Historia judía: la expulsión de los judíos de los países árabes

Entre 1920 y 1970, 900.000 judíos fueron expulsados de países árabes y de otros países musulmanes. La década de 1940 fue un punto de inflexión en esta tragedia; de los expulsados, 600.000 se establecieron en el nuevo estado de Israel y 300.000 en Francia y Estados Unidos. Hoy, ellos y sus descendientes forman la mayoría de la comunidad judía francesa y una gran parte de la población de Israel.

En los países que expulsaron a los judíos, se instituyó una combinación de seis medidas legales, económicas y políticas destinadas a aislar a los judíos en la sociedad: la desnacionalización; discriminación legal; aislamiento y secuestro; despojo económico; discriminación socioeconómica; y pogroms o actos similares.

Se suele decir que el sionismo fue el responsable de este desarrollo. Sin embargo, el antisemitismo de la región se habría desarrollado incluso sin el surgimiento del estado de Israel debido al nacionalismo árabe-islámico, que resultó en xenofobia.

El hecho de que estos acontecimientos se hayan oscurecido ha servido a la campaña para deslegitimar a Israel y, en consecuencia, en gran medida a la misma población que sufrió esta opresión. El destino de los refugiados palestinos, su proclamada inocencia y la injusticia que sufrieron, constituyen el eje principal de esta deslegitimación. Los refugiados judíos han sufrido más que los refugiados palestinos y han sufrido más expolios. Sin embargo, se convirtieron en ciudadanos de los países de refugio, especialmente Israel y Francia, mientras que los palestinos fueron excluidos de las naciones árabes.

Entre 1920 y 1970, 900.000 judíos fueron expulsados de países árabes y de otros países musulmanes: de Marruecos a Irán, de Turquía a Yemen, incluidos los lugares donde habían vivido durante veinte siglos. La década de 1940 fue un punto de inflexión en esta tragedia.

¿Cómo se explica este éxodo? Es el punto ciego de la conciencia política contemporánea y objeto de negación. Ni siquiera hay una expresión para nombrar este gran evento. “El éxodo olvidado” es el término más comúnmente utilizado. Pero en realidad enmascara la naturaleza y el impacto de este acontecimiento histórico. ¿”Olvidado” por quién, aparte de los ideólogos? “Éxodo” es una descripción adecuada de la situación, pero no de sus causas, que el adjetivo “olvidado” oculta aún más. Quienes sufrieron la expulsión no lo han olvidado en absoluto. Además, es también un hecho histórico importante.

judios-paises-arabes2

Es un importante fenómeno transnacional. Las comunidades judías fueron expulsadas en su totalidad o casi. Comunidades de cierta importancia permanecen en Irán, Turquía, Marruecos y Túnez. Todos los países que expulsaron a los judíos tienen una cosa en común: pertenecen al Islam (incluyendo Turquía e Irán, que no son países árabes). Sin embargo, es difícil ver este éxodo como un todo. En gran parte se desarrolló durante un período de treinta años (1940-1970) y abarcó una enorme área geográfica, desde Marruecos hasta Irán, desde Turquía hasta Yemen.

El “Estatuto de los judíos”

Sin embargo, si comparamos los hechos en los distintos países, surge un modelo idéntico: los judíos fueron sistemáticamente expulsados después de que se instituyó un “Estatuto de los Judíos” de facto. Se instituyó una combinación de seis medidas legales, económicas y políticas destinadas a aislar a los judíos en la sociedad:

Denacionalización

Discriminación legal

Aislamiento y secuestro

Despoblación económica

Discriminación socioeconómica

Pogroms o actos similares

1) La desnacionalización de los judíos

Los judíos fueron aislados de su sociedad por un proceso legal en muchas tierras.

Esta fue la etapa preliminar de su exclusión, que fue seguida de la expulsión. Varias medidas legales en varios países ilustran este punto.

En Egipto se produjo la evolución más articulada. Comenzó con el Tratado de Sèvres (1920), un tratado de paz entre los Aliados y los Otomanos que desmembró el Imperio Otomano y abrió el camino a la posterior creación de los estados árabes (e israelí). Abordó la cuestión de la nacionalidad en Egipto y puede considerarse la primera violación de los derechos de los judíos autóctonos. Se introdujo la noción de pertenencia a una raza (artículo 105) en lugar de una nación, disociando así a los judíos de la mayoría de la población del país. El siguiente paso fue las leyes de nacionalidad de 1927 y 1929, que favorecían el jus sanguinis (o derecho de sangre). Un egipcio se definía desde entonces como alguien que tenía afiliación árabe-musulmana.

La Convención de Londres (1936) concedió a Egipto la independencia bajo el rey Farouk, y fue seguida de un empeoramiento de las leyes de nacionalidad. Según leyes adicionales de nacionalidad (en 1950, 1951, 1953 y 1956), los judíos autóctonos se convirtieron en apátridas: 40.000 personas fueron convertidas en “extranjeros” en su propio país. En 1956, después de la guerra del Sinaí, se añadió una nueva dimensión: se retiró la nacionalidad egipcia a cualquiera que cometiera actos en favor de estados o estados enemigos que no tuvieran relaciones con Egipto. En la práctica, todos los judíos eran sospechosos de doble lealtad. Esto llevó finalmente a la acusación de que todos los judíos eran sionistas.

En Irak, por la ley del 9 de mayo de 1950, los judíos que salieron de Irak fueron despojados de su nacionalidad.

En Libia, las leyes de nacionalidad del 12 de junio de 1951 (artículo 11, cláusula 27) decretaron que el estatuto personal de los no musulmanes sería gobernado por sus tribunales (religiosos), a modo de dhimmis durante el período premoderno. Los judíos ya no podían votar ni ocupar cargos políticos.

2) Discriminación legal

Una serie de medidas legales impusieron restricciones a empresas y asociaciones. Las comunidades y organizaciones judías fueron colocadas bajo supervisión. El árabe se convirtió en el único idioma de los servicios públicos.

En Libia, en 1953, los judíos fueron sometidos a restricciones y se convirtieron en víctimas de boicots económicos. El club deportivo Maccabi se abrió por la fuerza a los miembros árabes en 1954. El 9 de mayo de 1957 se promulgó un decreto obligando a los libios con parientes en Israel a registrarse en la oficina de boicot libio, aunque en ese momento el 90 por ciento de los judíos ya se habían marchado. El 3 de diciembre de 1958, la comunidad judía de Trípoli dejó de ser una entidad independiente. Posteriormente fue supervisada por un comisionado nombrado por el estado. La exclusión legal empeoró. En 1960, a los judíos se les prohibió adquirir nuevas posesiones. Ya no se les permitía votar, ocupar cargos públicos o servir en el ejército o la policía. El 2 de abril de 1960, se cerraron las escuelas Alliance Israélite Universelle.

Acontecimientos similares se produjeron en el Líbano. Ya en 1947, los estudiantes judíos fueron expulsados de la Universidad de Beirut. Las organizaciones “sionistas” judías (como el club deportivo Maccabi) estaban prohibidas. Los judíos fueron despedidos de cargos de servicio público y los movimientos juveniles judíos prohibidos.

En Irak, la historia judía y la enseñanza de la lengua hebrea fueron prohibidas en las escuelas judías durante los años veinte. Los judíos fueron expulsados del servicio público y de la educación en los años treinta. El currículo de las escuelas judías fue censurado en 1932.

En Irán, las actividades sionistas (diferenciadas de las actividades “judías”) fueron prohibidas en 1979. En 2000, la discriminación se desarrolló en el servicio público, universidades y empresas públicas.

En Yemen, en 1913 se instaló la ley de la sharia, empeorando la situación de los dhimmi. Los decretos que especifican la conversión forzada para los huérfanos fueron publicados entre 1922 y 1928, mientras que los judíos fueron excluidos de las posiciones de servicio público y del ejército.

En Siria, la compra de bienes raíces estaba prohibida a los judíos en 1947, y los judíos comenzaron a ser despedidos de cargos de servicio público. En 1967, se nombraron directores musulmanes para las escuelas judías.

En Marruecos, después de la independencia en 1956, comenzó un proceso de arabización de los servicios públicos, separando a los judíos de la sociedad en general. El 26 de noviembre de 1958 se publicó un dahir (decreto) que marroquizaba organizaciones de caridad judías, poniendo en peligro su libertad.

En Egipto, un largo proceso de discriminación en el servicio público comenzó en 1929. En 1945-1948, los judíos fueron excluidos del servicio público. En 1947, las escuelas judías fueron sometidas a vigilancia y obligadas a arabizar sus programas de estudios. Las organizaciones comunitarias se vieron obligadas a presentar sus listas de miembros al Estado egipcio después de mayo de 1948 y hasta 1950. En 1949, a los judíos se les prohibió vivir en las proximidades de los palacios del rey Farouk.

En Túnez, una ley relativa al judaísmo (11 de julio de 1958) puso fin a las comunidades judías, las reemplazaron con “comisiones de culto israelitas” temporales y se suprimió el estatus personal de los judíos (heredado del estatuto de dhimmi que obligaba a los judíos a depender de sus tribunales religiosos para todos los asuntos relacionados con su estado personal). En Túnez también, la independencia (1956) condujo a la tunificación de los servicios públicos.

Turquía en el marco de los jóvenes turcos (1923-1945) creó batallones de trabajo duro para conscriptos no musulmanes en mayo de 1941.

3) Aislamiento y secuestro

El hostigamiento administrativo llevó a los judíos a un estado de aislamiento: la negativa a entregar pasaportes, la retención de pasaportes de las familias, diversos boicots de la Liga Árabe y la interrupción de las relaciones postales con Israel crearon una atmósfera difícil. Los judíos se convirtieron en prisioneros de facto.

Por ejemplo, en julio de 1948, Irak prohibió a los judíos abandonar el país.

Con una nueva ley de nacionalidad (12 de junio de 1951), a los judíos libios no se les permitía tener pasaportes ni certificados de nacionalidad libia, sino sólo documentos de viaje cuya renovación no era automática. Las relaciones postales con Israel fueron suspendidas en 1954, la emigración a Israel restringida, el turismo a Israel prohibido.

Yemen prohibió a los judíos abandonar el país en 1949. Túnez interrumpió las relaciones postales con Israel en 1956. En 1973, Siria prohibió a los judíos comunicarse con personas en el extranjero. En Marruecos también, a partir de 1956 los judíos tuvieron dificultades para obtener pasaportes (las familias eran retenidas como rehenes), y en 1958, se suprimieron las relaciones postales con Israel. En Irán se hizo difícil para los judíos obtener un pasaporte a partir de los años ochenta. En Egipto, en la década de 1950, también se retiró los pasaportes a quienes que salían del país. En junio de 1948, la ley marcial prohibió a los judíos salir de Egipto para Israel.

4) Expolio económico

Los activos económicos judíos también fueron atacados. Sus activos líquidos, cuentas bancarias y propiedades fueron sometidos a secuestro y nacionalización, mantenidos en rescate, y robados cuando salieron.

En Turquía, la imposición de intereses al capital en 1942 se aplicó sólo a los judíos. Irán confiscó las posesiones y bienes raíces judíos en 1979. Marruecos retuvo a los judíos, ansiosos de emigrar a Israel, para obtener rescate en 1961, y el Congreso Judío Mundial tuvo que pagar 250 dólares por cada judío al que se le permitió abandonar el país. En Túnez, en 1961-1962, los judíos que salían del país sólo podían llevar consigo un dinar (el equivalente hoy a tres dólares estadounidenses). Yemen, en 1949, listó las posesiones y propiedades judías a fin de mantenerlas para el rescate. En 1947, Siria descargó a los judíos de los puestos de servicio público; en 1949, se apoderó de los activos financieros judíos.

Siria promulgó una ley para apoderarse de las posesiones judías (casas, fincas, tiendas) en Alepo y en Qamishli en abril de 1950, y para instalar refugiados palestinos en barrios judíos. De 1958 a 1961, los judíos que salían del país se vieron obligados a transferir sus posesiones al estado sirio y a pagar considerables gastos de salida. En 1960 y 1975, un patrocinador judío canadiense pagó un rescate para sacar a la gente del país. En 1967, los trabajadores judíos fueron despedidos con el fin de contratar a palestinos, y los médicos y los farmacéuticos judíos fueron despedidos.

En Libia en 1961, la Ley #6 decretó que las posesiones de judíos que salían para Israel fueran secuestradas. Un registrador general se encargó de liquidarlas. En 1970, las propiedades judías fueron confiscadas.

En Irak, se impusieron multas considerables a los judíos ricos en julio de 1948, y en marzo de 1951, se congelaron las posesiones de los judíos que salían del país y los judíos fueron obligados a renunciar a su ciudadanía.

En Egipto, en febrero de 1949, se secuestraron las posesiones de los judíos autóctonos y los que estaban en el extranjero.

judiosnorteafrica

5) Discriminación socioeconómica

Además, los judíos sufrieron discriminación socioeconómica en los países musulmanes y árabes. En algunos casos las empresas se convirtieron en cooperativas para que los empresarios judíos perdieran la propiedad.

En Irak, la ley del 12 de enero de 1950 relativa al control bancario llevó a la quiebra de corredores de bolsa, la mayoría de los cuales eran judíos.

Siria prohibió a los judíos trabajar en la agricultura en febrero de 1950.

En Libia, la prohibición de emplear judíos en compañías petroleras se instituyó en los años sesenta. A partir del 15 de julio de 1961, se requería un certificado de nacionalidad para cada acción comercial, pero los judíos no podían obtenerla.

En Marruecos, a partir de 1960, los empresarios judíos estaban obligados a tener un socio musulmán.

El mismo desarrollo ocurrió en Túnez en 1956: la economía nacional (industria y comercio) se convirtió en “cooperativa”, y los empresarios judíos estaban obligados a tener un socio musulmán.

En Egipto en 1947, una ley relativa a las empresas decretó la egipciación de los asuntos públicos y comerciales: el 75 por ciento de los empleados tenían que ser egipcios “reales” (árabes o musulmanes). De hecho, fue una islamización del personal, de modo que la mayoría de los judíos perderían sus empleos.

En 1948, el gobernante yemenita Imam Ahmad obligó a los judíos a trasladar sus conocimientos en artesanía y comercio a los árabes yemeníes antes de abandonar el país.

judios-paises-arabes

6) Pogroms y eventos relacionados

Una serie de pogroms y eventos relacionados, tales como disturbios, arrestos, asesinatos de figuras públicas y destrucción de sinagogas, ocurrieron mientras las potencias coloniales y la policía estatal árabe miraban pasivamente. Eso dio a los judíos la señal de que era hora de irse.

En Egipto, el 2-3 de noviembre de 1945 en varias ciudades estallaron disturbios anti-británicos y antisemitas. Del 14 al 16 de mayo de 1948 hubo arrestos masivos; mil judíos fueron detenidos y acusados de ser sionistas. El 2 de noviembre de 1948, tuvieron lugar disturbios y saqueos en El Cairo y el 26 de enero de 1952, el “sábado negro” vio disturbios y actos de violencia.

En Turquía, en junio-julio de 1934, se produjeron pogroms en Tracia.

En Irak, el 1 y 2 de junio de 1941, en el pogrom de Farhoud en Bagdad, murieron 180 personas y 600 resultaron heridas. En 1948, tuvo lugar una ola de persecuciones oficiales anti-judías, incluyendo arrestos y multas considerables. Shafik Adass, un millonario judío acusado de vender excedentes de arsenales militares a Israel, fue ejecutado en septiembre de 1948. Durante 1949, los miembros del movimiento sionista fueron perseguidos. La persecución también tuvo lugar en Kurdistán en junio de 1950, cuando los judíos fueron obligados a renunciar a sus posesiones y casas. Una sinagoga fue atacada en Bagdad el 14 de junio de 1950; tres personas murieron y veinte resultaron heridas.

En Libia, tuvieron lugar disturbios contra los que vivían en los barrios judíos en Trípoli en enero de 1945. El sesenta por ciento de las posesiones judías fueron destruidas y 135 personas murieron; los soldados actuaron como cómplices de los alborotadores. Los judíos fueron obligados a evacuar. Los judíos de Hara, Trípoli y Benghazi fueron puestos en prisión preventiva. En 1948, hubo más disturbios. Un líder judío de ochenta y cuatro años, Halfalla Nahum, fue asesinado en Trípoli en 1963; durante el verano de ese año, otras figuras judías fueron atacadas y heridas. En 1967, estallaron disturbios y diez personas murieron. En 1969, se inició una campaña antisemita contra los judíos, y los cementerios judíos fueron arrasados en 1970. Sesenta y cuatro sinagogas fueron destruidas en 1978, y setenta y ocho sinagogas fueron transformadas en mezquitas o, en el caso de Benghazi, en Iglesias coptas.

En el Líbano, los judíos fueron secuestrados y asesinados durante 1967. Tras una serie de secuestros y asesinatos de judíos, el asesinato de uno de ellos, el Dr. Albert Elia en septiembre de 1971, señaló a los judíos que era hora de partir.

En Irán, en 1968 se produjo un dramático aumento del antisemitismo. En 1979-1980, Habib Elkanian, presidente de la comunidad judía, fue acusado de sionismo. Él y otras tres figuras de la comunidad judía, Avraham Brouhim, Albert Daniel y Manotsar Kedochim, fueron ejecutados.

En Siria se produjeron pogroms en varias ciudades, se incendiaron sinagogas y varios cientos de judíos fueron arrestados en noviembre de 1947. La sinagoga de Almenasheh en Damasco fue atacada el 5 de agosto de 1949; trece personas murieron y treinta y dos resultaron heridas.

En Argelia, en 1929-1930, ocurrieron muchos incidentes entre árabes y judíos en varias ciudades del área de Constantino. El 5 de agosto de 1934, tuvo lugar en Constantino un pogrom en nombre de la yihad. Veintisiete personas murieron, pero los soldados no intervinieron. En 1957, hubo asesinatos en Orán y Medea; en marzo de 1958, granadas en Boghari; y el día antes de Yom Kippur (el Día de Expiación Judío) en 1959, granadas en Bou Saada. La sinagoga de Argel fue saqueada el 12 de diciembre de 1960. En 1961, el cementerio judío de Orán fue profanado y el famoso músico Raymond Leyris fue asesinado en Constantino. El 2 de setiembre de 1961, un judío fue asesinado en Rosh Hashaná (Año Nuevo Judío). En Orán, especialmente en los barrios judíos, se perpetraron asesinatos y masacres el 5 de julio de 1962, el mismo día de la independencia argelina.

En Túnez en enero de 1952, se produjeron disturbios en el hara (gueto) de Túnez, con una persona muerta. En 1956, hubo ataques contra judíos durante la noche. El antiguo cementerio judío de Túnez fue expropiado en 1957, y la gran sinagoga de Túnez fue destruida en 1960. Después del asunto Bizerte de julio de 1961, se perpetraron actos violentos en los que se acusó a los judíos de haber luchado junto a las tropas francesas durante enfrentamientos sangrientos entre tunecinos y tropas francesas alrededor de la base militar francesa. Se produjo una ola de salidas de judíos (15.000 en 1961 y 10.000 en 1962, todos a Francia). El barrio judío de Túnez fue saqueado el 6 de junio de 1967 y la gran sinagoga fue saqueada. Los judíos fueron asesinados en Djerba en 1982, y la sinagoga de Djerba fue atacada el 11 de abril de 2002.

En Marruecos, el barrio judío de Fez fue saqueado en 1912. En mayo de 1938, se produjeron pogroms en Oujda (con cuatro judíos asesinados) y Jerada (treinta y nueve muertos y treinta heridos). Los días 7 y 8 de junio de 1948, se produjeron disturbios antijudíos en Oujda y Jerada y el 3 de agosto de 1954 en Sidi Kassem-Petitjean (con seis personas muertas). En enero de 1961, en el momento de la visita de Nasser, durante los “diez días negros”, hubo veinte incidentes en los que la policía arrestó y detuvo de doscientos a trescientos judíos, incluidos veinticinco estudiantes. El secuestro y la conversión forzosa de una docena de jóvenes se produjo en 1961-1962.

En Yemen, una serie de disturbios y saqueos tuvo lugar en 1931 y 1947 (con ochenta personas asesinadas). Una acusación de delito ritual se lanzó contra los judíos en Sana’a en 1948.

Todos estos eventos juntos crearon un complejo masivo de discriminación sistemática -a menudo gradual-. Como resultado de estos abusos y actos violentos, las comunidades judías fueron liquidadas de dos maneras: expulsión, como en Egipto, Irak, Libia y Argelia, o exclusión, como en Túnez después de la independencia, Marruecos (1956-1961), Siria- Líbano (después de 1947), Turquía (1923-1945), Yemen e Irán (1950 y 1970).

judios-arabes

Causas

El antisemitismo se habría desarrollado incluso sin la existencia del estado de Israel debido al nacionalismo árabe-islámico, que resultó en xenofobia. En el siglo XX, la hostilidad hacia los judíos se estaba extendiendo mucho antes de la creación de Israel: en Yemen, Siria, Palestina del Mandato, Turquía y Argelia.

Es costumbre decir que el sionismo fue el responsable de este desarrollo. Pero el Sionismo debe ser entendido, en la cosmovisión de la mente islámica, en otra perspectiva. Con el colapso del Imperio Otomano y el nacimiento del intolerante nacionalismo árabe, naciones largamente dominadas (como los armenios y los judíos) buscaron la independencia. Esto fue entendido por el mundo árabe como una rebelión no sólo contra los nuevos estados-nación árabes, sino también contra la ley islámica, que pone a los no musulmanes en el estatus inferior de una nación dominada: los dhimmis.

Tanto los armenios como los judíos fueron sometidos a una violenta represión. Los primeros fueron masacrados por el Imperio Otomano en 1894-1895, alrededor de 300.000 víctimas y sufrieron un genocidio de 1.200.000 víctimas por los turcos en 1908. Este último en la Palestina Obligatoria sufrió pogromos en 1920, 1929, 1936 y 1939. Los judíos de los países musulmanes, como hemos visto, se vieron obligados a marcharse. Casi ningún judío permanece en los países mencionados, y el número de árabes cristianos también está disminuyendo en ellos.

El nuevo anti-sionismo árabe contenía clásicas políticas antisemitas, como lo demuestra el “Estatuto de los judíos”, que podría ser comparado con el Estatuto de Vichy de los judíos, excepto que se desarrolló durante mucho tiempo, en una enorme área geográfica, Y en diferentes períodos. Los judíos fueron acusados de ser corresponsables con Israel por la guerra que los estados árabes declararon contra el nuevo estado y luego perdieron. Independientemente de su afiliación ideológica – comunista, nacionalista, sionista, religiosa, etc. – fueron sometidos a leyes especiales dirigidas específicamente a los judíos. Fueron expulsados de todos los países árabe-musulmanes porque se les imputó una responsabilidad colectiva. Este es un razonamiento antisemita típico.

Los judíos de los países árabe-musulmanes eran impotentes. No tenían ejército. No participaron en el conflicto. No eran responsables de desencadenar hostilidades entre los Estados árabes e Israel. Que el Yishuv, el estado casi-judío que se desarrolló en la Palestina Obligatoria, se convirtió en un estado de acuerdo con el Plan de Partición de las Naciones Unidas tampoco fue responsable de la guerra, excepto por el escándalo de su existencia. En cambio, la causa de la situación fue la intolerancia y el imperialismo de los nuevos Estados árabes: antes de que éstos lograran la independencia, no existían de hecho tales Estados. Antes de los imperios coloniales occidentales había otro imperio colonial islámico, el otomano. Palestina nunca existió como entidad política o cultural. Los nuevos Estados-nación-incluido Israel- eran un producto de los imperios coloniales occidentales y todos fueron “inventados”. ¿Por qué estos judíos en los países árabes fueron perseguidos y expulsados si no como resultado de una ideología y política antisemitas? Fue una continuación del antijudaísmo islámico tradicional, pero definido en referencia al símbolo de la rebelión de los dhimmis judíos: el sionismo.

Hacia una Nueva Narrativa

El hecho de que estos acontecimientos se hayan oscurecido ha servido a la campaña para deslegitimar a Israel y, en consecuencia, en gran medida a la misma población que sufrió esta opresión. El destino de los refugiados palestinos, su proclamada inocencia y la injusticia que sufrieron, constituyen el eje principal de esta deslegitimación.

Alrededor de 600.000 de los judíos expulsados de los países islámicos en esos años intentaron reconstruir su vida en Israel. Han sufrido más que los refugiados palestinos y han sufrido mayor destrucción. Se convirtieron en ciudadanos de los países de refugio (especialmente Israel y Francia), mientras que los palestinos eran excluidos de las naciones árabes. A diferencia de Israel, los estados árabes se han negado a integrar a los refugiados (palestinos) con la esperanza de mantener vivo los focos de conflicto.

Hoy, el 20 por ciento de los ciudadanos israelíes son árabes palestinos, mientras que los pocos miles de judíos que todavía viven en los estados árabes y musulmanes (casi exclusivamente Irán, Marruecos, Turquía y Túnez) son minúsculas minorías casi-dhimmi, probablemente destinadas a desaparecer. Excepto en Turquía, dependen de un régimen despótico o monárquico que los necesita para intereses específicos en la política internacional. Desde 1922, ya existe un Estado palestino árabe en el territorio de la Palestina del Mandato: Jordania, con el 75 por ciento de su población palestina. La Autoridad Palestina rige parte del resto en lo que se convirtió en “Cisjordania” después de su anexión por Transjordania en 1948, que luego se convirtió en Jordania.

judios-de-yemen-emigran-a-israel

El destino de los palestinos es principalmente el resultado de la política de su liderazgo, que siempre ha rechazado la división adicional de la Palestina del Mandato (propuesta en 1937 y 1947). La creación de Transjordania en 1922 aparentemente no fue suficiente. Los árabes de Palestina eran aliados de los cinco estados árabes que atacaron el recién creado estado de Israel: Jordania, Irak, Siria, Egipto y Líbano, así como de la Liga Árabe. Incluso hoy, tanto la Autoridad Palestina como Hamas rechazan la división de la tierra, negando a Israel su derecho natural a una existencia nacional, definiendo a Palestina como exclusivamente árabe e islámica.

El pueblo judío es un pueblo con una larga historia – contrario a los palestinos – y tiene el derecho de soberanía en una tierra que ha sido hogar de tres estados judíos desde la antigüedad más temprana. El sionismo es la culminación de un proceso de autodeterminación, desde una nación dominada en el mundo árabe-musulmán hasta una emancipada en este mundo, es decir, en Oriente Medio. Ha habido un intercambio de población. El “pecado original” de Israel es una ficción. Estos son los hechos históricos y políticos en los que debe fundarse el discurso judío. Es hora de recuperar la iniciativa y restaurar la narrativa judía.

Fuente: JCPA

Traducción: Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here