Emotivo acto a 78 años de la Noche de los Cristales Rotos

La Plaza de la Shoá busca convertirse en un lugar emblemático de la Ciudad de Buenos Aires para actos de memoria y conmemoración del Holocausto, una de las mayores tragedias de la historia del siglo XX, y esta es la segunda oportunidad en este año que la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, junto con la B’nai B’rith Argentina, eligieron de común acuerdo ese lugar para conmemorar una fecha tan significativa.

En esta oportunidad se conmemoraron los 78 años de la Noche de los Cristales Rotos, un hecho que es considerado en la historia de la Segunda Guerra Mundial como el inicio de un proceso de segregamiento y odio hacía los judíos: quemando libros, rompiendo negocios e incendiando las sinagogas en Alemania y Austria y que finalizó, tristemente, con la maquinaria asesina del nazismo que terminó con la vida de seis millones de judíos.

20161108_193840

Para este acto conmemoratorio de la Kristallnacht, que sucedió entre el 9 y 10 de noviembre de 1938, estuvo presente el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, Pamela Malewicz, subsecretaria de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Ciudad de Buenos Aires, y el diputado nacional por Cambiemos, Waldo Wolff. También concurrieron los representantes de las principales instituciones de la comunidad judía, el juez Franco Fiumara y representantes de la colectividad Armenia. Además, en la primera fila estuvieron los sobrevivientes del Holocausto que tuvieron un rol protagónico y de una profunda mirada hacía el pasado-presente en este acto, ya que fueron los encargados de encender las siete velas, y se leyó la historia de cada uno de ellos, que subieron al escenario.

Ante un escenario imponente, el acto comenzó con la Orquesta Estable del Teatro Colón que interpretó la Sinfonía Nº 5 de Gustavo Mahler. Luego, el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, Lic. Claudio Avruj, destacó que la «Shoá es una política de Estado» y que el «ejercicio de la memoria no nos debe poner en un lugar congelado de la historia».  Como es tradicional en los actos que llevó adelante la B`nai B`rith Argentina, la parte interreligiosa ocupó un lugar central, por eso miembros de la religión judía y católica expresaron palabras alusivas a la fecha.

El invitado especial para dar un discurso fue el escritor Federico Andahazi, quien en la mayoría de sus libros abordó la temática del Holocausto y de la Segunda Guerra Mundial leyó un texto muy emotivo acerca de su abuela Esther, que escapó de los pogroms, no así algunos de sus 10 hermanos. Al final de la lectura, el escritor rompió en un llanto cuando relató la vida de su abuela hasta el momento de su deceso.

Antes de finalizar tomó la palabra Avelluto, quien se refirió a los rostros de los sobrevivientes señalando que él vio «caras de niños, no de personas adultas», y en base a esto se refirió a aquellos niños (los sobrevivientes) que tuvieron que vivir. También hizo referencia a los «prejuicios que nos separan del presente».

Para cerrar, Peña señaló que «la Shoá es una tragedia de la humanidad». «El Holocausto nos tiene que obligar a una reflexión más profunda y humana porque está claro que los valores que están en discusión, los valores que nos llevan a esta conmemoración, tienen que ver con temas que vivimos a diario». Además, se refirió a que no existe ningún niño que quiera hacerle daño a otro, «pero algo nos pasa como sociedad y hace que a través de las pequeñas agresiones, verbales y físicas, vayamos desarrollando esa capacidad para despreciar al otro. Para dejar de amarlo como otro ser humano».

Por último, el jefe de Gabinete se refirió a la decisión de la UNESCO, aunque sin mencionarla, de negar los lazos judeo-cristianos con el Muro de los Lamentos y el Monte del Templo, y subrayó: «Como Gobierno nosotros valoramos los símbolos, la historia y la cultura del pueblo judío más allá que coyunturalmente un organismo internacional pueda plantear alguna disputa en ese sentido».

1 COMENTARIO

  1. El nombre Kristalnacht fue dado para minimizar los hechos ocurridos en el Territorio del III Reich, o sea Alemania , Austra y Bohemia y Moravia.
    Ahora la llaman NOVEMBERPOGROM, pogromo de noviembre, como que fue, con muertos, heridos, incendios, robos de la propiedad judia, etc
    Se le impuso a la colectividad una multa de MIL MILLONES DE MARCOS ( 1.000.000.000) y confiscaron los pagos por seguros de las Aseguradoras a los clientes judíos.l

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here