese sido su vida.

Uno llegó a donde 15 años más tarde sería el Estado de Israel, su lugar en el mundo, y lo defendió hasta el último suspiro de su vida y le dedicó su existencia sin importarle si perdía una elección, nunca negoció sus convicciones, nunca un acto deshonesto, nunca claudicó en su afán de impulsar la unidad nacional, con el solo objetivo de sumar fuerzas para que sea un gobierno fuerte.

Nunca supo mi papá que Shimon Peres nació en su misma ciudad (mi viejo nos dejó muy joven) y que todavía a Peres le quedaban más de 30 años de liderazgo en busca de la paz.

Nunca supo mi viejo que Peres fue el canciller que firmó los acuerdos de Oslo y ahí surgió la Autoridad Nacional Palestina lindante con Israel que consolidó, y sigue siendo, el único estado democrático en Medio Oriente.

Nunca supo mi viejo que a Peres le dieron el premio Nobel de la Paz.

Tampoco supo Shimon Peres, que Luis formó su familia.

Nacieron en la misma ciudad. Un Barrio “Idishe”.

Tal vez nacieron en la misma salita de guardia, tal vez corrieron juntos por la misma vereda, tal vez hasta jugaron a ser grandes, tal vez uno de ellos soñó con darle vida a un país, que los judíos de todo el mundo tengan su lugar en la tierra y convertirse en uno de los líderes mundiales más importantes del último siglo, tal vez el otro soñó con formar una familia y ser considerado un buen tipo.

Los dos cumplieron su sueño. Shimon Peres y mi papá.

Gustavo Szpigiel
Director de Vis a Vis

1 COMENTARIO

  1. Que hermosa reflexión GUstavo … nace un escritor???? (José, tu hermano de Mar del Plata)

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here