Erdogan podría gobernar en Turquía hasta el 2029

Recep Tayyip Erdogan podría gobernar Turquía como un presidente con plenos poderes al menos hasta el 2029. “El resultado será la opresión”, según los republicanos del partido CHP, en la oposición.

Erdogan se siente más fuerte que nunca, después de que el bloque nacionalista en el Parlamento, el MHP, aceptara el martes sus propuestas para una enmienda de la Constitución para convertir Turquía en un régimen presidencialista, abandonando el sistema parlamentario por primera vez desde la fundación de la república en 1923. Las propuestas, según el comentarista político Mustafa Akyol, eran tres: una Constitución completamente nueva, una enmienda mayor o una enmienda más limitada. Todas ellas han sido recibidas como razonables y en todos los casos el resultado es el mismo.

Una vez el MHP de su aprobación formal, se votaría en el Parlamento (con garantía de victoria) y se celebraría un referendum en el 2017. La reforma constitucional entraría en vigor en el 2019. Ese año termina el actual mandato de Erdogan pero la reforma pondría el marcador a cero, permitiendo a Erdogan concurrir a la presidencia por otros dos mandatos de cinco años, hasta el 2024 y hasta el 2029. Para entonces, Erdogan tendrá 75 años y habrá detentado el poder durante 27.

Desde luego, señala Akyol, Erdogan tendría que conservar su popularidad y ganar esas elecciones. De momento, ha cerrado 195 periódicos, según informa Turkish Minute, ha encarcelado a 10 diputados del partido prokurdo HDP, ha despedido a más de 15.000 funcionarios, ha encarcelado a 39.378 personas y detenido a 92.607, según el Ministerio de Justicia. Todo ello, a partir del fallido golpe de Estado del pasado julio.

Esta ola de represión con el pretexto de acabar con los seguidores del imán Fethullah Gülen –antiguo aliado y actual enemigo político de Erdogan, quien le acusa de estar detrás de la intentona golpista- ha colmado la paciencia del Parlamento Europeo. La Eurocámara votará mañana jueves sobre la suspensión de las negociaciones de adhesión de Turquía a la Unión Europea.

Manfred Weber, líder del grupo parlamentario del Partido Popular Europeo, dijo que “nuestro mensaje a Turquía es muy claro: las negociaciones de adhesión deben ser congeladas de inmediato”. Los socialistas europeos están totalmente de acuerdo.

La reacción de Erdogan –cuyas aspiraciones europeístas son más que dudosas a estas alturas, y que incluso ha amagado con aliarse con Rusia- no se ha hecho esperar. Ha acusado a los europeos de aliarse con los “terroristas”, es decir, a la organización de Gülen y a los kurdos del PKK.

Según Erdogan, la votación de mañana en la Eurocámara, “no tiene valor para nosotros, sea cual sea el resultado”. “Es imposible para mi aceptar el mensaje que se quiere dar. La votación en sí misma es una prueba de apoyo al terrorismo. Las organizaciones terroristas están caminando libremente por Europa”.

Erdogan, que afirmó hace unos días en Islamabad (Pakistán) que el islam no puede dialogar con otras religiones, pronunció estas palabras en una reunión de la Organización de Cooperación Islámica en Estambul y afirmó que “cada día una asociación musulmana es atacada en Europa, queman nuestras mezquitas”, informa la agencia Efe.

La Vanguardia

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here